Argentina

Fed más dura: ¿cómo pueden impactar en Argentina las próximas subas de tasas?

La suba de tasas en EE.UU. ya estaba en los precios, pero el mensaje anticipa una postura contractiva. ¿Qué puede pasar si Powell acelera la aspiradora?

Si la Fed se pone contractiva puede afectar a los mercados emergentes.
17 de marzo, 2022 | 03:13 pm
Tiempo de lectura: 6 minutos

Que la Reserva Federal suba su tasa de política monetaria no suele ser un buen augurio para los activos de países emergentes, ya que se encarece el valor del dinero. Basta recordar lo que sucedió en 2018, cuando los movimientos de la autoridad monetaria estadounidense dejaron sin financiamiento al Gobierno de Macri y aceleraron el inicio de la crisis. Sin embargo, la suba de 0,25% anunciada el 16 de marzo por el Federal Open Markets Committee (FOMC) de la Fed no sorprendió a nadie, ya que era lo que se esperaba.

VER MÁS: Estos fueron los Jugadores Cripto de Latinoamérica en la segunda mitad de 2021

Más allá de esta suba puntual, el mensaje del Comité de la Fed permitió anticipar que se viene una política monetaria estadounidense cada vez más contractiva. En principio esto pareciera tener un impacto limitado en Argentina, ya que el país de por sí se encuentra aislado de los mercados internacionales. Sin embargo, existe la posibilidad de que impacte en los precios de los bonos, aunque los analistas creen que el principal driver es lo que suceda en el ámbito doméstico.

PUBLICIDAD

Otra variable que podría afectar una Fed más dura es en el precio de los commodities, lo que dañaría la balanza comercial de los países que venden materias primas, como Argentina.

Impacto local

Cuanto más demore demore la Fed en encender la aspiradora de dólares, más a favor de economías emergentes como la Argentina sería”, señaló Federico Broggi, jefe de research en Invertir en Bolsa. Sin embargo, el propio Broggi aclaró: “Parte de estos movimientos ya están priceados en la deuda y un camino más dovish (es decir, menos contractivo) del indicado ayer en la minuta podría ser beneficioso y permitir que los precios recuperen”.

Broggi consideró, de todas formas, que en los activos argentinos hay un “gran componente de riesgo interno” y destacó que, en caso de despejarse, “permitiría mejoras en los precios, aunque el mercado internacional no acompañe”.

PUBLICIDAD

ADEMÁS: Acciones y bonos de Argentina sorprenden al alza tras suba de tasas de la Fed

Al igual que Broggi, el presidente del fondo M2M Capital de Wall Street, Diego Ferro, también consideró que las valuaciones argentinas están mucho más vinculadas a lo que suceda puertas adentro.

Los emergentes están baratísimos por lo de Rusia, así que lo que viene haciendo la Fed no los afecta por ahora”, consignó en primer lugar este especialista argentino que se despeña en New York. Y añadió: “Al contrario, al mercado de riesgo le gusta que la Fed vaya ajustando despacito”.

Respecto del plano local, Ferro sostuvo: “Argentina es otra historia. Depende de lo que se haga allá. Las expectativas son bajísimas, pero este Gobierno se encarga consistentemente de ni siquiera alcanzarlas”.

Ampliando la mirada a lo que sucede en emergentes, Nicolás Rivas, head trader de Buenos Aires Valores S.A., explicó: “La Fed, sin dudas, va a ir a una normalización de la política monetaria. Va a haber tasas más altas, va a haber menos inyección de dinero, esto naturalmente le pega a los países emergentes, pero de todos modos ese movimiento en el mercado ya se ha descontado en gran parte”.

En cuanto a esto último, Rivas enfatizó: “Si miramos las devaluaciones que hubo en monedas emergentes y también los movimientos de bancos centrales en emergentes, que subieron las tasas antes que los países desarrollados, hubo un adelantamiento”.

PUBLICIDAD

Commodities

Aunque existe una coincidencia en que los activos argentinos tienen como principal driver que se enderece la macro del país, el economista de Grupo SBS Juan Manuel Franco advierte que un endurecimiento monetario internacional puede impactar en los saldos exportables.

Si bien los mercados internacionales están cerrados para Argentina, el impacto podría venir vía precios de commodities. Una Fed muy hawkish (restrictiva) llevaría a una caída en los precios de los exportables de Argentina, aunque creemos que la autoridad monetaria mirará también al impacto sobre la actividad e intentará que no golpee sobre la economía, por lo que podríamos ver que en los próximos meses que la inflación aun siga elevada”, destacó Franco.

Y continuó: “En un contexto semejante, los commodities podrían mantener sus precios y Argentina se vería, en principio, favorecida. Pese a ello, debe monitorearse de cerca el precio internacional del gas y su efecto en la balanza comercial de Argentina, por lo que también beneficiaria al país el fin del conflicto Rusia-Ucrania, que es lo que disparó sobre todo los commodities energéticos”.

PUBLICIDAD

ADEMÁS: FMI: Apoyo político y social en Argentina será crítico para el éxito del acuerdo

Una Fed más hawkish

Más allá de cómo le pegue a la Argentina en particular y a emergentes en general, en lo que suelen coincidir los analistas es que la Reserva Federal tendrá una postura más dura de aquí en adelante.

PUBLICIDAD

Un informe del broker Facimex Valores puntualizó en algunos aspectos que dejan entrever esto último: “La actualización del célebre dot-plot mostró que los miembros del FOMC proyectan otras seis subas de tasas de 25 puntos básicos este año. Esto implicaría ver subas en todas las reuniones que quedan en 2022, cuando en diciembre se proyectaban apenas 3 subas en todo el año y en septiembre todavía se debatía si habría o no que subir tasas este año. Además, la entidad dejó la puerta abierta a una suba de 50 puntos básicos en alguna reunión de este año y allanó el terreno para arrancar el temido Quantitative Tightening antes de mitad de año. La impresión es que podríamos ver al menos una de estas dos medidas en la próxima reunión de mayo, tras un dato de inflación que se espera muy alto para marzo por las subas de naftas”.

Gentileza de Facimex Valores.dfd

El mencionado Quantitative Tightening es un proceso contractivo de la política monetaria, que busca sacar liquidez al mercado. Exactamente lo contrario al Quantitative Easing que se vio durante la pandemia, en el que la Reserva Federal mantuvo tasas negativas y estimuló permanentemente a la economía con compra de bonos estatales y de bonos respaldados en hipotecas.

Cabe señalar también que los miembros del comité destacaron que la inflación “continúa elevada, reflejando desequilibrios de oferta y demanda relacionados a la pandemia, mayores precios de la energía y presiones generales sobre precios”. Y, respecto del conflicto entre Rusia y Ucrania, sostuvieron que, en el corto plazo, “la invasión y eventos relacionados probablemente creen presiones adicionales sobre inflación y pesen sobre la actividad económica”.

PUBLICIDAD

Por otro lado, el informe de Facimex advierte: “La Fed planea llevar a la política monetaria a terreno restrictivo para poder bajar la inflación de nuevo hacia la meta simétrica de 2%. Las últimas veces que la Fed intentó hacer esto, la economía entró en recesión”.

Sin embargo, Diego Ferro consideró que Reserva Federal sigue demasiado relajada: “Veo a la Fed mas laxa de lo que se necesita, dada la enorme liquidez que hay en el mercado. Lo que no quiere decir que esta mas laxa de lo que espera el mercado en general. Hasta cierto punto no veo al mercado preparado para lo que la Fed debería hacer”.

TE PUEDE INTERESAR: Súper miércoles en la FED: analistas ven impacto negativo para bonos argentinos

PUBLICIDAD

Los activos locales

Si bien los bonos argentinos reaccionaron positivamente al anuncio de la Fed, se trata de un movimiento aislado en un marco muy negativo para las valuaciones locales. El riesgo país se ubica en torno a 1.766 puntos y el bono más representativo de la legislación local no llega a los 30 dólares (el AL30D se ubica en torno a los US$ 29,53 en ByMA).

No obstante, el índice Merval medido al contado con liqui mejoró levemente en estos meses, en relación al valor que tenía al finalizar el año (terminó en 416 puntos y hoy se ubica en torno a los 461). De todas formas, la Bolsa local sigue muy lejos de su promedio histórico (en torno a los US$750) y ni hablar del máximo que tocó a principios de 2018, por arriba de los US$1.800.

Los analistas saben que una política más contractiva del banco central estadounidense puede perjudicar a las valuaciones, pero, como se vio, saben que lo más importante es lo que suceda al interior del país.

PUBLICIDAD