Estilo de vida

La vigilancia sobre los empleados aumentó junto con el trabajo remoto

Una profesora de derecho analiza esta creciente vigilancia en el lugar de trabajo en su libro ‘El trabajador cuantificado’

"En realidad se trata de una ideología: que los empleados tienen que ser responsables y estar cautivos durante las horas que el empleador considera necesarias para hacer el trabajo".
Por Arianne Cohen
15 de noviembre, 2022 | 04:10 AM

Bloomberg — Como consecuencia de la pandemia del Covid-19 se han introducido una serie de nuevas tecnologías de control de empleados con las que la mayoría de los trabajadores aún no se han puesto al día: desde programas de productividad en teléfonos, computadoras y rastreadores de GPS hasta tecnologías portátiles como cascos de construcción y herramientas que siguen la actividad en las redes sociales durante las horas de trabajo.

Algunos son evidentes. Incluso los jefes con pocos conocimientos de tecnología pueden obtener una instantánea de tu día rastreando tu uso de programas como Zoom, Slack, Google Workspace y Microsoft Office, además de los inicios de sesión en terminales corporativas.

Ifeoma Ajunwa, profesora asociada de la Facultad de Derecho de la UNC y autora del próximo libro The Quantified Worker: Law and Technology in the Modern Workplace (El trabajador cuantificado: Derecho y tecnología en el lugar de trabajo moderno) (Cambridge University Press, marzo de 2023), analiza esta creciente vigilancia en el lugar de trabajo. Sus respuestas han sido condensadas y editadas:

PUBLICIDAD

¿Cómo pueden los empleados averiguar hasta qué punto están siendo vigilados?

No pueden. Podrían preguntar directamente, y el empleador podría decidir compartirlo, pero no hay una forma segura de saberlo, porque no hay ninguna ley federal que obligue a tu empleador a decírtelo. Sí depende del estado. En California, hay normas que exigen que tu empleador te diga exactamente cómo te vigila.

¿Así que la mayoría de la gente debería asumir que está siendo vigilada?

Sí. Hay que saber que los correos electrónicos y cualquier comunicación en el lugar de trabajo pueden ser vigilados, así como las cuentas corporativas. Y uno tal vez no esperaría que las cosas de su casa sean vigiladas, pero si lleva sus dispositivos de trabajo a casa, como vehículos, computadoras o teléfonos, debe saber que normalmente pueden tener capacidades de rastreo con GPS.

¿Qué sentido tiene exactamente el seguimiento de los trabajadores del conocimiento, especialmente si son generalmente productivos?

En realidad se trata de una ideología: que los empleados tienen que ser responsables y estar cautivos durante las horas que el empleador considera necesarias para hacer el trabajo. Así que en realidad se trata de una ideología más que de un objetivo.

PUBLICIDAD

¿No hay ninguna ley estadounidense que limite la vigilancia extrema?

Yo testifiqué ante el Congreso instando a una acción legislativa en febrero de 2020, pero por desgracia no veo realmente la voluntad política en este momento. Realmente espero que la gente se dé cuenta de que este es un asunto no partidista.

Si la vigilancia es tan común, ¿cómo es que rara vez vemos que se despida a los trabajadores por haber ido a Krispy Kreme?

No cabe duda de que se despide a la gente, pero es posible que no se lea nada al respecto porque la gente firma algo que se llama Aviso de Consecuencias, en el que el empleador dice: “Te van a vigilar”, sin decir necesariamente cómo. Se utiliza como premisa para el despido.

¿Puede dar un ejemplo?

Hubo un caso en California sobre una ejecutiva junior que había sido obligada a descargar una aplicación que rastreaba su ubicación. Más tarde descubrió que en realidad nunca podía apagar la aplicación: la apagaba después de las horas de trabajo, pero seguía encendida. Se enteró porque su supervisor le decía lo que había hecho durante el fin de semana y la velocidad a la que había conducido. California es uno de los estados que ha aprobado una ley que limita el alcance de los empleadores.

¿Es la supervisión algo malo para los empleados?

Depende de cómo lo aplique el empresario. Si el supervisor tiene una intención discriminatoria, es una herramienta que puede utilizarse de diversas maneras. Cuando se vigila a todo el mundo, no significa que se vigile a todos por igual.

¿Hay alguna ventaja potencial de ser vigilado?

No tienes un supervisor literalmente mirando por encima de tu hombro. Eso podría ser un alivio para los empleados más vulnerables a la discriminación por motivos de identidad, como la raza o la orientación sexual. Pueden centrarse en el trabajo y no hacer todo el trabajo de sombra o emocional para “encajar” en el trabajo.

¿Por qué ha titulado su libro ‘El trabajador cuantificado’?

Siempre hemos tenido vigilancia de los trabajadores, desde el Imperio Romano hasta la Revolución Industrial. Necesitábamos una forma de controlar a todo el mundo y lo que se supone que debe hacer. Pero ahora las tecnologías permiten vigilar a los trabajadores en mucha mayor medida de lo que nunca se había imaginado, y como resultado nos dirigimos hacia la cuantificación de los trabajadores.

PUBLICIDAD

¿Qué quiere decir con eso?

Estamos tratando a los trabajadores no como seres humanos enteros, sino como la cantidad de trabajo que pueden proporcionar, y la cantidad de riesgo que representan; ya sabe, el empresario paga su seguro médico. Eso supone un gran cambio en la relación entre empresarios y trabajadores.

¿Qué ocurre cuando se controla en exceso a los empleados?

Varios estudios demuestran que eso hace que los trabajadores sean más ineficientes y desalienta la creatividad. Cuando la gente hace su trabajo, descubre rápidamente la mejor y más rápida manera de hacer las cosas; eso es lo que se quiere. A los trabajadores excesivamente supervisados les preocupa desviarse. Y, por supuesto, las investigaciones demuestran que la creatividad se produce cuando se tiene algo de tiempo libre. La monitorización fomenta el trabajo ocupado.

¿Cuál es la mayor idea errónea que tiene la mayoría de la gente sobre la vigilancia?

Tenemos la impresión de que existe un gran abismo entre la gestión y la vigilancia de los trabajadores de cuello blanco y los de cuello azul, pero en realidad no es así. Los trabajadores de cuello blanco solían tener más libertad en términos de autonomía, pero con la vigilancia, todos son vigilados.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD