Actualidad

Empleados vuelven a la oficina solo para sentarse en llamadas de zoom

Los que están en las empresas que impulsan el trabajo presencial se preguntan: ¿Qué sentido tiene, si seguimos reuniéndonos en línea?

Peatones en Wall Street en Nueva York, EE.UU.
Por Claire Ballentine y Allison McNeely
03 de abril, 2022 | 09:49 AM

Bloomberg — Es la historia de la vuelta a la oficina de 2022: Organizar el cuidado de los niños, sacar la ropa de trabajo del armario, enfrentarse a los desplazamientos matutinos... y luego hacer una videollamada con los compañeros que están sentados a tu lado.

Dado que los casos de Covid-19 son relativamente bajos, las empresas están llamando cada vez más a sus empleados para que vuelvan a trabajar presencialmente, al menos durante parte de la semana. Los ejecutivos suelen citar la colaboración y la cultura del trabajo como razones para volver. Pero una vez en la oficina, los trabajadores se encuentran con que las reuniones de Zoom siguen siendo un aspecto central del día.

Incluso para los que vuelven a la oficina, puede ser más fácil que reunir a un grupo en una sala de conferencias y, en algunos casos, es una necesidad para los equipos que trabajan en diferentes ciudades o países. Para los que prefieren trabajar desde casa, pero que ahora tienen que ir a la oficina, también es una fuente de frustración.

PUBLICIDAD

“Con mi equipo, no todos vamos a la oficina los mismos días, así que si tenemos una reunión, va a ser en Zoom, lo que es molesto”, dijo Maddi Perkins, una joven de 26 años que trabaja en el sector financiero en Dallas. “No tiene sentido. Incluso cuando estamos en la oficina, no estamos colaborando más de lo que lo haríamos por Slack desde casa”.

Una de sus principales molestias es el eco cuando está sentada junto a un colega en la misma llamada que ella. A veces, ni siquiera puede entender lo que está pasando en la reunión debido a ello.

Además, está el costo de los desplazamientos. Perkins tiene que conducir una hora hasta su oficina en el centro de la ciudad, pagando la gasolina y US$16 al día por el estacinamiento.

PUBLICIDAD

“Intentan presionarnos para que volvamos a la oficina, pero es un esfuerzo financiero y mental”, dijo. “Y todavía no hay una comunicación real en persona”.

Quedarse en casa

A pesar de que empresas como JPMorgan Chase & Co (JPM), Google de Alphabet Inc. (GOOGL) y Apple Inc. (AAPL) traen a los empleados de vuelta a la oficina, muchos estadounidenses prefieren el trabajo en remoto.

Una encuesta reciente de la consultora de gestión Advanced Workplace Associates mostró que solo el 3% de los empleados de cuello blanco prefiere trabajar en la oficina cinco días a la semana, y el 86% quiere trabajar desde casa al menos dos días a la semana. La ocupación de las oficinas en Estados Unidos se sitúa actualmente en torno al 39,5%, según Kastle Systems, que ofrece servicios de seguridad para espacios de oficinas comerciales.

Para Zoom Video Communications Inc. (ZM) y sus competidores, el hecho de seguir apostando por el videochat es sin duda positivo. Pero las acciones de la empresa se han visto afectadas recientemente por la preocupación de que su crecimiento se ralentice a medida que más personas vuelvan a las oficinas. Las ventas previstas no alcanzaron las estimaciones de Wall Street en el último trimestre, y las acciones de la empresa han caído más de un 35% desde principios de año.

Los empleados que quieren volver a la oficina buscan “la socialización y la creación de relaciones más que cualquier otra cosa”, dijo Brian Elliott, líder ejecutivo del foro Slack Future, que estudia la evolución del trabajo. “Cuando preguntas a los ejecutivos, es más probable que obtengas una respuesta en torno a la colaboración o, peor aún, a la productividad, cuando la gente ha pasado los últimos dos años demostrando que puede ser productiva trabajando desde casa”.

Para Dave Murphy, que trabaja en la gestión de TI en Sacramento, California, no tiene sentido obligar a la gente a ir a una oficina, sobre todo si trabajan con colegas de otras ubicaciones geográficas.

PUBLICIDAD

“La dirección está en otra ciudad, así que siempre será una llamada de Zoom con mi jefe”, dice este hombre de 48 años. “Intentas hablar y tienes a cinco o seis personas a tu alrededor también hablando. Es una experiencia horrible”.

La razón que esgrime su empleador, que los empleados trabajan mejor cuando están juntos en una oficina, le suena a hueco.

“Hay un vacío en esa conversación porque la colaboración no es la razón”, dijo Murphy. “En la oficina, estamos bastante concentrados en nuestro trabajo. No es como si cinco de nosotros nos reuniéramos alrededor de una computadora y resolviéramos algún problema”.

PUBLICIDAD

Para que una estrategia híbrida funcione bien, las empresas tienen que ser conscientes de cómo y por qué la gente vuelve al trabajo en persona, dijo Lauren Mason, consultora senior para el negocio de la carrera en Mercer, una empresa de consultoría de gestión. En este momento, muchas empresas están pasando por alto este aspecto en la prisa por reabrir las oficinas.

“Cuando la gente vuelve y sigue centrada en las videollamadas, se crea aún más frustración y resentimiento por tener que volver a las oficinas”, dijo.

PUBLICIDAD

Ventajas del zoom

Sin embargo, a pesar de todo lo que odian las videollamadas, también hay algunas ventajas en comparación con las reuniones en persona.

Es más fácil consultar los documentos o las notas en una pantalla durante la llamada. La función de compartir la pantalla significa que no hay necesidad de imprimir páginas. Y para los que no están tan interesados en la reunión, es conveniente hacer varias cosas a la vez.

Jonathan Richardson, abogado de Ottawa, suele hacer reuniones con Zoom con sus clientes para que no tengan que desplazarse a su despacho del centro. Así, no tienen que ausentarse del trabajo ni pagar el estacionamiento.

PUBLICIDAD

Su oficina solo tiene 11 empleados y se les permite trabajar desde casa cuando quieran. Muchos acuden a la oficina, pero no todos al mismo tiempo, lo que significa que su reunión semanal de los martes es siempre una llamada de Zoom.

“Hay ciertas tareas que son mucho más fáciles de hacer en persona, pero gran parte de lo que hacemos se puede hacer por Zoom”, dice.

La lucha de las empresas consiste ahora en averiguar cuál es la mejor manera de seguir utilizando la tecnología de la época de la pandemia que ha facilitado algunos aspectos del trabajo, al tiempo que fomenta las interacciones en la vida real.

PUBLICIDAD

“Todos están todavía averiguando”, dijo Mason. “Al igual que hace dos años nos vimos obligados a realizar este trabajo a distancia, ahora estamos teniendo los mismos retos para pasar al híbrido. Va a ser un periodo de adaptación”.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD