Actualidad

ONU advierte por mayor riesgo de seguridad en reactor nuclear ocupado por Rusia

Continuados ataques de artillería alrededor de la planta de Zaporiyia and cortado cables energéticos e inhabilitado capas de sistemas de seguridad de respaldo

Imagen de la planta nuclear de Zaporiyia
Por Jonathan Tirone
09 de septiembre, 2022 | 11:58 AM

Bloomberg — Los operadores de la planta nuclear ucraniana ocupada por Rusia en el marco de su invasión podrían tener que recurrir a su última línea de defensa para prevenir un accidente nuclear, de acuerdo a monitores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Continuados ataques de artillería alrededor de la planta de Zaporiyia han cortado cables energéticos e inhabilitado capas de sistemas de seguridad de respaldo, dijo la agencia de la ONU, en lo que representa su advertencia más fuerte hasta la fecha.

Según un extenso comunicado del director general del OIEA, Rafael Mariano Grossi, los sistemas energéticos en la ciudad cercana de Enerhodar, donde viven la mayor parte de los operadores de la planta, han sido destruidos por la artillería. Esto ha resultado en una pérdida completa de los sistemas de energía, agua y residuos.

PUBLICIDAD

El OIEA calificó la situación de “cada vez más grave” y reiteró los llamamientos a ambas partes para que implementen una zona de seguridad alrededor de la planta. “Es una situación insostenible y cada vez más precaria”, dijo Grossi.

La mayor planta de energía atómica de Europa, ocupada por las fuerzas rusas desde marzo pero todavía operada en su mayor parte por ingenieros nucleares ucranianos, se ha convertido en un premio de guerra y una moneda de cambio para el presidente Vladimir Putin. Grossi la calificó de “peón de guerra”.

“El OIEA entiende que el operador, al no tener ya confianza en el restablecimiento de la energía fuera del emplazamiento, está considerando la posibilidad de apagar el único reactor que queda en funcionamiento”, dijo Grossi en su declaración, acompañada de un vídeo de YouTube.

PUBLICIDAD

“Toda la central quedaría entonces totalmente dependiente de los generadores diésel de emergencia para garantizar las funciones vitales de seguridad y protección nuclear”, dijo.

Sólo el “cese inmediato de todos los bombardeos en toda la zona” permitirá reparar las infraestructuras dañadas, dijo Grossi.

Grossi dirigió un equipo de observadores del OIEA en Zaporizhzhia la semana pasada, y dos investigadores del organismo se han quedado para observar la situación.

Los ataques en Zaporiyia se han ido incrementando hasta convertirse en algo casi diario desde julio. Ucrania y Rusia se han culpado mutuamente de los ataques.

Zaporiyia representa el 20% de la generación de electricidad en Ucraniadfd

En un informe de 52 páginas publicado el martes, en el que se incorporan las conclusiones del equipo de Grossi, los observadores de la agencia no se responsabilizan de la situación, pero exigen que se ponga fin a los ataques.

Las centrales nucleares necesitan un flujo constante de electricidad para evitar que el combustible se funda y provoque un incidente radiológico. Tienen múltiples líneas de defensa, empezando por las conexiones redundantes a la red eléctrica y terminando por los generadores diesel.

PUBLICIDAD

En los últimos días, la unidad nº 6 de Zaporizhzhia había sido su único reactor operativo, mantenido en funcionamiento para suministrar electricidad a los sistemas de seguridad de la planta. La pérdida de ese suministro de energía requeriría un suministro fiable de combustible diésel para mantener en funcionamiento los generadores de reserva.

“Los ucranianos han advertido por la falta de disponibilidad de gasóleo para los generadores”, dijo el jueves a Bloomberg News Robert Kelley, ex funcionario de respuesta a emergencias nucleares del Departamento de Energía de Estados Unidos.

“Es una preocupación seria, pero puede ser una moneda de cambio”, dijo Kelley durante una sesión de preguntas y respuestas de TOPLive sobre el riesgo nuclear en Ucrania. “El cierre planificado y una interrupción prolongada hasta que se resuelva la guerra es el curso de acción más seguro”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD