PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Ecuador

“Parar las acciones violentas”, el pedido urgente del sector productivo de Ecuador

Los gremios de productores y exportadores del país advirtieron que si pronto no se llega a una pacificación, al menos 10.000 empleos están en riesgo

Ecuador llegó a su décimo día de protestas este 22 de junio.
22 de junio, 2022 | 07:31 pm
Tiempo de lectura: 2 minutos

QUITO — Tras registrar US$ 110 millones de pérdidas en 10 días de protestas, los sectores productivos del país hicieron un llamado este miércoles 22 de junio a los manifestantes a parar la violencia que pone en riesgo, además, 10 mil empleos si la situación se prolonga.

El presidente del Directorio de la Corporación de Gremios Exportadores del Ecuador (Cordex), José Antonio Camposano, dijo en una rueda de prensa que “el grave impacto social que estamos viviendo, el drama social motivado por la violencia de los últimos días es incalculable” y por ello “hacen un llamado a la paralización de todas las acciones violentas”.

PUBLICIDAD

“El Ecuador no tolera vivir en este ambiente de violencia que no permite trabajar en paz a la gente que necesita de su trabajo”, apuntó el ejecutivo y añadió que no solo se refiere a las actividades productivas “sino también al trabajador que necesita cumplir  con su jornada para generar bienestar para sus hijos”.

Además, si bien reconocen que miles de ciudadanos se manifiestan por un trasfondo social “que debe ser atendido” consideran que existen “grupos armados, delincuenciales que generan violencia y caos”. Por ello, piden a los dirigentes de la protesta “que sean los primeros en identificar y denunciar a aquellos que están manchando con sangre el debido movimiento social”.

PUBLICIDAD

“Tiene que darse un diálogo con soluciones, que se atiendan las demandas sociales sin caer en una suerte de chantaje”, agregó Camposano.

Los agremiados expresaron su malestar señalando que, por ejemplo, en el sector bananero el 80% de los productores del Ecuador son pequeños productores que actualmente están dejando de cortar sus racimos de banano porque saben que no podrán hacer circular su producto, pues la mayoría de vías del país están cerradas.

Todo lo anterior afectaría directamente al empleo. “Ese impacto económico deriva en el riesgo de perder 10.000 plazas de trabajo si esto se mantiene. Nos costó muchísimo generar nuevas oportunidades de empleo durante la pandemia y debido a la violencia podrían perderse”, expresó el titular de Cordex.

También denunciaron pérdidas en otros sectores como el brócoli, el camarón, el cacao, entre otros. “No nos pueden pedir que alimentemos unas familias y dejemos de alimentar a otras, estamos en una situación de total anarquía. Hemos sufrido saqueos en los camiones, hemos encontrado a personas infiltradas pidiendo peaje, tenemos gente que está paralizada, insumos que se están perdiendo…”, advirtió Mónica Mora, productora camaronera.

Los sectores productivos creen que la única forma de terminar con la incertidumbre y la zozobra es el diálogo y a eso apuntan mientras esperan que el movimiento indígena y el Gobierno se pongan de acuerdo.

PUBLICIDAD