Cripto

“Me gusta beber y me gusta el bitcoin”: este es el bar que atrae a los criptofans

Después de un 2022 devastador, con la caída del 60% del bitcoin, ahora también sirve como un lugar de encuentro para compadecerse

Interior de PubKey, un bar de bitcoin en Manhattan. Foto: Muyao Shen, Bloomberg
Por Muyao Shen y Vildana Hajric
01 de enero, 2023 | 06:12 PM

Bloomberg — Los neoyorquinos deprimidos por las criptomonedas pueden ahogar sus penas solidariamente en un nuevo bar temático de bitcoin. Eso sí, tendrán que pagar en efectivo: No se aceptan criptomonedas como forma de pago.

PubKey, ubicado en una tranquila calle del Greenwich Village de Manhattan, abrió sus puertas hace un mes bajo la dirección de un antiguo ejecutivo de la cadena de bloques de Fidelity, con un menú centrado en comida casera preparada por un chef que se formó en un restaurante de tres estrellas Michelin. El bar aún no acepta bitcoin —planea hacerlo pronto—, pero está pensado como punto de encuentro para entusiastas de los activos digitales y curiosos de las criptomonedas.

Después de un 2022 devastador, con el desplome de los precios de todo tipo de activos digitales y la caída del 60% del bitcoin, ahora también sirve como un lugar de encuentro para compadecerse.

PUBLICIDAD

“Ha sido un año duro para mucha gente”, afirma Thomas Pacchia, copropietario del bar y exdirector en la incubadora de cadena de bloques de Fidelity. “La apertura de este centro cultural es una de las cosas más positivas del sector en estos momentos”.

PubKey exhibe todo tipo de parafernalia criptográfica en sus paredes y como decoración, incluido un cadáver disecado de tejón melero, que según Pacchia es el animal espiritual del bitcoin y representa el meme “honey badger don’t care” (algo así como “al tejón melero no le importa nada”).

La pieza central de su mobiliario es una serie de nidos de muñecas rusas que representan a algunas de las personalidades más desgraciadas del sector, como Sam Bankman-Fried, de FTX, Su Zhu, de Three Arrows Capital, Alex Mashinski, de Celsius, y Do Kwon, de Terraform Labs. Los cuatro vieron implosionar sus empresas este año a medida que el sistema de criptomonedas se reorientaba hacia un entorno de tasas al alza que es menos favorable para los activos especulativos. FTX y Celsius se declararon en quiebra, y Bankman-Fried enfrenta una serie de cargos, incluidas acusaciones de que orquestó un fraude de años antes del colapso de su imperio criptográfico.

PUBLICIDAD

“Estos son nuestros estafadores”, dijo Pacchia, señalando a las muñecas Matryoshka.

El exdirector de Fidelity, que dejó la empresa en 2017 para dirigir un fondo privado de bitcoin, dice que el bitcóin se creó como un protocolo de comunicación global, lo que lo convierte en el tema perfecto para un bar donde los aficionados puedan reunirse. Imagina a la gente deteniéndose para hablar y aprender sobre cripto, algo que algunos pueden encontrar más fácil de hacer en un entorno grupal que haciendo clic en internet. “La mayoría de los criptoproyectos que existen están dirigidos por particulares o empresas, y bitcóin es el único que puede presumir realmente de descentralización”, afirma Pacchia.

Pero aceptar bitcoines como forma de pago añade una “capa extra de complejidad”, afirma. Puede complicar la contabilidad, y aún no se ha creado una infraestructura sólida de pagos y contabilidad”. Pacchia afirma que quiere asegurarse de que todos los pagos se enrutan correctamente y de que el personal recibe la formación adecuada para gestionarlos.

Un tuit reciente de PubKey en el que se etiquetaba a Jack Dorsey pedía una prueba beta en el bar para aceptar pagos con Lightning a través de los sistemas de punto de venta de Square, a lo que el ejecutivo de Block Inc. respondió “sí, necesitamos hacerlo”. Pacchia espera que PubKey pronto comience a aceptar la moneda.

Detrás de la escena gastronómica de PubKey está el chef Greg Proechel, que se formó en el Instituto de Educación Culinaria y trabajó en el restaurante de tres estrellas Michelin Eleven Madison Park de Nueva York.

El menú incluye platos típicos de bar, como la “Smash Burger”, alitas, queso a la parrilla y perritos calientes como el “Dirty Dog”, un frank de ternera a la parrilla con mostaza integral y chalotas fritas en un panecillo caliente de semillas de amapola. Los acompañamientos incluyen ensalada de patata y mozzarella frita.

PUBLICIDAD

Si tiene tanta hambre como un inversionista de bitcoin que se hace llamar “tío Zach”, se puede comer los siete perritos calientes del menú de una sola vez, acompañados de la bebida que prefiera.

“Me gusta beber y me gusta el bitcoin”, dijo.

PUBLICIDAD