Actualidad

Así vivieron los venezolanos en el Rogers Centre el jonrón 500 de Miguel Cabrera

Un fanático residenciado en Toronto compartió con Bloomberg Línea el vídeo del momento en el que el bateador entró al selecto club de la MLB. Le mostramos.

Así vivieron los venezolanos en el Rogers Centre el jonrón 500 de Miguel Cabrera
23 de agosto, 2021 | 06:41 PM

Caracas — Nacho Ramírez se considera “un venezolano maś en el exterior, que se crió viendo béisbol”. Y este domingo vivió el que asegura ha sido uno de los momentos más memorables de su vida.

Ver más: ¿Cómo van los preparativos para las elecciones regionales en Venezuela?

A las 2:47 PM ET, Ramírez, un venezolano residenciado en Canadá, estaba en el Rogers Centre de Toronto y pudo ser testigo del momento en el que el bateador venezolano, Miguel Cabrera, hizo su jonrón número 500, y se unió a los 27 miembros que ya tenía este selecto club de las Grandes Ligas de Béisbol (MLB, por sus siglas en inglés).

PUBLICIDAD

Cabrera es el primer venezolano en lograrlo y, además, el primero en conseguir la marca desde 2015.

Ver más: Así se planeó la visita del ciclista Daniel Dhers a la Cota 905 en Caracas

“Siempre voy a recordar que estuve ahí cuando bateó su jonrón 500 y pude vivir esa experiencia y lo pude tener en vídeo”, cuenta Ramírez, de 33 años, a Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

El audiovisual de 1:32 minutos que grabó y compartió a través de grupos de fanáticos del béisbol en Toronto viajó pronto de Canadá hasta Chile, y se hizo viral.

Mucha gente se identificó con el sentimiento que yo tuve (...) Cuando te pones a pensar que es el primer jugador venezolano que llega a esta cifra y que solo 27 personas lo han logrado antes que él, es historia; y que uno estuvo ahí y lo vio es impresionante”, dice.

Ver más: Tokio 2020: Las (polémicas) conversaciones de Maduro con medallistas venezolanos

Memorabilia

Como cualquier fanático del béisbol, y sobre todo uno venezolano, Ramírez sabía que Cabrera iría a Toronto y con dos semanas de antelación se hizo con las entradas para el juego de este domingo 22 de agosto.

El miércoles 11 había pegado el jonrón 499 y Ramírez estaba ansioso de que no hiciera el 500 antes del encuentro al que él asistiría.

En el estadio coincidió con otros venezolanos como él y también con personas de Detroit, que cruzaron la frontera de Estados Unidos con Canadá para ver el juego. Ramírez recuerda haber visto pancartas que decían: “Miggy, pega el 500″.

PUBLICIDAD

Ver más: La agridulce participación de Venezuela en los JJOO de Tokio

“El viernes fue a batear en extra innning y como ya habían metido 3 carreras a los (Blue) Jays (de Toronto), la gente se estaba yendo del estadio, no entendía ćomo se podrían perder historia si llegaba a soltar el jonrón ahí”, recuerda Ramírez, quien no pudo asistir al estadio ese día y lo vio en remoto.

Miguel Cabrera, cuando jugaba con los Marlins de Florida, fue recibido en el banquillo después de conectar un jonrón de dos carreras en la tercera entrada contra los Gigantes de San Francisco en el AT&T Park en San Francisco, California, el sábado 28 de julio de 2007. dfd

Ya en el sexto inning del juego del domingo, algunos comenzaron a dudar de que sucediera ese día.

PUBLICIDAD

Pero en cada turno al bate, muchos, como Ramírez, gritaba: “Vamos, Miggy, tú puedes”. Y sucedió. “Pegó el batazo, todo el mundo se levantó, no me lo podía creer, no lo esperaba, fue un sentimiento natural (...) fue demasiado emocionante para mí”, recuerda Ramírez al narrar ese momento.

Ver más: Tokio 2020: Una venezolana pasó a la final olímpica de salto triple

PUBLICIDAD

Ramírez y otros venezolanos en el estadio comenzaron a llamarlo reiteradamente: “¡Miggy!”. Y fue entonces cuando Cabrera salió y fue ovacionado por todos, incluídos -asegura Ramírez- los fanáticos de los Jays.

“Fue algo muy bonito, obviamente me hizo el día, me hizo el año, ese vídeo lo voy a guardar porque es algo de memorabilia”, acota.

Le puede interesar:

PUBLICIDAD

¡Oigan Sony, Nintendo! Ya no estamos jugando juegos

Acciones relacionadas a patinetas suben en Japón tras oro olímpico de un anfitrión

Las copias de algunas de las acciones más grandes ya se cotizan en cadenas de bloques

PUBLICIDAD