PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Europa

Cómo un gobierno liderado por Scholz podría transformar Alemania y Europa

Un vistazo a las implicaciones que dos posibles alianzas podrían tener para la mayor economía de Europa una vez que se concluya la negociación por un acuerdo de coalición.

Scholz el Bundestag en Berlín, Alemania, el martes 7 de septiembre de 2021. Merkel se metió en la campaña electoral alemana con un contundente respaldo a Armin Laschet después de que otra encuesta mostrara que los socialdemócratas ampliaban su ventaja sobre sus conservadores en cinco puntos porcentuales. Fotógrafo: Stefanie Loos/Bloomberg
Por Iain Rogers
18 de septiembre, 2021 | 08:09 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El socialdemócrata Olaf Scholz es el favorito para convertirse en el próximo canciller de Alemania, pero necesitará una desordenada coalición de tres partidos para formar un gobierno, según los sondeos.

El camino hacia el poder para el SPD y su socio preferido, el Partido Verde, es complicado. Probablemente involucraría una alianza más centrista con los Demócratas Libres, favorables a las empresas y los negocios, o de un giro en la dirección opuesta a través de una alianza con el partido anticapitalista La Izquierda.

PUBLICIDAD
Poling sugiere que se necesitarán tres para asegurar la mayoría del Bundestag.dfd

Aquí un vistazo a las implicaciones que esas dos alianzas potenciales podrían tener para la mayor economía de Europa una vez que se concluya la negociación por un acuerdo de coalición, que puede tomar meses:

PRESUPUESTO

El líder del FDP, Christian Lindner, ha indicado que exigirá un alto precio por unirse a una coalición bajo el gobierno de Scholz, y eso puede incluir asumir el cargo de ministro de Finanzas.

Conferencia del "Día de la Economía" de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania.dfd

En ese escenario, el SPD y los Verdes probablemente tendrían que reducir los planes de generoso gasto y de ampliación del endeudamiento para ayudar a financiar la transición a una economía más amigable con el clima y tecnológicamente avanzada.

PUBLICIDAD

El FDP quiere reducir la deuda al 60% de la producción económica lo antes posible y restablecer las restricciones constitucionales de endeudamiento, levantadas durante la pandemia.

El partido La Izquierda, por el contrario, quiere eliminar el “freno de deuda” de Alemania y aumentar el endeudamiento para financiar inversión en educación y y atención médica y para ayudar a la industria a reducir la contaminación.

Ver más: La política de coalición de Alemania podría ir muy a la izquierda y terminar muy mal

Conclusión: El FDP es fiscalmente conservador, el SPD, los Verdes y el Partido La Izquierda no lo son.

IMPUESTOS

El SPD y los Verdes quieren aumentar la carga sobre los ricos, y el programa de La Izquierda también pretende que los ciudadanos y las empresas más ricas contribuyan más a la financiación de los servicios públicos y al abaratamiento de la vivienda.

El FDP tiene objetivos muy diferentes y apunta a recortes de impuestos para empresas y personas con altos ingresos, así como medidas para ayudar a las empresas en dificultades a cubrir sus necesidades de liquidez.

PUBLICIDAD

Aunque no ve un amplio margen de maniobra para los recortes fiscales, el SPD promete un alivio para las personas con ingresos bajos y medios. Los Verdes rechazan los recortes fiscales y proponen un aumento del tipo máximo personal hasta el 48% desde el 42%, así como gravámenes sobre las ganancias de capital y la riqueza. Empresas tecnológicas como Google y Facebook estarían sujetas a un impuesto digital.

Conclusión: Con Scholz como canciller, algunas subidas de impuestos son sumamente posibles

SECTOR BANCARIO

Los socialdemócratas de Scholz quieren preservar la competencia en el sector bancario y reformar el marco reguladotorio para que ya no sean necesarios los rescates gubernamentales y se proteja a los contribuyentes. El enfoque de los Verdes también estaría en el fortalecimiento de la regulación para prevenir el fraude y la manipulación.

PUBLICIDAD

El FDP tiene como objetivo promover un mercado bancario europeo fuerte caracterizado por la competencia y una amplia variedad de modelos comerciales, y presionaría para que el gobierno se deshaga de su participación en Commerzbank.

La Izquierda culpa a los bancos de muchos de los males de Alemania y quiere “liberar a la sociedad y a la democracia del dominio de las empresas financieras”.

PUBLICIDAD

Conclusión: Es improbable una gran revisión del sector bancario alemán bajo un canciller Scholz

CLIMA

Los Verdes, que aspiran a la neutralidad del carbono dentro de dos décadas, no cederán mucho, si es que lo hacen, en la política climática. Según su programa, a partir de 2030 sólo se podrán matricular autos sin emisiones, y para entonces se eliminarán gradualmente las centrales eléctricas de carbón.

El SPD busca la neutralidad del carbono en la producción de electricidad para 2040, y un objetivo de neutralidad más amplio para 2045. Las medidas para reducir la huella de carbono del país deben ir acompañadas de la creación de empleo y el apoyo a las comunidades que se enfrentan a la pérdida de puestos de trabajo debido al cambio energético.

PUBLICIDAD

La estrategia del FDP se basa en la promoción de nuevas tecnologías y en una rápida expansión del comercio de emisiones, mientras que la Izquierda quiere proteger a los ciudadanos de a pie de tener que asumir el costo de la reducción de emisiones a través de un aumento de los alquileres o de los precios de la electricidad. En cambio, las empresas contaminantes deberían pagar. También quieren introducir el transporte público gratuito.

Conclusión: Con los Verdes en el poder, Alemania se tomará en serio la lucha contra el cambio climático

EUROPA

Rechazando la austeridad del pasado, el SPD quiere avanzar con una política de inversión común de la UE financiada por deuda conjunta, mientras que los Verdes quieren que el fondo de rescate de la UE se convierta en un Fondo Monetario Europeo (EMF, por sus siglas en inglés) para proporcionar crédito incondicional.

Si bien el FDP respalda la idea de un “EMF”, quiere una reimplementación total de las restricciones sobre la deuda y los déficits de los estados miembros después de la pandemia.

PUBLICIDAD

La Izquierda promete desviar los recursos de la UE hacia programas sociales y la lucha contra el cambio climático, y también rechaza la vuelta a una disciplina presupuestaria más estricta.

Conclusión: La imposición de la disciplina presupuestaria por parte de Alemania a sus socios de la UE es probablemente algo del pasado

Ver más: La escasez, desde chips hasta papel, amenaza la recuperación de Alemania

VIVIENDA

Una coalición formada por el SPD, los Verdes y la Izquierda introdujo un límite a los alquileres en la capital, Berlín, pero tuvo que retirarlo luego de una impugnación judicial exitosa.

Todos quieren algún tipo de control de los alquileres, y pretenden acelerar y expandir la construcción de viviendas asequibles.

El FDP, que fue parte del desafío judicial de Berlín, rechazaría con fuerza cualquier forma de control de alquileres a nivel nacional y, en cambio, buscaría centrarse en construir más para combatir la escasez de viviendas.

Conclusión: La construcción de viviendas recibirá un gran impulso sea cual sea la coalición que gobierne

SALARIO MÍNIMO

Aumentar el salario mínimo a 12 euros (actualmente está en 9,60 euros y debe subir a 10,45 euros a partir de julio de 2022) ha sido uno de los principales argumentos de la campaña de Scholz.

Los Verdes también están de acuerdo, mientras que la Izquierda quiere un aumento a 13 euros. El FDP se opone a aumentar el salario mínimo y, en cambio, quiere flexibilizar el trabajo mal remunerado.

Conclusión: Aumentar el salario mínimo en Alemania no es negociable para Scholz

Con la asistencia de Patrick Donahue y Samuel Dodge.

PUBLICIDAD