Colombia

Salario mínimo 2023: Exministros de Hacienda dicen de cuánto debe ser su aumento

Las discusiones para decidir el porcentaje de incremento arrancarán el 30 de noviembre y la premisa del Gobierno es llegar a un acuerdo y no fijarlo por decreto

Peso colombiano - billetes colombianos
24 de noviembre, 2022 | 01:00 AM

Bogotá — En exactamente seis días arrancará la discusión del salario mínimo, a la que llegarán sindicatos en representación de los trabajadores, gremios alzando la voz por los empresarios y el Gobierno Nacional. El debate se calienta por el temor que hay por un aumento excesivo en el porcentaje, no solo por lo que desde campaña ha dicho el presidente Gustavo Petro, sino por las voces de economistas que ya han alertado lo que ello podría generar en el mercado.

Síguenos en las redes sociales de Bloomberg Línea Colombia: Twitter, Facebook e Instagram

Lo cierto hasta el momento es que la premisa con la que arrancará el Ministerio del Trabajo es lograr un consenso. “El objetivo es acordar porque siempre será mejor eso que una decisión unilateral”, le dijo a Bloomberg Línea el viceministro de Relaciones Laborales e Inspección, Edwin Palma.

PUBLICIDAD

Recientemente la codirectora del Banco de la República, Bibiana Taboada, le dijo a este medio que “un aumento que exceda considerablemente la inflación puede generar presiones inflacionarias adicionales para el próximo año, tanto por el efecto directo a través del aumento de la capacidad de compra, como por el efecto indirecto en una economía que está altamente indexada. Esta situación no solo complicaría la convergencia de la inflación a su meta, sino que llevaría a la rápida pérdida de valor de los salarios en términos reales”.

En medio de este panorama, Bloomberg Línea consultó a tres exministros de Hacienda, quienes coinciden en un aumento moderado del salario mínimo. Veamos.

José Manuel Restrepo, quien hace más de tres meses se retiró de este Ministerio, señaló que “por principio general debe reconocerse la pérdida de poder adquisitivo y eso significaría la inflación que se generaría al cierre de 2022. Eso pues no sabemos cuánto va a ser, pero puede ser del orden de 12,5%, y a eso hay que agregarle el componente de productividad. Debe ser lo más apegado al IPC más ese último valor. No más allá por el riesgo que en este momento traería en un escenario convulso de inflación acelerada en el mundo y en Colombia y por el temor de aumento de precios en la economía”.

PUBLICIDAD

A lo que concluyó que la cifra de incremento debe estar entre 13% y 14%.

Y con ello sintonizó el exministro Juan Camilo Restrepo, quien explicó que debe tenerse en cuenta la inflación causada, es decir con la que se cierra este año, y la productividad. “Un salario muy alto puede exacerbar los costos, por lo que debería estar entre 13% y 14%”.

Según proyecciones el dato de productividad que revelará el Dane en los próximos días estará por el orden de 1% ó 1,5%.

Por su parte, el también exjefe de la cartera de economía y quien también fue presidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry, manifestó que “el incremento debe ser de 14% porque la inflación va en 12,22% más la productividad. El palo no está para cucharas, ya le pusieron impuestos a las empresas, ahora no le pueden subir excesivamente también los salarios a sus trabajadores”.

Recordemos que la economista y presidenta del Consejo Privado de Competitividad, Ana Fernanda Maiguashca, lanzó una propuesta en este portal, “creemos que en la mesa de concertación del salario mínimo tiene que haber una opinión que posiblemente tenga que venir de representantes de la academia o de tanques de pensamiento y que represente la voz de los desempleados y de los trabajadores informales. Cuando se sienta esa mesa están el Gobierno, las empresas y los empleados, pero ¿dónde están los desempleados y los informales? Que cada vez que se eleva el salario mínimo enfrentan peores condiciones de contratación formal. Tenemos que dar el primer paso para que alguien defienda al más pobre de los pobres”.

A lo que agregó que es el momento de pensar en un salario mínimo rural, debido a que las condiciones en las que se trabaja en el campo son radicalmente distintas a las urbanas, empezando por las modalidades de producción y los salarios que no se reciben cada fin de mes. Por lo que insistió que hay que reunir a gremios y voces expertas en el sector y empezar este debate.

PUBLICIDAD