Guerra, dinero, petróleo y la configuración de la gigantesca venta de acciones de Aramco

Mientras el jefe de la mayor petrolera del mundo volaba por el mundo a principios de junio para suscitar el interés de los inversores en una de las mayores ventas de acciones de los últimos años, pudo respirar aliviado

Este relato de la venta de acciones, del que Bloomberg News informó por primera vez en enero, se basa en entrevistas con docenas de personas directamente implicadas en la oferta.
Por Matthew Martin - Dinesh Nair - Julia Fioretti - Archana Narayanan
16 de junio, 2024 | 03:00 AM
Últimas cotizaciones

Bloomberg — Cinco años después de que la salida a bolsa de Aramco, por valor de 29.400 millones de dólares, se viera empañada por rabietas y giros en falso que la hicieron depender casi por completo de los inversores locales, Amin Nasser y una camarilla de los mejores banqueros de Wall Street habían logrado por fin el acuerdo internacional que el príncipe heredero Mohammed bin Salman siempre quiso.

Ver más: Venta de acciones de Aramco es una de las mayores del mundo desde su propia OPI

Una gran parte de la venta de acciones por valor de US$11.200 millones de este mes se asignó a inversores extranjeros, lo que llevó a una persona implicada en el proceso a describirla como la operación que se suponía que debía ser la OPV. Su éxito podría crear una plantilla para futuras ventas de Aramco, que ahora parecen probables ya que el príncipe heredero -conocido como MBS- busca efectivo para ayudar a financiar su proyecto de transformación económica Visión 2030, de varios billones de dólares.

“Estamos asistiendo a un intento de ‘todo lo anterior’ para conseguir capital de inversión para los gigaproyectos de Visión 2030″, afirmó Jim Krane, investigador del Instituto Baker de Políticas Públicas de la Universidad Rice de Houston. “Como los esperados flujos de IED no se han materializado del todo, el gobierno saudí ha recurrido a su probado respaldo: Aramco”.

PUBLICIDAD

Este relato de la venta de acciones, del que Bloomberg News informó por primera vez en enero, se basa en entrevistas con docenas de personas directamente implicadas en la oferta, que pidieron no ser identificadas al hablar de reuniones y conversaciones privadas. Los representantes de Aramco y del gobierno saudí no respondieron a las solicitudes de comentarios.

A dos años vista

En 2019, la oferta pública inicial de Aramco estuvo marcada por amargos enfrentamientos entre los bancos de inversión y los funcionarios saudíes, enfadados porque la OPV alcanzó finalmente una valoración de US$1,7 billones, muy inferior a los US$2 billones que esperaban en aquel momento.

La venta de acciones de este año ha transcurrido de forma mucho más tranquila. En realidad, la oferta llevaba años gestándose y los banqueros pudieron trabajar juntos de forma más cohesionada, lo que permitió que el acuerdo avanzara en los últimos meses incluso mientras la guerra se extendía por Oriente Próximo, haciendo que el precio del petróleo oscilara en respuesta.

PUBLICIDAD
Mayor venta de acciones desde la OPI de Aramco

"El mayor interés de los inversores extranjeros es testimonio del éxito que ha tenido Arabia Saudí hasta ahora en mantener la guerra en Gaza y sus repercusiones regionales a distancia", afirmó Torbjorn Soltvedt, director asociado de riesgo político de la consultora Verisk Maplecroft.

Poco después de que finalizara el proceso de salida a bolsa, Nasser puso a los equipos internos a preparar una venta secundaria sabiendo que era probable que el reino quisiera vender aún más su participación en Aramco. Quería que Aramco estuviera preparada para vender más acciones cuando el gobierno lo pidiera.

Hace unos dos años, los asesores más cercanos de MBS -incluido el presidente de Aramco, Yasir Al Rumayyan- empezaron a celebrar reuniones secretas con banqueros, inversores y asesores para calibrar cuándo podrían vender más del gigante petrolero, considerado desde hace tiempo una de las joyas de la corona del reino.

El Ministerio de Finanzas había estado haciendo cuentas sobre cuánto costaría llevar a cabo la visión de MBS. Mientras ponderaba las perspectivas de los precios del petróleo, las estimaciones de ingresos del gobierno y cuánto podría pedir prestado manteniendo su calificación crediticia, preveía un déficit de financiación por delante.

Arabia Saudí acumula déficit presupuestario al caer la producción de petróleo

La inversión extranjera directa había ido repuntando, pero aún no estaba ni de lejos donde Arabia Saudí la necesitaba. La venta de otra participación en Aramco ofrecía una buena forma de ayudar al gobierno a ingresar más efectivo.

La venta es lo suficientemente pequeña como para que los opositores nacionales no se molesten demasiado, y atrae a compradores extranjeros para tantear el terreno en el reino”, dijo Krane, de la Universidad Rice. “Si las acciones de Aramco rinden como se dice, quién sabe, quizá algunos de esos compradores se conviertan en futuros inversores extranjeros”.

La invasión rusa de Ucrania también ha hecho que los precios del petróleo se disparen a su nivel más alto en años. Eso ha dejado a Aramco con miles de millones de dólares en efectivo que podría utilizar para aumentar el pago de dividendos. Como mayor accionista, eso ayudaría al Estado saudí. Aumentar la rentabilidad de los dividendos también solucionaría una de las principales quejas de los inversores extranjeros.

PUBLICIDAD

Al final, los bancos propusieron al comité gubernamental varias opciones, entre ellas que el fondo soberano, que también dirige Al Rumayyan, vendiera parte de su participación en Aramco. Otra propuesta era una venta directa a otros inversores. Al final, un comité del que formaban parte Al Rumayyan, el ministro de Finanzas, Mohammed Al Jadaan, y el ministro de Economía y Planificación, Faisal Al Ibrahim, se decantó por que el gobierno redujera su participación.

A finales del año pasado, el comité había dado luz verde al acuerdo. Ahora, sólo era cuestión de tiempo.

Traer de vuelta a los banqueros

Uno de los primeros pasos fue traer de vuelta como asesores al legendario “rainmaker” Michael Klein y a los banqueros de Moelis & Co. Ambas firmas habían conseguido mantener sus relaciones con el gobierno saudí tras trabajar en la OPV de Aramco. (El fracaso de ese acuerdo para alcanzar la valoración de US$2 billones había quemado las relaciones de Arabia Saudí con varias otras instituciones de Wall Street).

Michael Klein

Más tarde contrataron a una serie de bancos, entre ellos Citigroup Inc. (C), Goldman Sachs Group Inc. (GS) y HSBC Holdings Plc. (HSBC). A esas firmas se unieron finalmente Bank of America Corp. (BAC), JPMorgan Chase & Co. (JPM) y Morgan Stanley (MS).

PUBLICIDAD

A diferencia de lo que ocurrió durante el proceso de salida a bolsa, las acciones de Aramco ya cotizaban, lo que significaba que había visibilidad diaria de cómo valoraban los inversores la empresa. Como resultado, las tensiones fueron notablemente menores. Sin el telón de fondo de intentar conciliar las expectativas de unos propietarios volubles y unos inversores recelosos, los banqueros trabajaron mejor juntos.

Aun así, fue difícil encontrar el momento adecuado para la operación: Se planeó un posible lanzamiento en febrero que luego se abandonó por la preocupación que suscitaban las tensiones políticas en Oriente Próximo. Se consideró una venta en abril, pero luego se abandonó después de que los ataques aéreos iraníes contra Israel volvieran a aumentar las tensiones.

PUBLICIDAD

Los mercados parecían dejar de lado cada instancia de tensión geopolítica. En lugar de dispararse por la amenaza de un conflicto cada vez mayor en la región, el precio del petróleo rara vez superaba los US$90 el barril. Los inversores, al parecer, estaban más preocupados por la debilidad de la demanda que por las interrupciones del suministro.

El gobierno dijo a Aramco que cerrara el acuerdo antes de la segunda quincena de junio. Para entonces, se temía que los inversores ya hubieran hecho la mayor parte de sus asignaciones para el año y que el espectro de las elecciones presidenciales estadounidenses causara agitación en los mercados.

Ver más: Fondos extranjeros recibirían cerca del 60% de la oferta de Saudi Aramco

PUBLICIDAD

A última hora de la tarde del 30 de mayo, mientras los banqueros de Riad se relajaban en medio del calor cada vez más sofocante del desierto, los teléfonos empezaron a sonar. Aramco había lanzado formalmente la venta de acciones hacía apenas unas horas. La empresa ya contaba con un nutrido grupo de bancos, pero ahora estaba extendiendo más la red.

Esas llamadas venían con un mensaje: Han sido contratados como bookrunner. Aramco ya se había asegurado suficiente demanda para cubrir la operación, pero el gigante petrolero no quería dejar piedra sobre piedra. A estos banqueros se les dijo que se prepararan para unirse a una llamada inicial en cuestión de minutos.

Con ello, se añadieron firmas como BOC International, BNP Paribas SA, China International Capital Corp. y EFG Hermes. SNB Capital fue nombrado gestor principal, y un puñado de otros bancos locales también entraron en la lista final.

La cuestión de los US$124.000 millones

Nasser y los bancos que trabajaban en la venta no tardaron en salir a la carretera, hablando con más de 100 inversores en el periodo previo al lanzamiento oficial de la operación el 2 de junio. La gira les llevó muy lejos, hablando con fondos soberanos regionales y con los mayores gestores de fondos de EE.UU., Europa y Asia por igual.

PUBLICIDAD

Al final, el precio de la operación se situó en la mitad inferior de la horquilla propuesta y alrededor de un 15% por debajo del precio de salida a bolsa de Aramco, sin tener en cuenta las acciones gratuitas que la empresa ha emitido a lo largo de los años. La capitalización bursátil de Aramco sigue estando muy lejos de los US$2 billones que codicia MBS.

Muchos de los fondos extranjeros que compraron en esta ocasión eran inversores pasivos que buscaban aumentar sus participaciones con descuento; también sigue habiendo cierta preocupación entre algunos inversores activos que piensan que la empresa sigue estando sobrevalorada y que el rendimiento es poco atractivo.

Al final, sin embargo, los US$11.200 millones que la megaoferta de acciones recaudó para Riad la convirtieron en la mayor operación de este tipo a nivel mundial en unos tres años y proporcionó a MBS un montón de potencia de fuego fresca para sus planes de transformar la economía saudí.

Mohammed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudita, llega al Palacio del Elíseo en París, Francia,

Un argumento de venta clave fue el dividendo de US$124.000 millones de Aramco, el mayor del mundo. La empresa ha incrementado su pago de forma constante desde su salida a bolsa y la acción ofrece ahora una rentabilidad de alrededor del 6,6%.

Combinado con la oportunidad de comprar con un descuento de aproximadamente el 6%, muchos inversores que se quedaron fuera de la OPV decidieron lanzarse esta vez. Unos 125 nuevos inversores compraron acciones en la oferta de este mes.

En total, la operación atrajo unos US$65.000 millones en pedidos y casi el 60% de las acciones fueron a parar a inversores extranjeros. Eso está muy lejos del 23% asignado a los inversores extranjeros en la OPV de 2019, lo que da a MBS la venta internacional que quería desde el principio.

La demanda extranjera ha sido el aspecto más interesante de la venta de acciones, según David Rundell, antiguo diplomático estadounidense con décadas de experiencia en Oriente Próximo.

“Es un voto de confianza para MBS”, afirmó.

--Con la colaboración de Anthony Di Paola, Abeer Abu Omar y Nicolas Parasie.

Lea más en Bloomberg.com