Actualidad

Investigación de Petrobras muestra sobornos de Chemoil por combustible de barcos

La investigación Carwash ha enviado a decenas de políticos, comerciantes, cambistas y directores ejecutivos a la cárcel desde 2014.

Edifício sede de Petrobras, en el centro de Rio de Janeiro
Por Lucia Kassai
21 de octubre, 2021 | 09:29 pm
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — La investigación de varios años en Brasil llamada Carwash (Lavado de autos) sobre pagos para asegurar negocios con Petróleo Brasileiro SA a principios de la década de 2010 reveló cómo una unidad del gigante de comercio de materias primas Glencore Plc aseguró contratos de suministro de combustible marítimo.

Chemoil Energy, con sede en Singapur, que Glencore acordó comprar a finales de 2009 y asumió su dirección por completo el año siguiente, supuestamente pagó a funcionarios del gigante petrolero estatal en 2010 y 2011 para obtener contratos favorables de fuel oil, según documentos divulgados recientemente por un tribunal de Brasil. Los sobornos fueron pagados a operadores de Petrobras por intermediarios y el ex corredor de Chemoil, Emilio Heredia, quien se declaró culpable de conspirar para manipular el mercado de fuel oil en un caso separado en Estados Unidos en marzo.

PUBLICIDAD

La investigación Carwash ha enviado a decenas de políticos, operadores, cambistas y directores ejecutivos a la cárcel desde 2014, destacando prácticas comerciales corruptas y empresas líderes como Glencore para reducir el uso de intermediarios. Las investigaciones en los Estados Unidos, Suiza y otros países también han vinculado negocios en nombre de las grandes empresas mundiales de petróleo a corrupción en diferentes partes del mundo.

En Brasil, Vitol Inc., Trafigura Group y Glencore fueron acusadas de pagar un total de US$31 millones en sobornos a funcionarios e intermediarios de Petrobras entre 2011 y 2014.

PUBLICIDAD

Ver más: Discurso de Bolsonaro enmascara problemas para vender refinerías de Petrobras

Glencore está cooperando plenamente con las autoridades y también ha designado un comité para supervisar la respuesta a las investigaciones en nombre del directorio de la empresa, dijo el portavoz Charles Watenphul. Petrobras también ha colaborado con investigaciones durante años y ha implementado prácticas de gobernanza más estrictas.

Vitol y Trafigura también han dicho repetidamente que estaban cooperando con las diversas indagatorias y las tres empresas han declarado muchas veces que no toleran la corrupción. En 2020, Vitol acordó resolver las acusaciones de participación en un plan de sobornos en Brasil, México y Ecuador por US$160 millones.

La investigación Carwash se basa en correos electrónicos, transcripciones de chats de Internet y el testimonio del ex operador de Petrobras Rodrigo Berkowitz, conocido con el nombre en clave ‘Batman’. Los hallazgos recientes incluyen detalles sobre la participación de Chemoil.

PUBLICIDAD

Berkowitz dijo a los investigadores brasileños que Heredia de Chemoil acordó pagar un soborno de 30 centavos por barril durante una reunión en una conferencia en Miami en 2010. Chemoil buscaba fuel oil para abastecer a los buques estadounidenses en el Golfo de México, según el testimonio de Berkowitz en un documento judicial.

En 2011, el esquema continuó con un agente diferente, un intermediario que compraba fuel oil en nombre de Chemoil. En las conversaciones del chat, los actores se escondieron detrás de nombres y palabras clave. Los sobornos a veces se llamaban ‘feijoada’, la palabra portuguesa para un guiso brasileño de frijoles negros.

PUBLICIDAD

En un tribunal federal de San Francisco a principios de este año, Heredia se declaró culpable de manipular los precios del fuel oil entre 2012 y 2016 cuando trabajaba para Glencore.

Berkowitz se declaró culpable de un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero en un tribunal federal de Nueva York en 2019 y fue liberado con una fianza de US$500,000. El ex operador, que devolvió a Petrobras unos US$333.000 de dinero mal habido, estaba colaborando con las autoridades. Según un documento judicial anterior, vivía en Houston y conducía para Uber.

PUBLICIDAD