Las criptodivisas son un salvavidas para el envío de remesas a Venezuela

La cantidad transferida a través de criptomonedas alcanzó probablemente el 9% de todo el dinero enviado el año pasado

Más de 7,7 millones de migrantes y refugiados han huido de Venezuela en la última década.
Por María Paula Mijares Torres
05 de julio, 2024 | 05:22 PM

Bloomberg — A medida que Venezuela se recupera de una de las crisis económicas más terribles de su historia, más familias recurren a un salvavidas poco convencional: la criptodivisa.

Las remesas, o pagos en efectivo de familiares que viven en el extranjero, se envían tradicionalmente a través de bancos internacionales o empresas financieras minoristas como Western Union o MoneyGram, a menudo cargadas con elevadas comisiones por transacción de hasta el 7%. Con la volatilidad del bolívar y una serie de restricciones gubernamentales, y las transferencias que tardan hasta tres días laborables en completarse, la rapidez suele dar ventaja a las criptomonedas.

En la última década, Venezuela se ha convertido en una de las principales naciones de Sudamérica dependientes de las remesas. Tras la vertiginosa crisis migratoria a la que se ha enfrentado el país, cerca del 30% de los hogares venezolanos empezaron a recibir remesas, según un estudio del Diálogo Interamericano. La cantidad transferida a través de criptomonedas alcanzó probablemente la cifra récord del 9% de todo el dinero enviado a casa el año pasado, según datos de la empresa de análisis de cadenas de bloques Chainalysis.

Vea también: Inflación en Venezuela sigue bajando y llega al 68% interanual en junio, ¿por qué?

PUBLICIDAD

Más de 7,7 millones de migrantes y refugiados han huido de Venezuela en la última década, según la Plataforma de Coordinación Interinstitucional para los Refugiados y Migrantes de Venezuela. Para ponerlo en perspectiva, 6 millones de personas han abandonado Ucrania desde 2022 y 5 millones más han huido de Siria desde 2011.

En los últimos dos años, la población inmigrante venezolana en Estados Unidos ha crecido exponencialmente, con casi 300.000 migrantes en Estados Unidos el año pasado.

El éxodo ha pesado en ciudades estadounidenses como Nueva York y Chicago, lo que se suma a las expectativas de que la inmigración pueda ser uno de los principales factores decisivos de las elecciones presidenciales estadounidenses.

PUBLICIDAD

El siguiente paso para muchos emigrantes después de instalarse es ayudar a los que dejaron atrás. El año pasado, los venezolanos recibieron más de US$5.400 millones en remesas, lo que constituyó al menos el 6% del Producto Interno Bruto, según Diálogo Interamericano. Eso supone casi un 75% más que la cantidad enviada en 2021. Más de US$461 millones de las remesas en 2023 fueron a través de criptomonedas.

Los migrantes enviaron US$5.000 millones en remesas en 2023, el 9% en criptomonedas.

“El número de emigrantes venezolanos que están enviando remesas se ha disparado entre un 50% y un 60%”, dijo Manuel Orozco, director del programa Migración, Remesas y Desarrollo de Diálogo Interamericano. “No es un porcentaje mayor porque el resto de los emigrantes aún no puede permitirse enviar dinero”.

¿Cómo funcionan las transferencias en criptomonedas?

En el caso de Paola Moncrieff, uno de sus objetivos cuando se trasladó a Estados Unidos en 2018 era encontrar un trabajo con el que pudiera permitirse ayudar a sus familiares en su país. Tras establecerse en Austin (Texas), empezó a enviar dinero a través de Zelle a un cambista, pero su forma favorita de transferir fondos -especialmente a sus primos más jóvenes y expertos en tecnología- es a través de criptomonedas. Para ello, compra la memecoin Dogecoin en Coinbase, que tiene las comisiones de transferencia más bajas que ha podido encontrar, en comparación con otras criptodivisas o stablecoins que tienen unas comisiones más elevadas en las plataformas estadounidenses.

En Venezuela, sus primos utilizan Binance para transferir el Dogecoin a Tether, una criptodivisa que trata de mantener una relación de uno a uno con el dólar. Una vez que el dinero está en stablecoins, pueden utilizarlo como prefieran: convertirlo en bolívares o dólares, o gastarlo en uno de los pocos comercios del país que aceptan criptomonedas.

"Antes sólo podía confiar en mi cambista y era muy difícil cuando ella no tenía bolívares, pero ahora esta forma a través del cripto solucionó muchos de mis problemas", dijo Moncrieff, quien aprendió a hacerlo gracias al esposo de su prima que comenzó a jugar NFT durante la pandemia. "Si necesito darle dinero rápido a mi tía o a mi abuela para cualquier emergencia y sé que mi cambista no tiene el dinero, le pido a mi primo que me ayude dándoles cripto y ellos depositan el dinero en su cuenta".

Desglose de métodos de envío de remesas a Venezuela

Aunque las criptomonedas resultan atractivas en el panorama de las remesas en Venezuela, este método de envío o recepción de fondos está plagado de riesgos.

Los precios de las criptomonedas fluctúan notoriamente de forma salvaje, lo que significa que la cantidad que se recibe puede variar significativamente de la cantidad enviada. Las incertidumbres normativas añaden otra capa de riesgos.

PUBLICIDAD

Las plataformas peer-to-peer se han hecho populares entre los venezolanos que buscan convertir en bolívares los criptofondos recibidos. Tienen la opción de intercambiar criptomonedas a precios de mercado, eludiendo a menudo los controles de cambio oficiales. Y a pesar de los problemas regulatorios de Binance en EE.UU., sigue siendo el sitio de intercambio más popular para los venezolanos y los emigrantes en muchos lugares del mundo.

“No sabes con quién estás hablando cuando haces intercambios peer-to-peer”, dijo Enrique De Los Ríos, consultor de criptodivisas en Venezuela. “Podrían darte billetes de dólar falsos, podrían darte dinero que utilizaron para vender un coche robado o cometer cualquier otro delito, no hay ninguna entidad de la que puedas respaldar eso”.

Lea también: Las promesas de Edmundo González si gana las elecciones del 28 de julio en Venezuela

La migración masiva se produce tras un gran colapso económico, marcado por una inflación descontrolada y una escasez generalizada de alimentos y medicinas.

PUBLICIDAD

Eso fue lo que impulsó a Carlos Espinoza a trasladarse a Argentina en 2018. Espinoza -cuyo nombre se ha modificado por la seguridad de su familia- había utilizado criptomonedas durante muchos años antes de emigrar. Ahora envía remesas comprando Tether en Binance y depositándolo en bolívares en su cuenta bancaria en Venezuela, a la que tienen acceso sus padres.

“Es la forma más fácil que he encontrado de enviar dinero a mi familia y también de ahorrar dinero en otra moneda afectada por la hiperinflación”, dijo Espinoza. “Mi trabajo actual afortunadamente me paga en dólares, pero cuando me ganaba la vida en pesos argentinos, los transfería a cripto para que no perdieran valor”.

Lea más en Bloomberg.com