¿Baja de tasas para comprar vivienda servirá de salvavidas para el sector constructor?

El sector de la construcción registra un panorama oscuro, afectado por altas tasas, menor capacidad de compra de los hogares y cambios en las políticas de vivienda. ¿Será suficiente la reducción de tasas para comprar vivienda que anunciaron los bancos?

¿Baja de tasas para comprar vivienda servirá de salvavidas para el sector constructor? / Fotógrafo: Jair F. Coll/Bloomberg
10 de julio, 2024 | 01:00 AM

Bogotá — La construcción en Colombia atraviesa un panorama complejo: los lanzamientos caen 25% en lo corrido del año y con corte al primer trimestre de 2024, el área en proceso disminuyó un 2,8% anual y el área paralizada se incrementó un 6,4%. ¿El recorte de tasas para comprar vivienda que han anunciado los bancos servirá de salvavidas para este sector o no será suficiente?

Ver más: FNA se une al club de baja de tasas para comprar vivienda de Davivienda y Bancolombia

Un reciente informe de ANIF indica que la situación no es alentadora en el corto plazo para las edificaciones porque con las modificaciones al programa de vivienda Mi Casa Ya, el desarrollo de vivienda ha registrado fuertes contracciones que se reflejan en la menor inversión en este tipo de activos.

Desde inicios de 2023, dice el Centro de Estudios Económicos, las menores ventas de vivienda, los desistimientos de proyectos y el cambio en las reglas de juego de Mi Casa Ya para la demanda y la oferta disminuyeron de forma relevante las obras en proceso e incrementaron las obras paralizadas.

PUBLICIDAD

Lo que se tradujo en un menor stock de obras: ese reemplazo en los estados de obra llevó a que la formación bruta de vivienda permaneciera en terreno negativo con una variación de -6,8%, pese al incremento de 4,3% en el área culminada. “Esto indica que los efectos de la pérdida de dinamismo del componente edificador de 2022 y 2023 tendrían efectos prolongados en crecimiento, por lo que se requiere la implementación de una estrategia de reactivación efectiva para el sector y para la economía”.

Sandra Forero, expresidenta de Camacol (Cámara Colombiana de la Construcción) y concejal de Bogotá, le dijo a Bloomberg Línea que aunque la reducción de tasas para comprar vivienda, que ya anunciaron Davivienda, Bancolombia y el Fondo Nacional del Ahorro (FNA), es importante, “también hay que dar claridad sobre los subsidios. Lo digo por lo siguiente, una persona que compre una vivienda ahorita se la pueden estar entregando en 18 meses porque compran sobre planos. Entonces, toca ver cuál es la realidad de los subsidios en 18 meses”.

Y enfatizó: “La pregunta es, ¿hay subsidios para el 2025 y el 2026? Porque los 50.000 que hay para este año son insuficientes. El tema no es sólo el crédito, el tema es, si estamos hablando de Vivienda de Interés Social (VIS) y, sobre todo, Vivienda de Interés Prioritario (VIP), ¿cómo logran el cierre financiero? Por eso es que todo debe ser integral”.

PUBLICIDAD

Forero agregó que frente a la oferta que hay actualmente de VIP, “no hay más de 1.000 viviendas en el país, entonces ahí es donde toca ver cómo está funcionando la política de vivienda”.

Ver más: ¿Colombia está al borde de una crisis de la construcción? Sector lanza alerta

En esa línea, ANIF sostiene que el sector de la construcción no solo se ha visto afectado por las altas tasas de interés y la menor capacidad de compra de los hogares, sino también por los cambios en los programas y políticas de vivienda. En cuanto a las obras civiles, la actividad desde 2020 se ha mantenido en terreno negativo en la mayoría de los trimestres, con contracciones que alcanzaron hasta el 28,5% anual.

Además, que el desarrollo de infraestructura de transporte terrestre (carretero) explica principalmente este comportamiento, pues es el tipo de obra de mayor peso (participación en el Indicador de Producción de Obras Civiles superior al 55%), seguido de obras relacionadas con tuberías y cables (15%) y de minas y plantas industriales (15%).

En el primer trimestre de 2024, la producción de obras de transporte terrestre se ubicó en terreno positivo (6,5% anual), tras siete trimestres de fuertes contracciones. No obstante, destaca el Centro, ese resultado no logró contrarrestar la fuerte contracción en la producción de obras relacionadas con tuberías y cables (-19,7%), manteniendo la formación de otras estructuras en terreno negativo (-2,2%).

“Esto demuestra el potencial que tiene el desarrollo de infraestructura carretera para impulsar el crecimiento del componente de otros edificios y estructuras. Para ello se requiere del desarrollo de obra pública a nivel nacional y territorial, así como de la culminación de los proyectos 4G y la adjudicación e inicio de las obras del programa 5G”, concluye.