Asia

¿Xi orientará a China hacia el crecimiento económico? Hay optimismo, pero no señales

Las políticas de Xi han sellado las fronteras de China, golpeado las acciones y han hecho estallar el mercado de bonos en dólares, por lo que las esperanzas son fundamentadas

A portrait of Chinese President Xi Jinping at the Museum of the Chinese Communist Party in Beijing, China, on Tuesday, Oct. 4, 2022. China's Party Congress, which begins mid-October, is expected to see Xi secure a precedent-breaking third term in power. Bloomberg
Por Rebecca Choong Wilkins y Sofía Horta e Costa
06 de octubre, 2022 | 10:36 PM

Xi Jinping se dirige hacia su segunda década en el poder y algunos tienen expectativas de que suavizará sus políticas y que introducirá un entorno de inversión más positivo tras el congreso del Partido Comunista, que se celebrará el próximo 16 de octubre.

También hay quienes predicen que empezará a alejarse de su ortodoxia del “Cero” y otros que dicen que el gobierno hará más para asegurar que la crisis del mercado inmobiliario no amenace al sistema bancario. Sin embargo, hasta ahora hay pocos indicios de que ese cambio se ponga en marcha.

Las políticas de Xi han sellado las fronteras de China, golpeado las acciones y han hecho estallar el mercado de bonos en dólares. Y aunque los más optimistas esperan que los responsables de las políticas monetarias del país tomen medidas más atrevidas para incentivar la economía una vez que Xi asegure un tercer mandato y llene de leales los puestos clave, “esto es poco probable. Los datos no son lo suficientemente horribles como para un replanteamiento”, dice Karine Hirn, socia y fundadora de East Capital Asset Management.

PUBLICIDAD

El congreso de este año llega en un momento de mayor incertidumbre interna para China que cualquier otra reunión de este tipo desde las secuelas de la represión de la plaza de Tiananmen en 1989. Los economistas pronostican el crecimiento anual más lento en más de cuatro décadas, mientras que las medidas por la pandemia siguen perturbando a la nación. El mes pasado, el yuan se hundió a su nivel más bajo en 14 años, mientras que los esfuerzos del gobierno por frenar la deuda han desencadenado una crisis inmobiliaria.

Aun con todo ese dolor, China está todavía lejos de enfrentarse a una crisis sistémica que amenace la estabilidad de su sistema bancario, por ejemplo.

Políticamente, Xi parece tan fuerte como siempre. Aunque los edictos simultáneos de Pekín para que los gobiernos locales mantengan el crecimiento y se cierren ante cualquier brote de virus han provocado quejas sobre mensajes contradictorios, hay pocos indicios de que se hayan traducido en una oposición interna. Las protestas esporádicas que han surgido por los cierres y las viviendas no entregadas no han evolucionado hacia una disidencia política más amplia.

PUBLICIDAD
Las acciones chinas van a la zaga del mundo durante el segundo mandato de Xidfd

Se espera que Xi utilice el próximo congreso para consolidar aún más el control sobre el Politburó del partido, de 25 miembros, después de haber llenado varios puestos con aliados hace cinco años. Es probable que las políticas clave que han golpeado a gigantes tecnológicos como Tencent Holdings Ltd. y han hecho que las acciones chinas sean las de peor rendimiento del mundo durante el segundo mandato de Xi ganen énfasis en los documentos elaborados por el congreso.

En todo caso, es probable que Xi renueve el enfoque del partido en las agendas reguladoras como la “prosperidad común” en el próximo congreso”, dijo Neil Thomas, analista de China de Eurasia Group Ltd. Xi ya ha hecho que el partido se centre en la calidad, más que en la cantidad, del crecimiento, y es poco probable que gire en torno a políticas clave a medida que refuerza su control sobre el partido, añadió.

Los inversores aún no han terminado de asimilar las consecuencias. La fuerte intervención de Xi en todo, desde las empresas de tutoría hasta los gestores de deudas incobrables y el grupo China Evergrande, ha provocado repetidas ondas de choque en los mercados chinos en los últimos dos años, cargando los fondos con pérdidas cuando prácticamente todo lo demás en el mundo estaba subiendo. Un índice que sigue el mercado chino de bonos basura en dólares, dominado por los promotores inmobiliarios del país, ha perdido un 35% en el año.

Los fondos de fuera de China fueron especialmente castigados. El índice CSI 300 de acciones en tierra firme superó al índice MSCI China -el índice de referencia de China más seguido entre los fondos internacionales- en 24 puntos porcentuales desde que Xi canned Ant Group Co. cotizó en bolsa a finales de 2020. Alrededor del 87% de los impagos de crédito de este año se produjeron en el extranjero, mientras que la morosidad en el mercado mucho más grande denominado en yuanes cayó a su nivel más bajo desde que comenzaron los registros en 2018.

Los mercados nacionales de China han sido más resistentesdfd

El gobierno de Xi argumenta que el saneamiento ayudará a reducir el riesgo financiero y a crear un futuro más sostenible para la economía china a largo plazo. Pero el daño a la confianza de los inversores está aumentando el nerviosismo en un mercado que ya está lidiando con el debilitamiento del crecimiento económico y las consecuencias de la batalla de la Reserva Federal contra la inflación.

En lugar de satisfacer los caprichos de los inversores internacionales, Pekín se centra en fortalecer sus mercados nacionales. Es improbable que este cambio hacia el interior se invierta, ya que Xi trata de blindar la economía contra los choques geopolíticos y la rivalidad cada vez más tensa con Washington.

PUBLICIDAD

“Las tensiones con Estados Unidos y la prioridad absoluta de la seguridad nacional están provocando un repliegue hacia el mercado interno”, afirmó Chang Shu, economista jefe para Asia de Bloomberg Economics. “Las sanciones de EE.UU. a Rusia han hecho que China sea mucho más cautelosa en cuanto a la integración. China necesita ahora equilibrar la seguridad financiera y la liberalización financiera”.

Las empresas chinas buscan cada vez más financiación a nivel local, ya que cerca del 90% de los ingresos de las OPV de este año se vendieron en Shanghai y Shenzhen, en lugar de Hong Kong o Nueva York, la mayor proporción desde 1999, según datos recopilados por Bloomberg. Las ventas de bonos corporativos locales superaron a las de EE.UU. durante dos meses consecutivos, algo que no había ocurrido nunca.

Las salidas de capitales extranjeros de los mercados chinos llevan siete meses seguidosdfd

La cuestión es si atraer el capital extranjero a los mercados continentales seguirá siendo una prioridad para el partido. La confianza de los inversores se ha visto tan dañada durante el segundo mandato de Xi que las previsiones de Wall Street sobre una mayor estabilización en los próximos cinco años están cayendo en saco roto.

PUBLICIDAD

“Hay mucho nerviosismo y mucha negatividad”, dijo Julia Raiskin, jefa de mercados de Asia-Pacífico en Citigroup Inc. a Bloomberg TV el 29 de septiembre. “Una sorpresa aún mayor para el mercado sería una sorpresa al alza, algo positivo del 20º Congreso del Partido. No creo que el mercado esté posicionado para eso en absoluto”.

Los estrategas de renta variable de Citigroup esperan una “mayor atención a la economía” que ayude a reducir la incertidumbre, según una nota de septiembre. Los cambios en los meses siguientes podrían incluir más esfuerzos a nivel nacional para estabilizar el mercado de la vivienda y un cambio “significativo” en la estrategia de gestión de Covid que demuestre que China se toma en serio la reapertura, escribieron los analistas.

PUBLICIDAD

El deseo de garantizar la estabilidad es una de las razones por las que China se aferra a Covid Cero, dijo el mes pasado la economista de Bank of America Corp. Helen Qiao a Bloomberg TV, argumentando que ese incentivo se desvanecerá después del congreso. El viaje de Xi a Asia Central el mes pasado y las supuestas incursiones previstas a Indonesia y Tailandia sugieren que China está impulsando la reintegración con el resto del mundo, dijo Qiao.

Un “ciclo político favorable” es la razón por la que el equipo de renta variable de Goldman Sachs Group Inc. sigue siendo positivo, según una nota del 18 de septiembre. Destacan los objetivos contradictorios de las principales políticas de China -monetaria, fiscal, inmobiliaria, de regulación de la industria y relacionada con la Covid- y dicen que la confirmación de los altos cargos ayudará a reducirlos.

Aun así, hará falta mucho para convencer a los inversores mundiales de que empiecen a comprar activos chinos. Hacer caso al entusiasmo de los vendedores por China ha resultado caro en el pasado reciente.

PUBLICIDAD

“Cualquier expectativa de que China vuelva a ser lo que era es errónea”, dijo por teléfono desde Ginebra Dong Chen, jefe de investigación macroeconómica para Asia de Pictet Wealth Management. “El tercer mandato consistirá en la aplicación y el cierre de las nuevas políticas”.

-- Con la ayuda de Filipe Pacheco.

PUBLICIDAD