Viajes

Restaurantes estrella buscan convertir Rockefeller Center en centro gastronómico

Tres de los restaurantes más populares de Nueva York, King, Atomix y Olmsted, abrirán establecimientos en el Rock Center en la primavera boreal de 2022.

Rockefeller Center
Por Kate Krader
30 de octubre, 2021 | 09:12 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El Rockefeller Center continúa con su iniciativa para convertirse en el principal destino gastronómico de Nueva York.

Tres de los restaurantes más singulares y populares de Nueva York, King, Atomix y Olmsted, abrirán establecimientos en el Rock Center en la primavera boreal de 2022. Son los más recientes nombres que han sido atraídos al centro de Manhattan por Tishman Speyer Properties LP, propietaria del imperio art deco de casi 9 hectáreas.

PUBLICIDAD

Se unen a la cafetería milanesa de mármol Lodi, que abrió sus puertas en septiembre, y al próximo proyecto de los propietarios de Frenchette, que abrirá sus puertas en el antiguo local de Brasserie Ruhlman en enero.

Ninguno de los próximos restaurantes ha confirmado sus nombres ni sus menús. Atomix, Olmsted y Frenchette ya han abierto pop-ups (ubicaciones por un corto tiempo) en lugares alrededor del Rockefeller Center, pero dicen que sus locales permanentes serán diferentes.

PUBLICIDAD

Si hay un tema que ha surgido, es que el desayuno es una forma de atraer tráfico.

The chic Italian caffe Lodi goes big on breakfast (left); later in the day, it's an aperitivo destination.dfd

Los desayunos de negocios, los almuerzos de negocios... estamos encantados de recuperar la reunión de negocios en el restaurante”, dice Jess Shadbolt, chef y copropietario de King, el comedor del SoHo que evoca la Dolce Vita.

Greg Baxtrom, chef y propietario del atractivo restaurante de Brooklyn Olmsted, ve la oportunidad de cambiar comidas estándares como los croissants y los cuencos de yogur y ofrecer las nuevas versiones a un público más amplio.

Es una oportunidad de alimentar a la gente que va a trabajar, a la gente que empieza el día. Hay mucha gente en la plaza a las 11 de la mañana”.

PUBLICIDAD

El Rock Center es conocido por su actividad por las mañanas”, dice EB Kelly, director general de Tishman Speyer. Al menos, lo era antes de la pandemia, cuando unos 20.000 trabajadores poblaban los edificios y unas 60.000 personas pasaban por la estación de metro del Centro cada día.

Pero el turismo en Nueva York sigue un 50% por debajo, y las oficinas siguen estando a menos de la mitad de su capacidad. Se espera que sólo el 41% de los oficinistas de la ciudad vuelvan a sus escritorios en el cuarto trimestre de 2021, y los empleados del Rockefeller Center sólo superan el 30%, según Kelly.

PUBLICIDAD

Aun así, el Rockefeller Center cree que una forma de atraer a los habitantes de la Gran Manzana es darles un restaurante estrella. “Los neoyorquinos irán a cualquier sitio para comer bien”, dice Kelly.

Para los chefs, Midtown representa un escenario más grande en el que ponerse a prueba. “Tenía cierto escepticismo sobre el Rock Center”, dice Baxtrom; pero “quiero que mi perfil nacional se expanda”. Está diseñando su menú para atraer tanto a los locales como a un público internacional, y ofrecerá platos como el pichón que alcanzan precios más altos que los que puede servir en Olmsted. “Mi intención es jugar con los favoritos del público: una versión Olmsted de las ostras Rockefeller”, dice Baxtrom. “Estamos jugando con lo que podría ser un club sándwich”.

PUBLICIDAD
During the summer, the chefs from Atomix and Olmsted popped up at Dine at 620, a space with a view.dfd

“Es el Hudson Yards original”, dice Lee Hanson, que con Riad Nasr es el chef y copropietario de Frenchette. Su nuevo local será el tipo de espacio para todo el día y la noche que podría hacer pensar en el Balthazar de SoHo, que él y Nasr abrieron con el restaurador Keith McNally. “Vamos a estar abiertos de forma continua desde el desayuno hasta la cena”, añade Nasr. “Balthazar existe en ese barrio como un centro. Tenemos que construir un nuevo centro de atracción”. El espacio tendrá 130 plazas en el interior, incluida la barra, y al menos 60 plazas en el exterior. “Seremos atractivos para una clientela de negocios, entendemos un almuerzo de poder. Pero también seremos conscientes de los turistas que buscan valor”, dice Hanson.

El restaurante King estará en el lado norte de la pista, también con asientos al aire libre, y con más espacio del que permite el local del centro, de 75 plazas. “Estaremos abiertos para desayunar, comer y cenar los siete días de la semana”, dice la cocinera y propietaria Clare de Boer. “Es una oportunidad para ampliar nuestro repertorio. Creo que serán los oficinistas mejor alimentados del mundo”.

PUBLICIDAD

El nuevo restaurante de Ellia y Junghyun Park no será un reflejo de su Atomix, con dos estrellas Michelin, un creativo local coreano que recientemente entró en la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo. “Esperamos contar la historia de la cocina coreana que está poco representada en el extranjero. En lugar de los sabores fuertes y atrevidos de la barbacoa coreana, por ejemplo, mostraremos los sabores sutiles y delicados de Corea”, dice Junghyun.

Otros locales nuevos en el Rockefeller Center son Breads Bakery, en un espacio de dos niveles en el edificio Simon & Schuster; su propietario, Gadi Peleg, dice que se centrará en que la gente entre y salga rápidamente, con bestsellers como el babka de chocolate y su sándwich de huevo revuelto para el desayuno. El irreverente fabricante de cerveza Other Half Brewing abrirá un bar y una cervecería al aire libre, y Ace’s Pizza, con sede en Brooklyn, abrirá su primer local en Manhattan.

PUBLICIDAD

Un reto adicional al que se enfrenta la nueva lista de restaurantes: atraer a los visitantes nocturnos a un barrio desértico. Pebble Bar, del equipo que está detrás de Smile y Jane Ballroom, se esforzará por crear un ambiente nocturno; el salón de varios niveles está ubicado en una casa adosada en la esquina de la calle 49 y la Sexta Avenida que antes era un pub frecuentado por los empleados de la NBC.

Kelly también ve la oportunidad de involucrar al vecindario, más allá de los trabajadores de oficina que registran horas durante el día. “En el Rock Center ocurren muchas cosas interesantes, y podemos hacer un mejor trabajo para mantener a la gente aquí”. Señala que 21 noches de fin de semana al año, Saturday Night Live atrae a un público entusiasta, y que Broadway está cerca.

“Christie’s es uno de nuestros principales inquilinos. Hacen grandes rebajas y venden obras de Hockney a precios récord. Es una clientela perfecta que queremos que se quede”, añade.

“¿Cuántas decenas de miles de personas van al Rockefeller Center?”, se pregunta Nasr, de Frenchette.

Le gusta la idea de una escapada de todo el día para la gente, tanto si llegó tras caminar unos metros o de otro continente. “Más que cualquier otro restaurante que hayamos hecho, éste será un lugar para que la gente venga a desayunar, a las 3pm y a la noche”. Y continúa: “Tanto si se va de sous pression (con apuro) como si se va a disfrutar de una experiencia opulenta y pausada, uno puede sentarse a tomar ostras y champán” y contemplar los imponentes edificios que han definido Nueva York durante décadas.

Baxtrom también ve la oportunidad de aprovechar el popular calendario de eventos del Rockefeller Center. Su restaurante de Brooklyn cuenta con seguidores de culto por su postre “make your own s’mores” (haz tus propios s´mores). “Inicié esa conversación con Tishman Speyer. ¿Por qué no hacer s’mores durante la iluminación del árbol de Navidad?

PUBLICIDAD