Asia

Kishida será el nuevo primer ministro de Japón tras ganar votación partidaria

Kishida, de 64 años, será nombrado el lunes sucesor del Primer Ministro saliente, Yoshihide Suga, lo que le pondrá al frente de la tercera economía del mundo.

El ex ministro de Relaciones Exteriores de Japón se perfila como el nuevo primer ministro tras ganar la elección partidaria.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Fumio Kishida, ex ministro de Relaciones Exteriores de Japón, se convertirá en el primer ministro del país después de superar al popular reformista Taro Kono para ganar el liderazgo del partido gobernante.

Kishida, de 64 años, será nombrado el lunes sucesor del Primer Ministro saliente, Yoshihide Suga, lo que le pondrá al frente de la tercera economía del mundo, que trata de recuperarse de una emergencia declarada por el impacto del Covid-19. El ex banquero de Hiroshima ha prometido un gasto de decenas de billones de yenes y se ha comprometido a alejarse de las políticas económicas “neoliberales” en un intento de reforzar a la clase media.

Los mercados japoneses, que cerraron justo antes de que se anunciara el resultado final, recortaron algunas pérdidas. El índice Topix y el Nikkei 225 bajaron un 2,1%.

Kishida, que reconoció durante su campaña que algunos lo ven como aburrido, se enfrentará a una prueba inmediata de su atractivo por fuera del partido en unas elecciones generales que debe celebrar antes de noviembre y luego en unas elecciones a la cámara alta el año que viene.

“Debemos seguir luchando contra el coronavirus”, dijo en unas breves declaraciones tras el anuncio de los resultados. “Debemos elaborar un paquete de estímulo de decenas de billones de yenes para finales de año, y más allá de eso se acumulan importantes problemas para nuestra nación: un nuevo capitalismo y la realización de un Indo-Pacífico libre y abierto, así como hacer frente a la baja tasa de natalidad”.

La victoria de Kishida culmina unas elecciones imprevisibles del Partido Liberal Democrático (PLD), en las que dos de los cuatro candidatos eran mujeres y la mayoría de las facciones más importantes del partido permitieron a sus miembros votar libremente. Aunque Kono y Kishida estaban casi empatados en la primera votación, el mayor apoyo a Kishida entre los miembros del parlamento le llevó a la cima en la segunda ronda, después de que Sanae Takaichi y Seiko Noda -ambas ex ministras de Interior- fueran eliminadas.

Desde la izquierda, Taro Kono, Fumio Kishida, Sanae Takaichi, y Seiko Noda.

Al final, Kishida obtuvo 257 votos, frente a los 170 de Kono. El PLD, que ha estado en el poder durante todos los años excepto cuatro desde 1955, utilizará su mayoría en el parlamento para investirlo formalmente como primer ministro en una sesión especial.

Considerado durante mucho tiempo como una paloma en al ámbito de la política exterior por su oposición a las armas nucleares y sus esfuerzos por resolver una dolorosa disputa de décadas sobre el pasado militarista de Japón en la Península de Corea, Kishida ha mostrado un perfil más duro en su campaña por el liderazgo. Ha expresado la necesidad de tratar con “firmeza” la estabilidad del estrecho de Taiwán y ha dicho que el gasto en defensa de Japón probablemente seguirá aumentando.

El nuevo gabinete tendrá la tarea de averiguar cómo abordar las agrias relaciones con China, el mayor socio comercial del país, sin distanciar a Japón de su único aliado militar, Estados Unidos.

Suga, que abandonó un plan para presentarse a la reelección después de que sus índices de apoyo cayeran a mínimos históricos en medio de las críticas por su gestión de la pandemia, era visto como un lastre para su partido de cara a las elecciones.

El programa de vacunación del país tuvo un comienzo lento, y los esfuerzos para proporcionar ayuda financiera a los individuos se consideraron ineficaces. No obstante, el número de muertes en Japón es mucho menor que el de otras naciones ricas, mientras que las restricciones en la vida cotidiana han sido relativamente ligeras y las inmunizaciones avanzan a buen ritmo.

En uno de sus últimos actos como primer ministro, Suga decidió el martes levantar el estado de emergencia por el virus a finales de septiembre, a medida que los nuevos contagios por el virus Covid-19 disminuyen, aliviando las restricciones que han afectado a la economía y limitado el funcionamiento de bares, restaurantes y locales de ocio.

Con asistencia de Shoko Oda y Lanting Tu.