PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Economía

Incremento de préstamos y gastos impulsan los créditos de consumo en EE.UU.

Los estadounidenses están optando por usar sus ahorros y sus tarjetas de crédito para enfrentar la inflación más alta en décadas

Dado que la inflación ha superado en gran medida los incrementos salariales, los consumidores se han inclinado tanto por los ahorros como por las tarjetas de crédito para pagar por artículos básicos cotidianos y compras discrecionales.
Por Reade Pickert
07 de junio, 2022 | 07:17 pm
Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — El endeudamiento de los consumidores de Estados Unidos volvió a aumentar en abril, luego de un incremento récord un mes antes, impulsado por el alza de los precios y la sostenida fortaleza de los consumidores estadounidenses.

Los créditos totales aumentaron en US$38.100 millones con respecto al mes anterior después de un incremento revisado a la baja de US$47.300 millones en marzo, según mostraron el martes cifras de la Reserva Federal. La mediana de las previsiones de una encuesta de Bloomberg a economistas apuntaba a un alza de US$35.000 millones. Las cifras no están ajustadas por inflación.

PUBLICIDAD
Los créditos de los consumidores de EE.UU. volvieron a aumentar en abril tras un alza récord en marzo. dfd

Sobre una base anualizada, los créditos se elevaron un 10,1%.

Los créditos renovables pendientes, que incluyen tarjetas de crédito, ascendieron en US$17.800 millones después de aumentar US$25.600 millones en el mes anterior. Los créditos no renovables, que incluyen préstamos para automóviles y educación, se empinaron en US$20.300 millones después de registrar importantes alzas en los dos meses anteriores.

PUBLICIDAD

Hasta ahora, los estadounidenses han seguido gastando frente al aumento de la inflación, incluido abril, cuando los gastos personales aumentaron un 0,9% con respecto al mes anterior. En términos ajustados a la inflación, el gasto también se elevó.

Dado que la inflación ha superado en gran medida los incrementos salariales, los consumidores se han inclinado tanto por los ahorros como por las tarjetas de crédito para pagar por artículos básicos cotidianos y compras discrecionales. La tasa de ahorro se encuentra en su nivel más bajo desde 2008 y, en el primer trimestre, se abrió un récord de 537 millones de cuentas de tarjetas de crédito, según la Fed de Nueva York.

Si bien eso es positivo en el sentido de que el gasto de los consumidores es, por lejos, el mayor contribuyente a la economía de EE.UU., podría ser preocupante si los estadounidenses no logran mantenerse al día con los pagos. En última instancia, eso podría significar una desaceleración en el ritmo del consumo ajustado por inflación.

A juzgar por los datos de Bank of America Institute, es posible que eso ya esté sucediendo. El gasto por hogar con tarjeta se moderó a 4,3% en mayo con respecto a un año antes, indicó el grupo el lunes en un informe. Eso es inferior al 6,8% de abril y está por debajo del aumento esperado del 8,2% en el índice de precios al consumidor del viernes.

PUBLICIDAD