Multimillonario apuesta por avión ultrarrápido para unir NYC y Londres en 90 minutos

El cofundador de AOL, Steve Case, está invirtiendo en una aeronave hipersónica de Hermeus, con sede en Atlanta

Hermeus
Por Shelly Hagan
16 de septiembre, 2023 | 10:28 AM

Bloomberg — A Steve Case le entusiasma la velocidad.

Específicamente, está enfocado en una aeronave Mach 5, que será capaz de llegar de Nueva York a Londres en 90 minutos, aproximadamente el doble de rápido que el Concorde y cinco veces más rápido que los vuelos transatlánticos actuales.

Pero lo que realmente emociona a Case, el cofundador de AOL, es que Hermeus, la aeronave hipersónica que respalda, fue fundada por un graduado de Georgia Tech y tiene su sede en Atlanta, no en Nueva York o Silicon Valley.

VER +
Starship, de Space X, despega, pero explota al no lograr una separación del cohete

“Lo que están haciendo es una locura”, dijo Case el jueves durante un evento en Pegasus Park, un campus en Dallas para empresas de biotecnología. La empresa está aprovechando el conocimiento y las habilidades de Georgia Tech y el hecho de que Atlanta es un centro de la industria aeroespacial, dijo. “Hay una razón para estar allí en lugar de hace 10 años, cuando probablemente esos graduados habrían sentido que tenían que ir a California u otro lugar para comenzar la empresa”.

PUBLICIDAD

Hermeus es solo una pieza de un argumento más amplio que Case ha estado haciendo durante años. Ahora dirige la firma de inversión Revolution, invirtiendo en lugares fuera de los centros tradicionales de inversión de riesgo. Es un movimiento que parecía contraproducente cuando todo el dinero se encontraba en Silicon Valley en la última década, pero que ahora parece más acertado después de que la pandemia de Covid-19 remodelara dónde las personas viven, trabajan y recaudan dinero en Estados Unidos.

Será un punto de inflexión importante en el que hubo una aceleración de las startups en estas ciudades del ‘Auge del Resto’”, dijo Case en una entrevista, refiriéndose a su libro de 2022 y también al nombre de su fondo en Revolution.

Case fundó Revolution, con sede en Washington DC, en 2005, unos años después de dejar el cargo de CEO de AOL, el gigante de los medios que construyó antes de fusionar la empresa en una movida muy criticada con Time Warner.

PUBLICIDAD

Durante la última década, Case ha estado fortaleciendo Revolution y argumentando la inyección de dinero fuera de los centros tradicionales de capital de riesgo, realizando más de 200 inversiones en todo Estados Unidos.

Estas incluyen a Carbon Robotics, una empresa con sede en Seattle que utiliza inteligencia artificial para ayudar a los agricultores a controlar las malas hierbas; está Meati Foods de Boulder, Colorado, mientras que en Dallas, Revolution respaldó Arcade, una plataforma para aumentar la productividad de los equipos de ventas, y Gig Wage.

El área de la bahía de San Francisco, la ciudad de Nueva York y Boston siguen siendo dominantes en el capital de riesgo. Según Dealroom, las tres áreas representaron aproximadamente la mitad de la inversión total de capital de riesgo en 2022. Pero Texas, que hace unos 10 años recibía solo el 2% de toda la financiación de capital de riesgo a nivel nacional, ahora está en un 4%, según Case, citando el impacto de la pandemia.

El cinturón solar ha sido agresivo en atraer a grandes corporaciones, ofreciendo con frecuencia un espacio abundante, costos de vida más bajos y cero impuestos sobre la renta. Tesla Inc. trasladó su sede de Palo Alto a Austin en 2021, la empresa de software Anaplan Inc. anunció el miércoles que tras 10 años en San Francisco trasladará su sede a Miami, y Oracle Corp. trasladó su sede de Redwood City a Austin en 2020.

Si bien ha habido un frenesí de titulares en torno a importantes movimientos corporativos, la escena de startups ha sido menos reconocida en lugares como Dallas. Case dijo que las empresas establecidas deberán asociarse con startups para crear la futura economía digital.

A menudo vemos en las ciudades que hay una especie de división, donde las startups están aquí, las grandes empresas están allí y no sucede mucho en el medio”, dijo. “Es una oportunidad perdida”.

Lea más en Bloomberg.com