Estilo de vida

Compradores hacen fila en la madrugada para “Open Run” de bolsos Chanel de US$9.500

Chanel Corea ha subido los precios de ciertos artículos cuatro veces este año, pero eso ha avivado aún más la demanda.

Chanel
Por Heesu Lee
19 de diciembre, 2021 | 08:31 AM

Bloomberg — Incluso durante los momentos más fuertes de la pandemia, no se veía a la gente en Corea del Sur acumulando filetes, papel higiénico o comida para mascotas.

En su lugar, desarrollaron otro nuevo hábito: esperar en las filas fuera de las grandes tiendas de departamentos, a partir de las 5 A.M., para comprar artículos como un bolso Chanel de US$9.500.

La llamada open run, un sprint de estilo libre para comprar artículos en cuanto abren las tiendas, comenzó el año pasado después de que los compradores trataran de superar una subida de precios de la marca francesa. Desde entonces se ha ampliado la actividad a otros diseñadores.

PUBLICIDAD
Los compradores hacen fila ante una tienda de Chanel en Seúl a primera hora del martes. Fotógrafo: SeongJoon Cho/Bloombergdfd

El frenesí por los artículos de alta calidad en las tiendas locales comenzó cuando la pandemia restringió a la gente a ir al extranjero a comprar, al tiempo que dejaba un poco de dinero en sus bolsillos por la falta de otros gastos discrecionales en servicios que no estaban disponibles durante los cierres. Chanel Corea ha subido los precios de ciertos artículos cuatro veces este año, pero eso ha avivado aún más la demanda.

“El precio actual va a ser el más barato que se haya visto nunca, porque la marca sigue subiendo los precios”, dijo Cho Eunbit, una compradora de 31 años de Seúl. “La gente parece desear aún más a Chanel porque, aunque pueda permitírselo, es increíblemente difícil conseguir el artículo exacto que quieres”.

El país asiático es ahora el séptimo mayor mercado de artículos de marcas de lujo, con unas ventas de US$14.200 millones este año, un 4,6% más que en 2020, según un informe de Euromonitor International. Chanel sólo tiene nueve boutiques en Corea del Sur, pero representaron alrededor del 8,5% de los ingresos totales de la compañía en 2020, según los resultados financieros recopilados por Bloomberg.

PUBLICIDAD

Cho no pudo conseguir en la tienda, así que recurrió a los revendedores, cuyo negocio ha despegado. Un mercado activo de segunda mano en línea en Corea del Sur ha permitido a la gente ganar dinero fácilmente cambiando los artículos de lujo.

Una de esas personas que revendía es Lana Park, de 59 años, que nunca imaginó que encontraría un trabajo aparte lucrativo, en este negocio hasta que obtuvo una ganancia de 300.000 wones (US$254) vendiendo un bolso de Chanel. Durante un año, se sumó al open run, saliendo de su casa a las 4 AM e intentando ir a varias boutiques de Chanel en un día.

“Todo empezó porque me gustaba ir de compras y era algo que podía hacer”, dice Park. “Pero el mercado se ha vuelto absolutamente loco a lo largo del año, con tantos revendedores que añaden exclusivos ridículos”.

En un intento de aliviar la sobrecarga de la demanda y reprimir la reventa, Chanel puso en marcha un límite de compra en octubre: Los clientes de Corea del Sur sólo pueden comprar un bolso Classic Flap y un bolso Coco Handle cada uno al año, así como uno de cada artículo de la categoría de pequeños bienes de cuero, dijo un portavoz de Chanel, y añadió que la empresa está tomando medidas a nivel local, ya que algunos productos son especialmente codiciados.

Las ventas de marcas de lujo en los grandes almacenes de Corea del Sur han seguido aumentando este año, con un incremento del 45% en el primer semestre respecto al mismo periodo de 2020, según un comunicado del Ministerio de Comercio. Los millennials y la generación Z, que odian quedarse atrás y quieren vivir el momento, son los principales gastadores, dijo Lee Eun-Hee, profesor de estudios de consumo en la Universidad Inha de Incheon.

“Chanel satisface a los millennials y a la Generación Z de múltiples maneras, porque les da el placer de comprar algo que es escaso, al tiempo que les permite obtener beneficios a través de la reventa”, dijo Lee por teléfono.

PUBLICIDAD

Con el aumento de los precios de la vivienda en Corea del Sur, los veinteañeros y treintañeros pueden pensar que nunca podrán permitirse el pago inicial de una casa. En su lugar, gastarán los ahorros que tengan en cosas que puedan disfrutar ahora.

“Optan por la mentalidad de ‘sólo se vive una vez’ y gastan en artículos de lujo”, afirma Lee.

El precio medio de un apartamento en Seúl se duplicó con aumentos de hasta los 1.240 millones de wones en noviembre, frente a los 607 millones de wones de mayo de 2017, cuando el presidente Moon Jae-in asumió el cargo, según KB Financial Group. Eso es una carga enorme para los coreanos de entre 20 y 30 años, cuyos ingresos mensuales medios son inferiores a 3 millones de wones.

PUBLICIDAD
Las ventas de marcas de lujo en los grandes almacenes de Corea del Sur siguieron subiendo este año, con un aumento del 45% en el primer semestre respecto al mismo periodo de 2020. Fotógrafo: SeongJoon Cho/Bloombergdfd

Es probable que Chanel siga subiendo los precios el próximo año, según los expertos. Solo este año, el precio de un bolso clásico con solapa de tamaño medio subió alrededor de un 30%, hasta los 11,24 millones de wones. Chanel tiene en cuenta los cambios en los costos de producción y de las materias primas, así como las fluctuaciones del tipo de cambio a la hora de ajustar los precios, y la empresa se asegura de que no haya excesivas diferencias de precio entre los distintos mercados, dijo el portavoz.

Un pequeño bolso de solapa de Chanel comprado en julio de 2017 costaba 3.240.000 won. Ahora cuesta 5.390.000 won, un 66% más. Durante el mismo periodo, el índice Kospi de Corea del Sur subió un 25%.

PUBLICIDAD

Han Ji-min, que pagó 200.000 won más para comprar una cartera de cuero de Chanel a través de un revendedor, es uno de los millennials que no se deja intimidar por las continuas subidas de precios de Chanel. Al contrario, cree que podría ser la inversión más segura que podría hacer.

Debí haber comprado un bolso de Chanel hace unos años, en lugar de invertir mi dinero en acciones”, dice Han, de 30 años, que trabaja en un bufete de abogados. “hubiese ganado mucho más dinero con el bolso”.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD