PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Prohibición del aborto pondría en riesgo décadas de logros para mujeres de EE.UU.

Al acceso al aborto se le atribuye la ampliación del papel de las mujeres en las economías y los mercados laborales de todo el mundo

Supreme Court
Por Katia Dmitrieva y Olivia Rockeman
04 de mayo, 2022 | 12:00 pm
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — La anulación de la sentencia Roe vs. Wade corre el riesgo de aumentar la desigualdad económica en Estados Unidos, amenazando décadas de avances para las mujeres en lugares donde el aborto podría estar prácticamente prohibido.

El martes, el Tribunal Supremo confirmó que un proyecto inicial de anulación de la sentencia del caso Roe vs. Wade de 1973, filtrado a Politico, era auténtico aunque no definitivo. El borrador anularía el precedente federal de medio siglo que había dado a las mujeres el derecho a buscar un aborto y permitiría a los estados hacer sus propias leyes y restricciones.

PUBLICIDAD

La filtración incitó protestas en todo el país e impulsó el tema al frente de la agenda del Partido Demócrata. La vicepresidenta Kamala Harris pronunció un encendido discurso en el que acusó a los republicanos de atacar los derechos de las mujeres el martes por la noche en una conferencia del grupo por el derecho al aborto Emily’s List que estaba programada antes de la filtración.

“¿Cómo se atreven a decirle a una mujer lo que puede y no puede hacer con su propio cuerpo?”, dijo Harris. “¿Cómo se atreven? ¿Cómo se atreven a tratar de impedir que ella determine su propio futuro?”.

PUBLICIDAD

El acceso al aborto se le atribuye la ampliación del papel de las mujeres en las economías y los mercados laborales de todo el mundo. La posibilidad de acceder a abortos seguros es lo que evita que muchas mujeres estadounidenses caigan en la pobreza, según décadas de investigación.

Las mujeres negras e hispanas con menores ingresos se ven afectadas de forma desproporcionada por las restricciones, ya que es más probable que carezcan de los fondos y la capacidad de obtener tiempo libre en el trabajo para viajar fuera del estado para recibir atención médica.

“Es difícil exagerar el alcance de los efectos”, dijo Jason Lindo, profesor de economía de la Universidad A&M de Texas en College Station. “La evidencia es muy clara de que esto va a conducir a resultados negativos en cosas como el logro educativo de las mujeres, la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo y las medidas de éxito económico”.

Si la sentencia histórica del caso Roe vs. Wade fuera anulado, el impacto sería inmediato para las mujeres que buscan un aborto en los estados que se mueven para limitar o prohibir el acceso. Pero las consecuencias económicas durarían toda la vida, afectando a las finanzas personales, a las redes de seguridad social de los estados y, potencialmente, a la participación en el mercado laboral.

PUBLICIDAD

Las mujeres representan el 57% de la población activa y las jóvenes representan más del 57% de los graduados universitarios, dijo Anne Clark Wolff, fundadora del banco de inversiones Independence Point Advisors.

“La modificación de los derechos constitucionales que han sido protegidos durante décadas nos perjudicará a todos, no sólo a las mujeres”, dijo.

PUBLICIDAD

División rojo-azul

Se espera que los estados más conservadores prohíban o restrinjan severamente el aborto, mientras que las regiones liberales probablemente mantendrán el derecho al aborto.

En efecto, 26 estados en los que viven unos 36 millones de mujeres pasarán a prohibir o restringir severamente el aborto, si se anula la sentencia histórica de Roe vs. Wade, según Alexis McGill Johnson, presidenta de Planned Parenthood. La decisión obligaría a algunas mujeres a tener embarazos no planificados, mientras que otras recurrirían a opciones de mayor riesgo.

PUBLICIDAD

“Ninguna decisión de un tribunal puede impedir el aborto. Y punto”, dijo.

Texas es un ejemplo de un mundo post-Roe vs. Wade para las mujeres de todo el país, y de sus implicaciones financieras. En septiembre, entró en vigor una ley que prohíbe los abortos después de que se detecte la actividad cardíaca embrionaria, normalmente alrededor de las seis semanas y, por lo general, antes de que la mujer sepa que está embarazada.

PUBLICIDAD

Desde entonces, la mayoría de las mujeres que buscan un aborto han viajado fuera del estado para recibir atención, según Anna Rupani, directora ejecutiva de Fund Texas Choice, un fondo que prevé financiación a las mujeres que buscan abortos fuera del estado.

“Muchas de nuestras clientas trabajan y viven justo del sueldo y no pueden permitirse el lujo de ausentarse del trabajo para abortar, o se ausentan y no reciben su sueldo”, dijo Rupani. Más de la mitad de las clientas de la organización ya tienen hijos y no tienen los medios económicos para tener más, dijo.

PUBLICIDAD

Los costos de los viajes de las mujeres han aumentado más del 30%, ya que las clínicas de Texas y los estados cercanos se han llenado y las clientas viajan regularmente más de 1.000 millas para abortar, a California o Nueva York, según el grupo.

Mientras tanto, para las mujeres que se ven obligadas a seguir adelante con un embarazo no deseado, el resultado puede ser una vida de pobreza, según Diana Foster, directora de investigación de Advancing New Standards in Reproductive Health, un programa del Bixby Center for Global Reproductive Health de la Universidad de California en San Francisco.

“Esto no es bueno para la economía”, dijo. “Está sacando a las mujeres del mercado laboral y obligándolas a criar a niños que no tienen suficientes recursos para proporcionarles vivienda y alimentos”.

Alrededor de la mitad de las personas que desean interrumpir un embarazo ya viven por debajo del umbral federal de pobreza, y tres cuartas partes tienen dificultades para pagar lo básico, como la comida y la vivienda, según el estudio Turnaway, el mayor estudio económico sobre las repercusiones financieras del aborto, que dirigió Foster.

Cinco años después de que se les deniegue el aborto, las mujeres tienen cuatro veces más probabilidades de vivir por debajo del umbral de pobreza federal que las que recibieron el procedimiento, según el estudio.

Otro estudio descubrió que una década después de que se les negara el aborto, tenían más quiebras, desahucios y menor puntuación crediticia. Eso es lo que indica un trabajo de investigación de enero de los autores, entre los que se encuentra Sarah Miller, de la Universidad de Michigan.

Los que se oponen al aborto afirman que facilitar el acceso tiene su propio costo económico, ya que implica una población y una mano de obra más reducidas. Según John Mueller, que investiga la intersección de la economía y la religión en el Ethics and Public Policy Center, un instituto conservador con sede en Washington, el aborto ha reducido la población del país en un 11% aproximadamente, frenando el producto interior bruto en US$1,17 billones y debilitando la innovación.

Sin embargo, el acceso al aborto no tiene necesariamente un impacto en el crecimiento de la población: Muchas mujeres que buscan un aborto acaban teniendo hijos más tarde, cuando están preparadas económicamente para tenerlos, según una investigación de 2021 publicada en la revista Contraception.

La generalización de las restricciones al aborto perjudicaría de forma desproporcionada a las mujeres de color, que ya están más atrás que sus homólogas blancas en EE.UU. Incluso en el apretado mercado laboral actual, el desempleo entre las mujeres negras es aproximadamente el doble de la media nacional.

Las mujeres negras e hispanas son más propensas a buscar el aborto y los recursos para financiarlo, y al vivir en estados en los que el aborto será ilegal, lo que significa que es más probable que sufran las consecuencias económicas, según Elizabeth Ananat, profesora de Mujer y Economía en el Barnard College.

“Sabemos que los niños que crecen en la pobreza ganan menos, terminan más a menudo involucrados en los sistemas de justicia, y tienen peores resultados en una serie de medidas”, dijo. “Son resultados de alto costo y a largo plazo para la economía”.

Con la asistencia de Katherine Doherty.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD