Brasil en español

Brasil mantendrá colchón de US$190.000 millones en efectivo para turbulencias

Durante años, el Tesoro ha mantenido suficiente efectivo para pagar el equivalente a entre seis y nueve meses de próximos vencimientos de deuda. Al incrementarse el gasto público y la volatilidad general, ha buscado aumentar esa cifra.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, durante el evento de lanzamiento del Programa de Inversión Agropecuaria del Banco do Brasil SA en el Palacio de Planalto en Brasilia, Brasil, el martes 24 de agosto de 2021.
Por Martha Beck
28 de septiembre, 2021 | 07:07 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — El gobierno de Brasil planea mantener un colchón de al menos 1 billón de reales (US$190.000 millones) en efectivo el próximo año para hacer frente a vencimientos de la deuda local, a medida que se prepara para posibles turbulencias en el mercado en el período previo a las elecciones presidenciales, según el secretario del Tesoro, Jeferson Bittencourt.

El Tesoro enfrentó dificultades en 2020, cuando los inversionistas preocupados por los grandes planes de gasto del presidente Jair Bolsonaro para combatir la pandemia tenían poco apetito por otra cosa que no fueran los bonos gubernamentales a corto plazo. Los vencimientos promedio de la deuda cayeron a 3.3 años el año pasado, alcanzando un mínimo pandémico de solo 2.1 años en octubre, desde 4.8 años en 2019.

Este año, el Tesoro ha podido alargar los vencimientos promedio de la deuda a casi 5 años, mientras mantiene 1,23 billones de reales en efectivo para la gestión de la deuda, según los últimos datos disponibles de agosto.

PUBLICIDAD

“No fue fácil aumentar nuestro colchón de liquidez cuando todavía había preocupación por la pandemia”, dijo Bittencourt en una entrevista el viernes.

Durante años, el Tesoro ha mantenido suficiente efectivo para pagar el equivalente a entre seis y nueve meses de próximos vencimientos de deuda. Al aumentar el gasto público y la volatilidad de los mercados durante la pandemia, ha tratado de aumentar ese colchón para cubrir 12 meses de vencimientos. En la actualidad, el efectivo disponible cubre casi 11 meses de vencimientos de deuda.

El Tesoro también ha empezado a dar más transparencia a su posición de tesorería. El colchón era de unos 806.000 millones de reales en enero, cuando empezó a publicar los datos.

PUBLICIDAD

Ver más: Inflación de Brasil supera 10% anual, banco central promete subir tasa

Un proyecto de ley aprobado por el Congreso este año, que permite al Tesoro añadir a sus arcas 165.000 millones de reales procedentes de fondos no utilizados, que se suponía iban a financiar políticas gubernamentales en áreas como las telecomunicaciones, fue crucial para aumentar esa cantidad. Otros 30.000 a 40.000 millones de reales de esos fondos serán absorbidos por el Tesoro hasta finales de 2022.

Espacio en el presupuesto

Bittencourt es optimista sobre el panorama fiscal de Brasil a pesar de las preocupaciones sobre cómo el gobierno pretende financiar un nuevo programa social que Bolsonaro quiere lanzar para fin de año. Para encontrar espacio presupuestario para el programa sin violar la regla de tope fiscal del país, el gobierno necesita que el Congreso apruebe un proyecto de ley que limite los pagos ordenados por los tribunales después de que el estado perdió los casos legales, conocidos como precatorios.

Brasil ha presupuestado 89.000 millones de reales en precatorios que se pagarán el próximo año, pero el proyecto de ley que se está negociando con los legisladores reduciría esa cantidad, liberando potencialmente hasta 43.000 millones de reales para otros gastos, según Bittencourt. El nuevo programa social costaría 34.000 millones de reales.

“Estamos enfrentando este año nuestro mayor desafío fiscal para 2022, que es construir un presupuesto sólido”, dijo, agregando que violar el límite de gastos para pagar el programa social no es una opción: “Eso abriría una discusión para excluir otras cosas de la regla en un momento en que Brasil necesita retomar la consolidación fiscal”.

La deuda federal de Brasil alcanzó los 5,5 billones de reales en agosto, en comparación con los 4,4 billones de reales hace un año.

PUBLICIDAD

El año electoral no será un obstáculo para que Brasil venda bonos en el exterior, dijo, porque la volatilidad de los mercados externos es la que determina cuándo emitir deuda y el Tesoro siempre busca una ventana de oportunidad.

Ver más: Brasil podría obtener US$9.000 millones al año con impuestos al juego

Brasil también continúa trabajando en su plan para vender bonos ambiental y socialmente responsables. El Tesoro está identificando programas que podrían financiarse a través de un programa de bonos ambientales, sociales y de gobernanza y tiene la intención de tener un marco para la emisión de dichos bonos ESG concluido para el segundo trimestre de 2022.


PUBLICIDAD