Actualidad

¿Quieres una semana laboral de cuatro días? Enséñale esta investigación a tu jefe

Los ingresos aumentaron un 8% en las empresas del estudio, con efectos positivos en la productividad, el bienestar de los empleados y las emisiones de carbono

Bloomberg Línea
Por Arianne Cohen
03 de diciembre, 2022 | 05:33 PM

Bloomberg — La primera investigación a gran escala sobre una semana laboral de cuatro días ha llegado a un sorprendente final: Ninguna de las 33 empresas participantes está volviendo a un horario estándar de cinco días.

De acuerdo con datos publicados esta semana, las organizaciones participantes registraron un aumento de los ingresos y de la productividad de los empleados, así como un descenso del absentismo y de la rotación de personal. Los trabajadores con un horario de cuatro días también eran más proclives a trabajar desde la oficina que desde casa.

“Esto es importante porque el fin de semana de dos días no está siendo suficiente para la gente”, dijo la investigadora principal, Juliet Schor, economista y socióloga del Boston College que colaboró con sus homólogos del University College de Dublín y la Universidad de Cambridge. “En muchos países tenemos una semana laboral consagrada en 1938, y no se ajusta a la vida contemporánea. Para el bienestar de las personas que tienen trabajo, es fundamental que abordemos la estructura de la semana laboral”.

PUBLICIDAD

El estudio es el primero de una serie de proyectos piloto coordinados por el grupo neozelandés sin ánimo de lucro 4 Day Week Global y en el que participan decenas de empresas en proyectos de seis meses de duración. El mes pasado se inició un ensayo en EE.UU. y Canadá, y en febrero comienza un piloto con organizaciones mayoritariamente europeas y sudafricanas. Con cada iteración, los investigadores ajustarán su recogida de datos, incluyendo el seguimiento a largo plazo de cómo les va a las organizaciones con horarios más ligeros. 4 Day Week Global no financia la investigación.

Los datos iniciales se recopilaron en empresas y organizaciones de EE.UU., Irlanda y Australia, y se realizó un seguimiento de 969 empleados durante un periodo de 10 meses en el que redujeron sus semanas de trabajo en una media de seis horas sin cambios en la remuneración. Se trata de empresas que van desde una cadena de restaurantes del suroeste de EE.UU. hasta un constructor de vehículos recreativos con sede en Ohio, pasando por una organización sin ánimo de lucro dedicada al clima en Dublín.

Docenas de indicadores, desde la productividad hasta el bienestar y la fatiga, mejoraron cuando las empresas hicieron la transición. Los resultados llegan en un momento en que las empresas y sus empleados están luchando por recuperarse de la pandemia, con altos índices de agotamiento, estrés y fatiga.

PUBLICIDAD

Las medidas de rendimiento de la organización fueron sólidas. Los ingresos aumentaron un 8% durante el ensayo y un 38% con respecto al año anterior, lo que indica un crecimiento saludable durante la transición. Aunque es difícil medir la productividad en varias empresas, las organizaciones calificaron el impacto de los horarios de cuatro días como positivo, con una media de 7,5 en una escala de 10 puntos. El absentismo laboral se redujo de 0,6 días al mes a 0,4, mientras que las dimisiones disminuyeron marginalmente y las nuevas contrataciones aumentaron ligeramente. Las empresas calificaron la experiencia general con un 9 sobre 10.

“Los beneficios son significativos y superan los esfuerzos marginales que supone emprender este cambio”

“Definitivamente vimos niveles de compromiso mucho más altos entre el personal -más altos de lo que nunca habíamos registrado”, dijo Jon Leland, director de estrategia de la empresa de crowdfunding Kickstarter, que terminó su piloto en septiembre y adoptó permanentemente un horario de cuatro días para sus cerca de 100 empleados. “También hemos tenido una retención mucho mayor, así como una contratación más rápida y fácil, que son probablemente los tres factores más impactantes en nuestra productividad general”.

Leland dijo que los empleados de Kickstarter están más comprometidos a permanecer a largo plazo con el nuevo horario, y que como ejecutivo que necesita trabajar más de cuatro días, personalmente ha encontrado mucho más fácil exprimir algunas tareas relacionadas con la oficina durante el descanso de tres días.

“Los beneficios son significativos y compensan los esfuerzos marginales que supone emprender este cambio”, afirma.

No todo el mundo cree que una semana laboral de cuatro días sea deseable o factible, y algunos se preguntan si los empresarios que ofrecen horarios de cuatro días o su primo, el tiempo libre remunerado ilimitado, quieren realmente que sus empleados estén desconectados.

PUBLICIDAD

“Si las empresas están realmente comprometidas con esto, lo demostrarían apagando el acceso a la red en los días que no están programados para trabajar, y pidiendo a la gente que deje sus portátiles en la oficina”, dijo David Lewis, director ejecutivo de la consultora de recursos humanos OperationsInc. “Pero no veo que las empresas lo hagan”.

Uno de los puntos débiles del estudio es que todas las organizaciones participantes optaron por ello, lo que significa que la dirección ya estaba inclinada hacia las semanas de cuatro días. Pero los empleados (que no necesariamente optaron por ello) se convencieron. El 97% quería seguir con los horarios de cuatro días, y los trabajadores declararon menos estrés laboral, agotamiento, ansiedad y fatiga, además de menos problemas de sueño.

El ejercicio aumentó en 24 minutos a la semana, lo que sitúa a los trabajadores en línea con los objetivos de ejercicio recomendados por la Organización Mundial de la Salud. Los empleados también declararon menos conflictos entre el trabajo y la familia, y menos casos de llegar a casa del trabajo demasiado cansados para hacer las tareas domésticas necesarias. Cabe destacar que el tiempo libre extra no se utilizó para un empleo secundario, sino para aficiones, tareas domésticas y cuidado personal.

PUBLICIDAD

Las empresas del estudio también se inclinaron por las más pequeñas (de menos de 10 a más de 400 empleados) con una población de trabajadores bastante joven. Sin embargo, los investigadores afirman que están en conversaciones con empresas más grandes y conocidas, con entre 1.000 y 35.000 empleados, para realizar un estudio piloto en 2023, que también permitirá crear grupos de control dentro de las empresas. Las organizaciones participantes abarcaron la tecnología (36%), los servicios profesionales (27%) y las organizaciones sin ánimo de lucro (9%), y el resto se repartió entre las artes, la industria manufacturera, la construcción, la educación, la alimentación, la atención sanitaria y el comercio minorista. La mayoría de los empleados tenían su sede en Estados Unidos, Irlanda y Australia, y un pequeño número en el Reino Unido, Nueva Zelanda y Canadá.

Lo más importante es que los empleados no informaron de un aumento de la intensidad de su trabajo. Un programa de planificación previa de dos meses incluyó talleres sobre la reducción de las horas de trabajo mediante la eliminación del trabajo innecesario, ineficiente y duplicado, en lugar de trabajar a marchas forzadas. La mayoría de las empresas adoptaron horarios de cuatro días, aunque un pequeño porcentaje optó por horarios más cortos de cinco días.

PUBLICIDAD

La investigación también sugiere que las semanas de cuatro días podrían reportar dividendos para el medio ambiente.

“Hay buenas razones para creer que la reducción del tiempo de trabajo será un viento de cola en la lucha por reducir las emisiones de carbono”, dijo Schor. Los investigadores no intentaron hacer un recuento exhaustivo del medio ambiente, pero los empleados se desplazaron una hora menos a la semana de media y los desplazamientos en coche se redujeron un 4%. Estudios anteriores han demostrado la correlación entre las horas de trabajo y las emisiones.

Una nota baja se produjo en torno al género: El estudio no encontró cambios en el equilibrio de las tareas domésticas, lo que significa que cuando los hombres tenían un día libre, no hacían más tareas domésticas, aunque ayudaban un poco más en el cuidado de los niños.

PUBLICIDAD

Después de las pruebas, los trabajadores dijeron que querrían que los aumentos volvieran al statu quo. El 42% dijo que necesitaría al menos un aumento salarial de entre el 26% y el 50%, el 13% dijo que necesitaría más del 50% y el 13% dijo que ninguna cantidad de dinero podría hacer que volvieran a tener una semana de 40 horas. Como escribió un empleado en una encuesta: “La semana laboral de 4 días equivale a un aumento salarial del ~25% en mi opinión”.

“Estamos deseando ver lo que las empresas han aprendido dentro de un año”, dijo Charlotte Lockhart, cofundadora y directora general de 4 Day Week Global. “Por muy maravillosos que sean estos resultados, es sólo un piloto, y lo que buscamos es el modelo sostenible a largo plazo”.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD