Negocios

Boeing se alista para reactivar las entregas del Dreamliner 787

El titán de la aviación pondría fin a una larga espera, con aviones estacionados y clientes esperando, aunque no se reactivarán de inmediato las entregas

Aunque el calendario de reactivación de entregas sigue sin estar claro, Boeing busca comenzar la segunda semana de de agosto
Por Julie Johnsson y Alan Levin
30 de julio, 2022 | 07:00 AM

Bloomberg — La multinacional estadounidense Boeing, fabricante de aviones, se alista para reactivar las entregas del 787 Dreamliner tras haber una autorización preliminar por parte de la Administración Federal de Aviación (FAA).

Esto marcaría el fin de una temporada que ha agotado el dinero de la empresa con sede en Arlington, Virginia, y ha mermado su reputación respecto a su calidad.

La FAA aprobó los planes de Boeing para inspeccionar y reparar defectos menores de fabricación en el armazón de compuestos de carbono del Dreamliner, según comunicaron a última hora del viernes dos personas familiarizadas con el plan.

PUBLICIDAD

Boeing había detenido en gran medida las entregas desde finales de 2020, ya que los ingenieros encontraron huecos mal rellenados en unos 20 lugares.

Un hito para Boeing

El acuerdo de la FAA es una victoria, sin embargo no se reactivarán de inmediato las entregas. La empresa aún debe realizar las correcciones que se le exigen y debe conseguir que los inspectores aprueben cada avión, dijeron las personas a Bloomberg, pidiendo no ser identificadas ya que la información todavía no es comunicada públicamente.

Aunque el calendario de reactivación de entregas sigue sin estar claro, Boeing busca comenzar la segunda semana de de agosto, según una de las personas.

PUBLICIDAD

Un total de 120 de los aviones, que se venden por hasta US$338 millones, han sido construidos por Boeing, pero han estado estacionados, a la espera de la aprobación de la FAA para reanudar las ventas a clientes como American Airlines Group Inc.

“Seguiremos trabajando de forma transparente con la FAA y nuestros clientes para reanudar las entregas del 787″, dijo Boeing en un comunicado enviado por correo electrónico.

Reactivación dará un giro financiero

La reactivación de las entregas supondrá un giro financiero para Boeing tras años de fallos operativas que han frustrado a clientes, proveedores e inversionistas.

También será un catalizador potencial para las acciones de Boeing, ya que la empresa comenzará a desbloquear casi 10.000 millones de dólares en efectivo acumulados en los Dreamliner estacionados en las fábricas y almacenes del desierto, según Rob Spingarn, analista de Melius Research.

American Airlines se refirió el viernes a los comentarios del 21 de julio del director financiero Derek Kerr, quien dijo en conferencia telefónica que esperaba recibir dos 787-8 a “principios de agosto”, y que los aviones no empezarían a volar de manera comercial hasta noviembre.

American Airlines debería recibir un total de nueve aviones hacia finales de 2022 y tiene previsto recibir otros cuatro 787-8 en los primeros meses de 2023. La aerolínea no tenía ninguna actualización, dijo una portavoz el viernes.

PUBLICIDAD

Boeing planea aumentar gradualmente la producción a medida que reduce su inventario de 787 no entregados, dijo Stan Deal, jefe comercial de la compañía, en una entrevista a principios de este mes en la Feria Aérea Internacional de Farnborough.

El titán de la aviación ha estado trabajando con los proveedores para intensificar la contratación y prepararse para un mayor ritmo, dijo.

El principal problema del Dreamliner 787 era la forma en que se unían las secciones del fuselaje de fibra de carbono del avión, que no cumplía las especificaciones de diseño de Boeing pero no se consideraba un riesgo para la seguridad.

PUBLICIDAD

El plan de Boeing para reanudar las ventas también incluye abordar la forma en que el fabricante de aviones construyó el llamado mamparo de presión delantero, la estructura cerca de la nariz que mantiene la atmósfera presurizada, y otros problemas que habían surgido durante el año pasado, dijo una de las personas.

Con la ayuda de Mary Schlangenstein

PUBLICIDAD