EE.UU.

Biden lleva a Europa un mensaje de dureza contra Putin a los aliados díscolos

Las reuniones internacionales de este jueves mostrarán el choque entre la necesidad de cubrir las grietas en el apoyo a Ucrania y los desacuerdos sobre hasta qué punto las sanciones deben apuntar a la energía

El presidente de EE.UU., Joe Biden
Por Jordan Fabian, Josh Wingrove y Alberto Nardelli
23 de marzo, 2022 | 07:06 AM

Bloomberg — El presidente Joe Biden enfrenta una prueba crucial de su capacidad para proyectar poder y tranquilidad en medio de la mayor crisis de seguridad europea de las últimas décadas, mientras busca reunir a los aliados de Estados Unidos en torno a sanciones más contundentes para castigar a Rusia por invadir Ucrania.

Biden participará el jueves en cumbres consecutivas con la OTAN, el Grupo de los Siete y la Unión Europea en Bruselas, en las que la necesidad general de cubrir las grietas en el apoyo internacional a Ucrania chocará con los desacuerdos sobre hasta qué punto las sanciones deben apuntar a la energía, dada la dependencia de Europa del gas ruso.

El deseo de mostrar una postura común contra el presidente ruso, Vladímir Putin, no puede ocultar la realidad de que, a pesar de todas las palabras fuertes, no hay voluntad de intervenir militarmente en un conflicto sangriento a las puertas de la OTAN. Las apuestas han aumentado por el temor a que Putin pueda recurrir al despliegue de armas de destrucción masiva, así como por la inquietud sobre el papel de China y el modo en que el aliado diplomático más poderoso de Rusia puede tratar de sacar provecho de la crisis.

PUBLICIDAD

En un conmovedor discurso ante el Congreso de EE.UU. la semana pasada, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, presentó imágenes gráficas de video de los bombardeos rusos sobre Ucrania y habló en inglés para pedir a Biden que sea el “líder del mundo”, citando el ejemplo de EE.UU. para cambiar el resultado de la Segunda Guerra Mundial. La última vez que EE.UU. intervino directamente para poner fin a un conflicto en la región fue en los Balcanes durante la década de 1990.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, se dirige a los miembros del Congreso virtualmente en el Capitolio de EE.UU. en Washington el 16 de marzo.Fotógrafo: Drew Angerer/Getty Images/Bloombergdfd

Desde entonces, una serie de reveses en política exterior que culminaron en la caótica retirada de Afganistán han mitigado la voluntad de EE.UU. por intervenir en otro conflicto. Biden ya rechazó una de las principales demandas de Zelenskiy, la de cerrar el espacio aéreo ucraniano, argumentando que provocaría una lucha entre EE.UU. y Rusia, dos potencias con armas nucleares.

Pero necesita encontrar otra manera de aumentar la presión sobre Putin sin alienar a los aliados o precipitar una guerra más amplia. A medida que el conflicto entra en su cuarta semana, la campaña militar rusa ha flaqueado, pero sus fuerzas han ocupado un territorio considerable en el sur y el este del país, con un número creciente de víctimas civiles.

PUBLICIDAD

Sanciones y planes energéticos

El asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, dijo en una sesión informativa el martes en Bruselas, que el presidente y los aliados europeos se unirán “en la imposición de nuevas sanciones a Rusia y el endurecimiento de las sanciones existentes para acabar con la evasión y garantizar una aplicación sólida”.

También anunciarán una “acción conjunta para mejorar la seguridad energética europea y reducir por fin la dependencia de Europa del gas ruso”, agregó Sullivan.

No dio más detalles sobre ninguno de los anuncios.

El Wall Street Journal informó que las nuevas medidas que se anunciarían el jueves incluirían sanciones a más de 300 miembros de la Duma Estatal de Rusia, la Cámara Baja del Parlamento.

La parte más conmovedora y emotiva del viaje de Biden tendrá lugar el viernes, cuando visite Polonia, un aliado de la OTAN que ha recibido al mayor número de ucranianos desplazados en lo que se ha convertido en la peor crisis de refugiados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

También aumenta la alarma sobre cómo responder a cualquier posible uso de armas químicas por parte de Rusia. EE.UU. ha advertido en repetidas ocasiones que Moscú podría estar planeando un pretexto para utilizarlas.

PUBLICIDAD

Su despliegue puede hacer que países como Alemania respalden las sanciones a las exportaciones energéticas de Rusia, según una persona familiarizada con el asunto, una medida a la que Berlín y otros hasta ahora se han resistido.

En todo esto, Biden tendrá que asegurarse de que los aliados europeos están coordinados a la hora de comunicar a China las consecuencias de proporcionar a Rusia cualquier apoyo material o ayuda para suavizar el golpe de las sanciones.

“Creemos que estamos muy en sintonía con nuestros socios europeos, y hablaremos con una sola voz sobre este tema”, dijo Sullivan, de la Casa Blanca.

PUBLICIDAD

Un funcionario de la UE dijo que los aliados debatirán cómo enviar un mensaje conjunto a Pekín, aunque no está claro cuál será el tono de dureza. Francia, en particular, cree que los aliados de la OTAN no deberían presionar demasiado a China, dijeron dos funcionarios.

“Si se percibe públicamente que hay fracturas en la relación, eso perjudicará a Ucrania y envalentonará a Rusia”, dijo Josh Lipsky, exfuncionario del Departamento de Estado en la Administración Obama. “Si se ve, tanto desde el punto de vista de la puesta en escena como de la política, que todavía hay unidad de una manera que Putin nunca esperó, entonces creo que verá que subestimó a Occidente”.

PUBLICIDAD