Bolivia

Cinco lugares que debes visitar si viajas a La Paz, así sea por un día

Estos son los lugares imperdibles de la sede de gobierno boliviana que está llena de rincones inolvidables y paisajes maravillosos del nevado Illimani.

Las vistas desde el teleférico de La Paz son uno de los atractivos de la llamada "ciudad maravilla".
19 de mayo, 2022 | 03:18 pm
Tiempo de lectura: 2 minutos

La Paz — La Paz, la capital política de Bolivia, a diferencia de otros destinos tiene una gran variedad de climas y regiones que te permiten, en pocos días, recorrer una ciudad de montaña a casi 3.625 msnm y luego salir a las afueras y en pocas horas bajar a selvas húmedas que apenas alcanzan los 600 msnm.

Pero si solo tenés un día, el recorrido más deseado por los visitantes inicia en la ciudad de El Alto (ciudad vecina y donde llegan todos los vuelos). Allí tendrás una experiencia surreal visitando la afamada arquitectura conocida como Cholets. Su nombre se debe a que son “Chalets estilo cholo” porque celebran la cultura aymara y quechua que predomina en la zona. Tomar un taxi que te lleve de un lado al otro para poder ver los más imponentes por una hora te saldrá unos 10 dólares. Recomendamos el taxi porque caminar en El Alto puede ser muy agotante. Consejo de oro: llevar siempre un botellón de oxígeno portátil a mano, los venden en el mismo aeropuerto por unos 8 dólares.

PUBLICIDAD

El segundo lugar tiene vistas alucinantes de La Paz y en realidad debería ser tu medio de transporte favorito para evitar el pesado tráfico que caracteriza a esta ciudad. Nos referimos al teleférico. Recomendamos sobre todo las líneas: azul, roja y amarilla.

Si tomas la línea roja podrás apreciar el cementerio municipal de La Paz, y te sorprenderá ver que este paseo no tiene nada de histórico ni de héroes de la patria, como en muchas otras ciudades de latinoamérica. Acá lo interesante es que la muerte se pinta de colores. Artistas locales han llenado de grafitis y obras de arte de grandes dimensiones las paredes del cementerio. Mientras lo recorres podrás ver (siempre se recomienda hacerlo en silencio y con mucho respeto) algún entierro y cuando las tumbas queden solas podrás mirar a detalle los “regalos” que las familias suelen llevar a sus muertos. Botellas de su trago favorito, cigarrillos, panes dulces y los “gustitos del almita que se ha ido” son llevados en miniaturas. Esta es una de las costumbres más peculiares de los paceños.

PUBLICIDAD

Luego, te recomendamos como parada obligatoria la calle de las brujas, que es toda una experiencia esotérica y de sabores típicos. Podrás ver desde los fetos de llama momificados que se usan como ofrendas en rituales a la Pachamama, hasta todo tipo de artesanías. Si vas por la mañana, podés tomar una bebida caliente hecha de maíz llamada api con un pastel, que es una empanada de queso típica de La Paz. Y si vas por la tarde, no te perdás de probar una delicia de la comida callejera amada por todos los bolivianos, los anticuchos (pinchos de carne con salsa de maní). Y el mejor almuerzo en el centro de la ciudad lo encontrás en Ángelo Colonial, un restaurante cuyo principal atractivo son sus paredes forradas de antigüedades.

Ya en la noche, para completar el recorrido puedes visitar algún restaurante de cocina de autor tipo Gustu o Popular. En estos lugares recomendamos probar las recomendaciones del día y ordenar los licores hechos de hoja de coca y también el famoso singani (destilado de uva típico boliviano) que se prepara de muchas maneras. Y si de bares se trata te recomendamos La Costilla de Adán por su decoración barroca llena de pequeños detalles que hablan de la cultura paceña y que te permitirá conocer mejor el centro de la ciudad.

PUBLICIDAD