Mundo

Construyó una fortuna de US$8,9 mil millones en Corea del Sur. Luego comenzaron las controversias

Coupang Inc. era considerada el modelo de un nuevo tipo de generación de riqueza en el país. Pero poco después de su exitosa salida a la bolsa el gigante del comercio electrónico se ha visto envuelto en distintas polémicas.

Bom Kim,  fundador de  Coupang, escucha durante la conferencia global del Instituto Milken en Beverly Hills, California, EE. UU., el martes 30 de abril, 2019. Fotógrafo: Kyle Grillot/Bloomberg
Por Yoojung Lee y Sohee Kim
21 de agosto, 2021 | 09:42 AM

Bloomberg — Bom Kim amasó una fortuna en Coupang Inc., la Amazon de Corea del Sur, que alcanzó los US$8,9 mil millones, y se convirtió en el modelo de un nuevo tipo de generación de riqueza en el país: riquezas hechas por cuenta propia y utilizando el mundo de la tecnología en lugar de las hordas dinásticas de conglomerados con décadas de antigüedad.

Se habló mucho sobre cómo la nueva generación de titanes era diferente: más dispuestos a retribuir a la sociedad y más considerados con los empleados. Coupang, por ejemplo, le prometió al personal y a los trabajadores de primera línea alrededor de US$90 millones en acciones como premio cuando comenzó a cotizar en Nueva York en marzo.

Eco-bolsas cargan comida fresca y se escanean con lasers mienstras viajan en la correa convertidora  en el centro de Coupang en Bucheon, Corea del Sur, el viernes 19 de febrero de 2021. Fotógrafo: SeongJoon Cho/Bloombergdfd

Pero pocos meses luego de su exitosa oferta pública inicial, el gigante del comercio electrónico está bajo presión por una serie de controversias, y algunos surcoreanos están reconsiderando su actitud hacia el multimillonario y su empresa.

PUBLICIDAD

Coupang enfrenta renovadas críticas de los sindicatos y los clientes sobre las condiciones de trabajo, y el detonante fue un incendio mortal en un centro logístico en junio. Los usuarios diarios de la aplicación de Coupang cayeron en más de 700.000 en un punto durante un boicot a la compañía luego del incendio, aunque Coupang dice que otros factores pueden explicar la disminución. Una declaración pública inoportuna, el mismo día del accidente, sobre la decisión de Kim de dimitir como jefe del negocio en Corea en mayo, fue ampliamente vista como un intento de eludir la responsabilidad, lo que se sumó a la indignación.

“Los emprendedores que se han hecho a sí mismos se están convirtiendo en parte de la clase privilegiada”, dijo Park Sangin, profesor de la Escuela de Posgrado en Administración Pública de la Universidad Nacional de Seúl. “Se están convirtiendo en un nuevo tipo de chaebol”, dijo, refiriéndose a los conglomerados controlados por familias del país.

En una respuesta enviada por correo electrónico a las consultas de Bloomberg News, Coupang dijo que se preocupa “profundamente por el bienestar de todos los empleados” y toma su “responsabilidad de proteger su salud y seguridad en serio”. También se esfuerza por lograr una mayor igualdad en el lugar de trabajo al otorgar “una enorme cantidad de equidad a los trabajadores, creando riqueza para todos” sus empleados y también en la sociedad en general al brindar apoyo a las pequeñas y medianas empresas, dijo. Sobre la renuncia de Kim del negocio coreano, dijo que el cambio se hizo público a través de un sitio web del gobierno antes del incendio, y que el momento del anuncio fue solo una coincidencia.

PUBLICIDAD

Los multimillonarios alrededor del mundo no son ajenos a las críticas dirigidas a su vasta riqueza. Jeff Bezos ha enfrentado una reacción violenta contra lo que los críticos llaman malas condiciones laborables en Amazon.com Inc. y por despedir a empleados que protestaron. Mark Zuckerburg de Facebook Inc. ha sido criticado por la influencia del gigante de las redes sociales en la política y la sociedad.

Pero la situación tiene más matices en Corea del Sur. Si bien los chaebol controlados por las familias del país siguen siendo impopulares, ya que se han visto envueltos en escándalos y casos de corrupción, existe la esperanza de que la nueva generación de emprendedores resulte ser diferente y esté más dispuesta a retribuir a la sociedad. Brian Kim, por ejemplo, el fundador del gigante de la mensajería móvil Kakao Corp. y ahora la persona más rica del país, se comprometió a regalar la mayor parte de su fortuna.

La pregunta para Coupang es si el incendio y el cambio de actitudes perjudicarán su negocio. La pérdida neta de la compañía se amplió en el segundo trimestre después de que gastara mucho en expansión y que el incendio dañara uno de sus principales centros logísticos. Sus acciones han caído un 9,3% desde que salió a bolsa. El índice S&P 500 ganó un 13% en el período. A menos que la empresa arregle su cultura interna, podría enfrentar otra crisis que afectaría sus acciones y sus resultados, dijo Suh Yonggu, profesora de marketing en la Universidad de Mujeres de Sookmyung.

Kim, de 42 años, nació en Seúl y se mudó a Estados Unidos cuando era niño. Luego obtuvo la nacionalidad estadounidense. Regresó a Corea del Sur y fundó Coupang en 2010 después de abandonar la Harvard Business School.

En la actualidad, Coupang es la aplicación de compras más utilizada en Corea del Sur y uno de los mayores empleadores del país. Sus ingresos casi se duplicaron el año pasado a US$12 mil millones debido a que la demanda de compras en línea aumentó durante la pandemia.

Con el respaldo de SoftBank Group Corp. de Masayoshi Son, Coupang recaudó US$4.6 mil millones en su OPI, a pesar de registrar pérdidas durante años. Subió en su primer día de operaciones. Si bien la riqueza de Kim ha caído desde su punto máximo, todavía tiene un valor de US$5.6 mil millones, según el Índice de multimillonarios de Bloomberg.

PUBLICIDAD

El 17 de junio se produjo el incendio. Fue en un centro de cumplimiento en Icheon, en las afueras de Seúl, en el cual falleció un bombero. Los informes de los medios locales, que se vincularon a imágenes de circuito cerrado, dijeron que el incendio parecía haber sido provocado por una falla eléctrica. Las imágenes también parecen mostrar que los rociadores no se activaron de inmediato.

La policía arrestó a los empleados de una empresa que administraba la seguridad eléctrica y contra incendios en el almacén por supuestamente apagar las alarmas contra incendios y retrasar la activación de los rociadores. El caso fue enviado a los fiscales después de que la investigación terminó a fines de julio, según un oficial de policía de la Agencia de Policía de Gyeonggi Nambu que pidió no ser identificado, citando la política de la agencia.

Coupang se disculpó con los afectados por el incendio y prometió brindar apoyo de por vida a la familia del bombero que murió. La compañía hizo una investigación exhaustiva y niega las acusaciones de que los guardias de seguridad desestimaron cualquier advertencia de incendio, dijo en su respuesta por correo electrónico a Bloomberg News.

PUBLICIDAD

El incidente provocó un boicot a los servicios de Coupang, y los usuarios diarios de la aplicación móvil de la compañía cayeron a aproximadamente 7,9 millones el 26 de junio, frente a los 8,6 millones del día del incendio, según datos de la firma de investigación de mercado surcoreana Mobile Index. Desde entonces, el número se ha recuperado. Coupang dijo en su llamada de ganancias la semana pasada que los clientes que realizaron compras en el segundo trimestre aumentaron un 26% con respecto al año anterior a 17 millones.

Coupang señaló que el uso de aplicaciones para otros minoristas y mercados en línea se redujo en los siete días posteriores al incendio, citando datos de Mobile Index. Dijo que el número de clientes y el uso de aplicaciones generalmente fluctúan de una semana a otra debido a varios factores, incluida la estacionalidad, los lanzamientos de productos y las iniciativas de marketing.

PUBLICIDAD

Hyeon-woo Lee, de 34 años, dejó de usar Coupang después del incendio. Inicialmente había sido un fanático porque pensaba que la empresa trataba a los trabajadores de manera más justa, dijo. Pero ahora Lee se pregunta si eso es cierto.

“Estaba contento con los servicios de Coupang”, dijo. “Pero si son desconsiderados con sus trabajadores cuando brindan dichos servicios, dudo que sea valioso utilizarlos”.

El incendio agravó las críticas de que la comodidad que ofrece Coupang, como la entrega garantizada al día siguiente, se realiza a costa de los trabajadores.

PUBLICIDAD

La compañía ha mantenido baja la carga de trabajo para los empleados de primera línea a pesar de que las horas de trabajo en la industria de la logística se han disparado, dijo en su respuesta. Su fuerza laboral de primera línea trabaja “bastante menos de 50 horas por semana en promedio en una industria donde 72 horas por semana es la norma”, dijo. Lo logró utilizando tecnología y su red nacional de más de 100 centros logísticos, y expandiendo significativamente la fuerza laboral, dijo.

Aún así, la mayoría de los almacenes no tienen aire acondicionado ni calefacción, por lo que los empleados que preparan los productos para el envío deben depender de algunos ventiladores y circuladores de aire, dijo Min Byeong-jo, quien trabaja en un centro de distribución de Coupang en las afueras de Seúl y dirige un sindicato de los trabajadores del almacén de la empresa. Los empleados no pueden llevar teléfonos al piso del lugar de trabajo, dijo.

“Sentimos que nos tratan como máquinas”, dijo Min, de 55 años. Para Coupang, “los productos son lo más importante”, dijo.

PUBLICIDAD

Coupang dijo en respuesta que se han instalado aires acondicionados y grandes ventiladores de acuerdo a la situación de cada espacio en sus centros de distribución. Dijo que la mayoría de sus instalaciones tienen calefacción o refrigeración en las áreas donde están estacionados los empleados. Los centros de distribución en todo el mundo, como política común, no permiten el uso de teléfonos celulares personales en el piso para prevenir accidentes, dijo. Muchas otras empresas, especialmente las plantas de fabricación, tienen cierto nivel de restricciones sobre el uso del teléfono en el lugar de trabajo.

Coupang dijo que ha estado a la vanguardia de la creación de “un nuevo entorno de trabajo para la industria logística”. Dijo que garantiza jornadas laborales más cortas, contrata trabajadores de primera línea directamente y ofrece vacaciones y descansos pagados, así como beneficios.

Un camión de entrega de Coupang afuera del centro de cumplimiento.dfd

El sindicato de Coupang dice que nueve trabajadores, incluyendo dos subcontratistas, han muerto debido su trabajo en la empresa desde principios del año pasado. Coupang dijo que si bien la industria de la logística en Corea del Sur ha tenido más de 1.300 muertes relacionadas con el trabajo en los últimos 10 años, la empresa solo tuvo una. Agregó que ha gastado US$200 millones y contrató a 600 profesionales de seguridad para mejorar el entorno de salud y seguridad de sus trabajadores.

La única muerte que se ha reconocido oficialmente como tal fue la de Jang deuk-jun, de 27 años. Murió de un ataque cardíaco en octubre pasado después de regresar del trabajo en un centro de cumplimiento de Coupang en Daegu, una ciudad al sur de Seúl. Una investigación realizada por el Servicio de Bienestar y Compensación Laboral de Corea dijo que murió por exceso de trabajo después de marcar más de 62 horas en la semana de su muerte.

Una portavoz de Coupang dijo que el número real de horas trabajadas fue de 48,5, pero el gobierno cuenta el trabajo nocturno en un múltiplo de 1,3 por cada hora trabajada.

La empresa se disculpó y ofreció sus condolencias en un comunicado de prensa después de la investigación del gobierno. También prometió brindar apoyo a la familia de Jang.

Pero Park Mi-sook, la madre de Jang, dijo que meses después de que terminara la investigación, Coupang no ha proporcionado ninguna compensación. En su respuesta a Bloomberg News, Coupang dijo que ha intentado varias veces comunicarse directamente con la familia de Jang para ofrecer condolencias y apoyo, sin mencionar la reacción de la familia. Park dijo que siente que nada ha cambiado.

“Pensamos que las cosas serían diferentes una vez que demostráramos que nuestro hijo murió por el trabajo”, dijo. “Queríamos demostrarlo a toda costa. Pero incluso ahora, Coupang no ha cambiado “.

En mayo, Coupang lanzó Coupang Care, el primer programa de promoción de la salud pagado de la industria en Corea del Sur que permite a los empleados con indicadores de salud relativamente altos, como la presión arterial y el azúcar en la sangre, tener hasta cuatro semanas de tiempo libre remunerado para concentrarse en su salud.

También se destacó la renuncia de Kim como presidente de la junta y como director de Coupang Corp., la operación comercial de Corea del Sur, a partir del 31 de mayo. Sigue siendo presidente y director ejecutivo de Coupang Inc., la empresa incorporada en Delaware y en EE. UU. sociedad matriz cotizada.

La medida podría ayudar a Kim a evitar la responsabilidad bajo las leyes y regulaciones de Corea del Sur, según el Parque de la Universidad Nacional de Seúl.

“Bom Kim, de hecho, controla la empresa”, dijo. “Quitar sus títulos parece un movimiento para evitar el riesgo de cualquier castigo”.

La renuncia de Kim de la junta había sido planeada durante meses, dijo la compañía. Fue un paso natural a tomar mientras se enfoca en las operaciones globales de Coupang, dijo.

La Comisión de Comercio Justo de Corea del Sur también ha apuntado a Coupang por prácticas comerciales desleales, imponiendo una multa de 3.300 millones de wones (US$2,8 millones) a la empresa esta semana. Coupang dijo que presentaría una demanda contra la decisión.

Sin duda, Coupang no es la única empresa de comercio electrónico de rápido crecimiento que se enfrenta a críticas sobre el trato a los trabajadores. Además de las quejas de los empleados de Amazon sobre las duras condiciones, la plataforma de entrega de alimentos Ele.me, propiedad del gigante chino del comercio electrónico Alibaba Group Holding Ltd., también se enfrentó a una reacción pública a principios de este año después de la muerte de un conductor de entrega. Y la empresa china de entrega de alimentos Meituan fue atacada en línea después de que varios mensajeros de entrega murieran o resultaran heridos mientras intentaban cumplir con plazos estrictos.

Pero eso no exime a Coupang de la responsabilidad de abordar sus problemas, según un legislador del partido gobernante de Corea del Sur.

“La ‘crisis de Coupang’ debería terminar aquí”, dijo Woo Won-shik en un comunicado el mes pasado. “Debería reconsiderar su cultura corporativa general”.

Con la asitencia de Abhishek Vishnoi, Peter Pae y Pierre Paulden.

PUBLICIDAD