Actualidad

¿Y si la desglobalización es buena para los mercados emergentes?

Para los países emergentes con los recursos naturales y las instituciones adecuadas, esto significaría una oportunidad para acelerar el ascenso en la escala de ingresos

Una perforadora opera en un salar para acceder al litio en el proyecto minero 3Q de Liex, cerca de Fiambalá, provincia de Catamarca, Argentina.
Por Alex Isakov y Adriana Dupita
17 de noviembre, 2022 | 08:39 PM

Lea esta historia en

Inglés

Bloomberg — Hay cuatro tendencias que marcarán el mundo en las próximas décadas: las diferencias en los costes de la energía, el aumento de los salarios en China, la deslocalización de las cadenas de suministro y el trabajo a distancia. Para los países emergentes con los recursos naturales y las instituciones adecuadas, esto significa una oportunidad para acelerar el ascenso en la escala de ingresos. Entre los posibles beneficiarios se encuentran Argentina, Colombia y México, así como Malasia y Filipinas.

¿Por qué estos países? Combinan la mayoría de los ingredientes del éxito: acceso a energía barata, mano de obra abundante, libre comercio con gran parte de la economía mundial y la capacidad de atraer talento.

Por el contrario, Nigeria, Rusia y Sri Lanka son los países peor posicionados de los 22 que analizamos. Tendrían que integrarse más profundamente en la economía mundial y mejorar sus marcos institucionales para beneficiarse del cambio de la globalización.

PUBLICIDAD

Los errores de política pueden desperdiciar el potencial de un país. La buena posición de Argentina puede no compensar el desincentivo que suponen para los trabajadores y las empresas extranjeras los estrictos controles de capital. La ventaja de Colombia está en riesgo si el reciente cambio político hace tambalear sus acuerdos comerciales.

La crisis energética puede impulsar la deslocalización

El acceso a las materias primas de bajo coste desempeña un papel importante a la hora de determinar la distribución geográfica de la industria. Normalmente, estos precios relativos se mantienen estables, lo que permite a las empresas especializarse en determinados países. Pero, de vez en cuando, la economía mundial experimenta cambios drásticos con el potencial de impulsar una deslocalización significativa.

Un ejemplo histórico es el negocio de los fertilizantes en Japón. El país exportaba entre el 60% y el 80% de sus fertilizantes nitrogenados en la década de 1960. Pero después de que la crisis del petróleo de los años 70 hiciera inviable la fabricación de fertilizantes orientada a la exportación, las empresas japonesas se adaptaron trasladando la producción a los mercados emergentes para aprovechar su ventaja en los costes de las materias primas.

PUBLICIDAD

La actual crisis energética puede impulsar una estrategia de deslocalización similar en los próximos años. En Europa, en particular, donde la energía va a seguir siendo cara, hay un fuerte incentivo para que las empresas busquen en otros lugares. En el mercado a plazo del gas natural, los precios de aquí a tres años serán cinco veces superiores a los que había antes de la invasión rusa de Ucrania.

Choques de globalización: Ganadores y perdedoresdfd

Una forma de calibrar cómo se ven afectados los países por la crisis energética es el impacto del cambio de los precios relativos de las materias primas en sus precios de exportación e importación. Utilizamos estimaciones de los cambios en la relación de intercambio, compiladas por el Fondo Monetario Internacional. Los datos confirman que los países exportadores de energía -Nigeria, Rusia y Arabia Saudí- tienen una ventaja natural. Pero algunos países que no son exportadores netos de energía podrían beneficiarse de la tendencia a la deslocalización. Las industrias de alto consumo energético de Alemania, por ejemplo, podrían trasladar parte de su producción a un país en el que el impacto del aumento de los costes energéticos sea menor que en su país.

Los trabajadores también importan. Las diferencias demográficas a lo largo del tiempo y entre los mercados emergentes tienen un efecto significativo en los costes laborales. China es un ejemplo sorprendente. Tras años de presumir de mano de obra barata como ventaja competitiva clave, el país se enfrenta ahora a una demografía desfavorable que ya está provocando un aumento significativo de los salarios.

Para calibrar las perspectivas de los costes laborales, nos centramos en la proporción de la población en edad de trabajar, entre 25 y 64 años. Los países en los que se espera que esta proporción disminuya en los próximos 10 años probablemente se enfrentarán a presiones salariales a medida que su mano de obra se reduzca. Es el caso de China, Polonia, Rusia y Tailandia. Otros países que todavía disfrutan de dividendos demográficos -India, México y Pakistán- tienen más probabilidades de ver un impulso que un lastre a medida que cambian las diferencias de costes laborales.

Política de deslocalización

Los gobiernos y las empresas pueden sacrificar la eficiencia económica si ello contribuye a reducir su vulnerabilidad a las guerras, las sanciones y las interrupciones de la cadena de suministro. Esto ha llevado a las administraciones de los países avanzados a apoyar cada vez más los esfuerzos para deslocalizar, o al menos deslocalizar, la fabricación. Los países que forman parte de grandes bloques comerciales, que limitan con los principales mercados y que evitan los conflictos comerciales son los mejores candidatos para el nearshoring.

México, Perú, Polonia, Turquía y Vietnam destacan como mercados emergentes con el mejor acceso potencial a los mercados exteriores a través de acuerdos comerciales. El relativo aislamiento de Nigeria, Rusia y Sudáfrica dificulta su participación en las redes de producción mundiales.

PUBLICIDAD

Una última fuerza en juego es el potencial de los inmigrantes altamente cualificados para impulsar el crecimiento de los mercados emergentes. La ralentización del crecimiento en las economías avanzadas y la realidad del trabajo desde cualquier lugar podrían animar a los trabajadores a trasladarse a los mercados emergentes, en las condiciones adecuadas. Una “ganancia de cerebros” proporcionaría un bienvenido impulso a la productividad y permitiría al país de destino obtener los beneficios de la ventaja en el coste de los insumos y el potencial de la deslocalización.

El Índice de Competitividad del Talento Global ofrece información sobre la capacidad de los países para desarrollar, atraer y retener a los trabajadores. Chile, China, Polonia y Arabia Saudí destacan como los más atractivos para los extranjeros, aunque en el caso de China, el Covid Zero probablemente haya cambiado el panorama. Nigeria, Pakistán y Sri Lanka obtienen peores resultados que sus principales pares de los mercados emergentes.

PUBLICIDAD