Italia quiere prohibir la carne cultivada en laboratorio para proteger su patrimonio

La carne cultivada, o de origen celular, se obtiene extrayendo células de animales vivos y suministrándoles nutrientes para que crezcan en biorreactores

Un cocinero desmenuza un trozo de carne cultivada de corte fino en la cocina de desarrollo de Aleph Farms Ltd. en Rehovot, Israel, el domingo 27 de noviembre de 2022. Fotógrafa: Corinna Kern/Bloomberg
Por Alessandro Speciale
02 de abril, 2023 | 05:45 PM

Bloomberg — El gobierno italiano presentó un proyecto de ley que, de aprobarse, prohibirá la producción y venta de alimentos y carne cultivados.

“Estamos orgullosos de ser la primera nación del mundo que pone fin a esta decadencia”, declaró Augusta Montaruli, legisladora del partido Hermanos de Italia de la Primera Ministra Giorgia Meloni.

La carne cultivada, o de origen celular, se obtiene extrayendo células de animales vivos y suministrándoles nutrientes para que crezcan en biorreactores, tras lo cual se toman medidas adicionales para convertir las células en un producto cárnico listo para el consumo.

El proyecto de ley, que sólo entrará en vigor si lo votan las dos ramas del Parlamento, parece una medida preventiva destinada a señalar la determinación del Gobierno en la defensa de la tradición culinaria italiana.

PUBLICIDAD
VER +
La carne falsa tiene un problema real y la solución podría empezar por un guisante

El proyecto “se basa en el principio de precaución, porque aún no hay estudios científicos sobre los efectos de los alimentos sintéticos”, declaró el martes en rueda de prensa el Ministro de Sanidad, Orazio Schillaci. “Queremos proteger la salud de los ciudadanos y salvaguardar el patrimonio de nuestra nación y nuestra cultura agroalimentaria basada en la dieta mediterránea”.

Mientras que las proteínas de origen vegetal están ampliamente disponibles, la carne cultivada aún tiene un largo camino por recorrer antes de llegar a las estanterías de los supermercados. La mayoría de las empresas emergentes aún tienen que desarrollar la tecnología antes incluso de obtener la aprobación reglamentaria. Hasta ahora, sólo Singapur ha permitido la venta de pollo cultivado, mientras que dos empresas acaban de superar un primer obstáculo normativo en Estados Unidos.

“Este hecho pone a Italia en contradicción con el resto de Europa, donde otros gobiernos están deseosos de aprovechar las ventajas de la carne cultivada”, afirma Alice Ravenscroft, responsable de políticas del Good Food Institute Europe, que representa al sector de las proteínas alternativas. Los Países Bajos, el Reino Unido y España han anunciado financiación para las proteínas alternativas en los últimos años.

--Con la colaboración de Chiara Albanese, Agnieszka de Sousa y Deena Shanker.