Claudia Sheinbaum, experta en cambio climático, aspira a liderar un México rico en petróleo

Sheinbaum ha tratado de presentarse como una progresista arraigada en el nacionalismo populista de su partido, Morena, fundado por AMLO

Claudia Sheinbaum
Por Maya Averbuch
10 de octubre, 2023 | 11:06 AM

Bloomberg — Como jefa de Gobierno de la Ciudad de México, cargo que ocupó hasta junio, Claudia Sheinbaum rara vez dejó escapar su atención a los detalles.

VER +
Xóchitl Gálvez buscará reforma energética radical de llegar a la presidencia de México

Mientras la llevaban a reuniones en su Chevy, tomaba fotografías de atascos o paradas de taxis atascadas y se las enviaba al jefe de movilidad de la ciudad, Andrés Lajous, pidiéndole que las solucionara.

Una vez ella lo instó a visitar el sitio donde se planeaba ampliar la línea de autobús, insistiendo en que tenía que verlo él mismo para administrar el proyecto, recuerda Lajous.

Ahora Sheinbaum, de 61 años, es una de las principales contendientes para convertirse en la próxima presidenta de México y sucesora ideológica del presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador, o AMLO.

PUBLICIDAD

Algunos la ven como la Angela Merkel de América Latina: una política con la mente rigurosa de un científico. Al igual que Merkel, Sheinbaum tiene un doctorado, el de Merkel es en química cuántica; la de ella, en ingeniería energética, y comenzó su carrera en el mundo académico.

No solo ha publicado una serie de artículos científicos, sino que también ha contribuido a dos informes históricos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC), el principal organismo de ciencia climática del mundo.

Durante casi cinco años en la alcaldía, Sheinbaum supervisó la electrificación de los autobuses de la Ciudad de México y cubrió el enorme mercado de alimentos de la Central de Abastos con paneles solares. Su trabajo como científica y como funcionaria de Gobierno la hacen parecer una presidenta climática en ciernes. Pero la política está lejos de ser sencilla.

PUBLICIDAD
Central de Abastos en México

México, el undécimo mayor productor de petróleo del mundo, es el único país del Grupo de los 20 que no tiene un objetivo de emisiones netas cero, y los expertos en política climática dicen que ha retrocedido en los últimos años.

López Obrador ha destinado miles de millones de dólares para apuntalar a la endeudada compañía petrolera estatal, Petróleos Mexicanos (Pemex), considerándola esencial para la soberanía nacional.

Su Gobierno acaba de abrir una refinería en el estado de Tabasco y ha intentado disolver el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático como medida de austeridad. En parte debido a los cambios de política que impulsaron a la empresa eléctrica nacional, la inversión privada en energías renovables ha caído desde que AMLO asumió el poder en 2018.

La tecnócrata Sheinbaum es una protegida del presidente, que es tan popular en México que los vendedores venden muñecos, globos y tazas con su cara sonriente. Es poco probable que se desvíe de las políticas de su mentor a medida que avanza la carrera.

Y no está claro que ella dé prioridad al clima y a la energía limpia incluso si vence a su competidora de una coalición de centroderecha, la empresaria Xóchitl Gálvez, el próximo junio.

Si cualquiera de las dos gana, México será liderado por una mujer por primera vez.

Al hablar con los votantes, Sheinbaum ha tratado de presentarse como una progresista arraigada en el nacionalismo populista de su partido, Morena.

PUBLICIDAD

En Michoacán, polo de productores de aguacate y limón, dijo: “Vamos a seguir avanzando con las energías renovables y con la protección del medio ambiente, pero sin traicionar al pueblo de México”. Sheinbaum declinó hacer comentarios para este artículo.

México es el décimo quinto mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo y se espera que sus emisiones sigan aumentando hasta 2030, según Climate Action Tracker. Si Sheinbaum pudiera revertir esa tendencia, sería significativo en la lucha global para frenar el cambio climático.

El principal obstáculo es la política, dijo Tony Payán, director del Centro para Estados Unidos y México del Instituto Baker de la Universidad Rice. “Sheinbaum se verá obligada a defender la política actual o comenzar a separarse de López Obrador, y será interesante ver si es capaz de hacerlo”.

Luis Zambrano, ecologista de la Universidad Nacional Autónoma de México, no tiene esperanzas. “Ella ha demostrado ser alguien que siempre ha seguido al presidente”, dijo. “En algún momento optó por la política, en lugar de optar por la ciencia”.

PUBLICIDAD

El petróleo ha sido durante mucho tiempo clave para los ingresos estatales en México, y Pemex, un importante empleador, también es objeto de orgullo nacional.

En un evento celebrado en marzo, justo antes del aniversario de la nacionalización petrolera en México, Sheinbaum habló con cautela cuando se le preguntó sobre el futuro energético del país.

PUBLICIDAD

“Por supuesto, todos queremos contribuir a la reducción de los gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático, y todos queremos ciudades que no tengan aire contaminado, y que esto se haga mediante la producción o el uso de energías más limpias”, afirmó. “Pero eso no significa que eso tenga que estar por delante de todo lo demás”.

Mucho antes de postularse para la presidencia, Sheinbaum era una estudiante obsesionada con la eficiencia energética de las estufas y bombillas de leña. En la escuela de posgrado realizó una temporada de investigación en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley en California.

“Me dediqué a modelar el consumo de energía en México: cómo se usa, para qué se usa y qué fuentes de energía permiten satisfacer las necesidades de la gente”, relató en una reciente parada de campaña con estudiantes universitarios en el estado de Nuevo León.

PUBLICIDAD

“Tiene una curiosidad muy viva, una intensa motivación para comprender los datos y las tendencias”, dijo Lynn Price, científica jubilada del Laboratorio de Berkeley que colaboró con Sheinbaum en artículos que se remontan a cuando trabajaron juntos en los años noventa.

Incluso entonces, Sheinbaum estaba interesada en cómo se podrían aplicar los datos a las políticas públicas, dijo Price.

Criada en la Ciudad de México por científicos judíos (sus abuelos abandonaron Europa para ir a México en la primera parte del siglo XX), Sheinbaum ingresó a la política a tiempo completo en 2000, cuando López Obrador, entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de México, la nombró su secretaria de Medio Ambiente.

Fue elegida jefa delegación de Tlalpan, un distrito de la Ciudad de México, en 2015 y luego alcaldesa de la ciudad en 2018.

PUBLICIDAD

En ese cargo, se fijó el objetivo de plantar millones de árboles, dirigió la recolección de agua de lluvia en los hogares y ordenó a sus empleados tapar las tuberías de la ciudad. fugas de agua desenfrenadas. Renunció en junio para buscar la nominación de Morena como su candidata presidencial. Lo ganó en septiembre.

Tiene fama de ser una jefa exigente. “Todas las personas con las que he hablado que han trabajado para ella dicen que su principal virtud y su principal defecto es la microgestión, la obsesión por el detalle, por las partes técnicas”, dijo Carlos Pérez Ricart, profesor de relaciones internacionales en el Centro de Investigación y Docencia en Economía (CIDE) de la Ciudad de México.

Sheinbaum recibió su parte de críticas como jefa de Gobierno por parte de ambientalistas que dijeron que priorizaba el crecimiento urbano sobre la conservación. Y los problemas que heredaría como presidenta son mayores que los carriles para autobuses y los atascos de tráfico.

México se ha comprometido a reducir las emisiones en un 35% para 2030. La generación de energía es la mayor fuente de emisiones de dióxido de carbono de México; alrededor del 72% de su energía proviene de combustibles fósiles.

El Gobierno está construyendo una extensa granja solar cerca de la frontera con Estados Unidos, pero los analistas dicen que el próximo presidente necesitará aumentar mucho más la energía limpia para lograr un impacto real.

El gigante Pemex tiene un historial ambiental y de seguridad notoriamente deficiente. El año pasado, los investigadores informaron sobre dos enormes fugas de metano en uno de sus campos marinos. Los prestamistas han amenazado con cortar la inversión a menos que se arregle.

Mientras tanto, el clima extremo impulsado por el clima representa un peligro cada vez mayor para los ciudadanos de México.

Las temperaturas brutalmente altas han contribuido a la muerte de casi 400 personas desde marzo y han aumentado la presión sobre la ya debilitada red nacional. Las condiciones de sequía afectan periódicamente a amplias zonas del país y dejan a las ciudades sin agua. El aumento del nivel del mar se ha tragado las casas costeras.

La rival de Sheinbaum, Gálvez, ha dicho que puede lograr mejoras ambientales rápidas con la ayuda del sector privado. Sheinbaum ha insistido en que el progreso será impulsado por el Estado.

Otros líderes de izquierda en América Latina que han presionado por un futuro más verde no lo han tenido fácil. El presidente colombiano Gustavo Petro ha hecho campaña contra los combustibles fósiles en el escenario mundial, pero logró pocos avances en su plan para impulsar la energía eólica y solar a nivel nacional.

En Chile, el presidente Gabriel Boric se ha negado hasta ahora a rescatar a las empresas de energías renovables que se quejaban de que no estaban ganando dinero.

Sheinbaum, en nombre de la seguridad energética de México, podría presionar a Pemex sobre las emisiones de metano provenientes de la quema y argumentar que el gas debería capturarse para su consumo. Si se inclinara por asociaciones de energía renovable con el sector privado, no necesariamente se interpretaría como un paso adelante de la empresa de servicios públicos estatal.

“Tiene la oportunidad de ser más amigable con el sector privado, de tener una visión menos estricta y hostil sobre la participación privada. Eso sería importante para el clima”, dijo Diego Rivera Rivota, investigador asociado del Centro de Política Energética Global de la Universidad de Columbia. “Pero una acción audaz conlleva concesiones”.

Los países de ingresos medios como México deben intentar expandir sus economías y mejorar los niveles de vida al mismo tiempo que reducen las emisiones. Es un tema complicado de abordar para cualquier líder político.

“Para muchos países en desarrollo, para que se produzca el desarrollo, habrá algunas emisiones. Con el tiempo se puede reducir”, dijo Joyashree Roy, profesora del Instituto Asiático de Tecnología de Tailandia y autora principal de los capítulos del informe del IPCC sobre industria en los que contribuyó Sheinbaum.

Como Sheinbaum sabe cómo es un crecimiento ambientalmente responsable que eleva los niveles de vida, “podrá defenderlo”, dice Roy.

Nadie está seguro exactamente de cómo lo haría. “A nivel de ciudad, hizo cosas interesantes”, dijo Bernardo Baranda, director para América Latina del Instituto de Políticas de Transporte y Desarrollo, una organización sin fines de lucro.

“Creo que ella cree en lo que está haciendo y en las ideas del presidente. Pero mucha gente está esperando escuchar su propia voz, y esa es la gran incógnita”.

Lea más en Bloomberg.com

VER +
Pemex incumplirá meta de producción impuesta por AMLO de dos millones de barriles diarios
VER +
Volaris recorta expectativas de crecimiento por revisión de motores Pratt & Whitney