Cripto

Incluso en el metaverso, no todas las identidades creadas son iguales

Diferencias en precios de avatares digitales en función de la raza, el género y el color de la piel están surgiendo entre una colección popular de NFTs conocida como CryptoPunks.

Tony Herrera en su oficina en Whittier, California, Estados Unidos, el miércoles 24 de noviembre de 2021. Herrera es propietario de 60 CryptoPunks. Fotógrafo: Allison Zaucha/Bloomberg
Por Misyrlena Egkolfopoulou y Akayla Gardner
11 de diciembre, 2021 | 07:50 PM
Tiempo de lectura: 9 minutos

Bloomberg — Las complejidades del mundo real están empezando a extenderse al metaverso, el ámbito virtual donde la identidad funciona como reflejo y determinante del capital social.

Las diferencias en los precios de los avatares digitales en función de la raza, el género y el color de la piel están surgiendo entre una colección popular de tokens no fungibles (NFTs por sus siglas en inglés) conocida como CryptoPunks, desmintiendo los ideales utópicos e igualitarios pregonados por el mundo estrechamente conectado de las criptomonedas, las finanzas descentralizadas, la blockchain y los NFTs.

Según los participantes y observadores del espacio, estas discrepancias de precios se explican en parte por la falta de diversidad entre los inversores que favorecen estos activos de estatus. Es un grupo demográfico mayoritariamente compuesto por hombres blancos. Las CryptoPunks femeninas y las de tonos de piel más oscura tienden a venderse por menos que los avatares con rasgos masculinos o de piel clara.

PUBLICIDAD

Los inversores en CryptoPunk dicen que la disparidad de precios no es una función de prejuicios individuales o racismo, sino del hecho de que la gente que actualmente está dispuesta y es capaz de pagar altos precios por bienes digitales no está pujando por avatares que no se parecen a ellos.

“Si miras el ecosistema de la blockchain, tiende a ser mayoritariamente blanco, tiende a ser mayoritariamente masculino”, dijo Tony Herrera, un activista inmigrante de California que posee 60 CryptoPunks. “Un Punk puede ser oscuro y otro puede ser claro, y el más claro va a ser el más deseable”.

Tony Herrera en su oficina en Whittier, California, Estados Unidos, el miércoles 24 de noviembre de 2021. Herrera es dueño de 60 CryptoPunks. Fotógrafo: Allison Zaucha/Bloombergdfd

Para entender el papel que juega la identidad en el mundo virtual, consideremos el caso de Richerd Chan. Este ingeniero y empresario de Vancouver (Canadá) quería consolidar su reputación como pionero de las criptomonedas, por lo que decidió adquirir un avatar digital.

PUBLICIDAD

Con un costo de más de US$80.000, o 45 ETH en cripto, ese archivo JPEG se convertiría en su mayor gasto individual. Chan pasó dos semanas buscando lo que representaría su personaje perfecto en Internet. El 31 de marzo pulsó el botón de compra en una imagen pixelada de un avatar masculino de color de piel medio que llevaba gafas 3D y un cigarrillo.

“Es una representación muy natural de mí mismo”, dijo Chan, de 37 años. “Las gafas 3D lo hacen resaltar y yo no fumo en la vida real, pero eso lo hace más atrevido”. Chan, que es asiático, dijo que apreciaba que el color de la piel en la imagen fuera un poco más oscuro. “Me identifico con él”.

Chan no bromeaba: En octubre rechazó una oferta de US$9,5 millones de otro entusiasta de Internet por el avatar. Era una oferta curiosa, dijo, pero su identidad digital no estaba en venta.

Sólo este año, Chan ha gastado un total de US$668.894 en cuatro avatares pixelados de una colección conocida como CryptoPunks, que se encuentran entre los NFTs más populares y destacados. Para él, poseer un CryptoPunk indica que eres un “OG”(”original”) en el espacio de las criptomonedas, o que tienes los medios para pagar un precio elevado para unirte a un club cada vez más exclusivo.

En este mundo digital, el valor del capital social codificado en tus píxeles está en función de diferentes tipos de atributos. En los niveles más caros de los avatares NFT, los precios varían en función de elementos como los accesorios, los peinados y la ropa, y el color de la piel. En otras palabras, no todos los Punks son creados iguales.

Los inversores afirman que la singularidad y la escasez son los principales impulsores de los precios de los CryptoPunks y de otros NFT similares en el mercado libre de bienes digitales. De los 10.000 CryptoPunks existentes, por ejemplo, sólo hay 9 personajes “alienígenas”. La casa de subastas Sotheby’s vendió uno de esos alienígenas por casi US$12 millones. Los 24 simios y 88 zombis de la colección también tienen un precio más alto que los punks más típicos, porque son relativamente escasos.

PUBLICIDAD

Los punks también se dividen por sexos: hay 6.039 hombres y 3.840, mujeres, y hay menos punks femeninos en circulación. Desde agosto, se han vendido un total de 2124 CryptoPunks masculinos, con un precio de venta mínimo medio de 99 ETH, según datos de DeGenData. Durante el mismo periodo se han vendido 1165 avatares femeninos por un precio de venta mínimo medio de 95 ETH.

Desde agosto, cuando los NFTs se volvieron mainstream, el precio de venta mínimo semanal medio de los CryptoPunks de piel media y oscura ha estado por debajo del de sus compañeros de piel más clara, según DeGenData, una empresa que rastrea la fecha de las ventas de CryptoPunks. Lo mismo ha ocurrido con el precio de los Punks femeninos, en comparación con los masculinos.

Demografía de los precios de los hombres
Desde agosto, la media semanal del precio mínimo de venta de los CryptoPunks masculinos de piel más oscura ha sido inferior a la de sus compañeros más claros
Blancos: Macho más claro
Azul: Macho más claro
Rojo: Macho medio
Púrpura: Macho Oscurodfd

Hay tendencias similares en los precios de los Meebits, NFTs tipo avatar que se asemejan a personajes de Lego en 3D. Los listados de Meebits muestran que la mayoría de los personajes de menor precio a la venta en OpenSea, un mercado de activos digitales, están diseñados para parecerse a personas negras. En mayo, Herrera tuiteó que le molestaba que los Meebits de menor precio fueran todos de piel oscura. Desafió a sus seguidores a unirse a él para comprar colectivamente más de esos tokens y subir los precios. Herrera dijo que ya no cree que haya ningún sesgo racial dentro de las variaciones de precios, que simplemente se inclinan hacia la demografía que los está comprando.

PUBLICIDAD

“Puedes comprar lo que quieras siempre que tengas el presupuesto para comprarlo”, dijo Herrera. “La gente de color va a estar limitada”.

En un momento dado, Herrera poseía más de 100 CryptoPunks. Comenzó a comprarlos cuando los tokens estaban disponibles por menos de US$10. En 2017, cuando se crearon los CryptoPunks, los criptofans entusiastas podían reclamarlos gratis. En enero, algunos Punks se podían comprar por lo que ahora se considera el precio razonable de unos pocos miles de dólares estadounidenses.

PUBLICIDAD

Ahora, para entrar en este rincón del universo cripto se necesitan miles, y en algunos casos millones, de dólares estadounidenses. Aprovechando el interés de empresas como Visa y Christies, los precios de los CryptoPunks se dispararon. Hasta el 1 de diciembre, los propietarios de CryptoPunks habían puesto a la venta los tokens a precios que oscilaban entre casi US$400.000 y US$24.000 millones. La venta de mayor valor registrada supera los US$7 millones.

John Watkinson, el cofundador de Larva Labs, la compañía detrás de CryptoPunks, dice que había esperado crear una colección diversa de personajes que atrajera a un amplio grupo de coleccionistas. “Estamos consternados por las discrepancias en los precios de los CryptoPunks en función de la raza y el sexo”, afirma Watkinson. “Lamentablemente, como el mercado está puramente descentralizado, no tenemos las palancas a nuestra disposición para afectarlo directamente”.

Natalia Karayaneva, fundadora de la empresa inmobiliaria Propy Inc, compró una CryptoPunk femenina con mohawk en marzo por recomendación de su prometido. Karayaneva vendió recientemente su punk por unos US$150.000, el triple del precio que pagó por ella.

PUBLICIDAD
Natalia Karayaneva, fundadora de la empresa inmobiliaria Propy Inc, en Miami, Florida, Estados Unidos, el miércoles 24 de noviembre de 2021. Fotógrafo: Eva Marie Uzcategui/Bloombergdfd
Natalia Karayaneva, fundadora de la empresa inmobiliaria Propy Inc, muestra el avatar de una mujer CryptoPunk en la pantalla de su teléfono en Miami, Florida, Estados Unidos, el miércoles 24 de noviembre de 2021. Fotógrafo: Eva Marie Uzcategui/Bloombergdfd

“No hay tantas mujeres en una posición de alto nivel en la comunidad cripto que puedan permitírselo”, dijo Karayaneva, quien notó que las CryptoPunks femeninas tendían a operar por debajo de los avatares masculinos.

Dinámica de género 
En los últimos meses, las CryptoPunks femeninas han cotizado con descuento en comparación con sus pares masculinos
Blanco: Hombre
Azul: Mujerdfd

Además de la rareza, hay ciertos atributos que impulsan a ciertos Punks a la cima de las listas de precios. Las capuchas, las gafas 3D, las gafas de realidad virtual, las tiaras, los sombreros y las gorras son algunos de los atributos por los que los inversores están dispuestos a pagar. La mayoría de los Punks tienen dos o tres atributos, y normalmente cuantos más atributos tiene un personaje, más caro es. Sólo un CryptoPunk de la colección fija de 10.000 posee siete rasgos: un cigarrillo, un pendiente, un lunar, dientes separados, unas gafas clásicas, un sombrero de copa y una gran barba. Está ampliamente considerado como el CryptoPunk más valioso.

La plétora de atributos disponibles significa que los inversores pueden ser creativos con sus personajes del Metaverso, incluyendo la adopción de características totalmente diferentes a sus identidades “reales”.

PUBLICIDAD

El alto precio de cada CryptoPunk significa que la mayoría de los compradores tienen que ser selectivos, y tienden a elegir un avatar que creen que les representa mejor, según Nick Kneuper, un inversor de NFT que se arrepiente de haber vendido sus tres CryptoPunks en agosto. Es más, según Kneuper, incluso las personas que pueden permitirse tener varios punks pueden no sentirse cómodas eligiendo un avatar con una presentación racial diferente a la suya.

A algunas personas les puede preocupar usar un Punk negro como avatar si son blancos. Creo que a algunas personas les preocupa que se les acuse de tener una cara negra digital”, dijo Kneuper.

Demografía de precios de las hembras 
Desde agosto, la media semanal del precio mínimo de venta de las CryptoPunks femeninas de piel más oscura ha sido inferior a la de sus compañeras más claras
Blanco: Hembra más clara
Azul: Hembra más clara
Roja: Mujer media
Púrpura: Mujer oscuradfd

El multimillonario Mike Novogratz, que lleva mucho tiempo como bull de cripto (Partidario de que bitcoin tenderá al alza), se metió en esta controversia cuando tuiteó que le “molestaba” que los prejuicios raciales del mundo real se abrieran paso en el metaverso. El tuit de Novogratz provocó un aluvión de respuestas sobre lo que está y no está permitido en el Metaverso.

El tuit de Novogratz se produjo unos días después de que Galaxy Digital Holdings Ltd., la empresa de criptomonedas que el controla, comprara el Punk 8466: un punk masculino de piel oscura con un parche en el ojo, una cinta en la cabeza y un bigote de manillar. El punk se vendió por 98,50 ETH o US$421.543 el 30 de octubre, según Larva Labs. Un portavoz de Galaxy se negó a comentar la decisión de la empresa de comprar un Punk de piel oscura.

Los inversores negros en NFT están abriéndose paso en la conversación mediante compras. “A medida que aparezcan más inversores negros en este espacio, lo que creo que está ocurriendo, esa dinámica cambiará”, dijo Web Smith, fundador de la empresa de medios de comunicación 2PM Inc. “Lo que se va a ver es que una gran cantidad de individuos con alto poder adquisitivo que representan una diversidad más amplia de Estados Unidos se moverán en este mercado y en seis meses no estaremos teniendo esta conversación”.

Ameer Suhayb Carter Fotógrafo: Ryan Collerd/Bloombergdfd
Ameer Suhayb Carter sostiene su teléfono mostrando un CryptoPunk comprado por Crypto Cookout llamado $TIARA (Tiara). Fotógrafo: Ryan Collerd/Bloombergdfd

Una de esas personas es Ameer Suhayb Carter, un diseñador de experiencia de usuario que creó un grupo mayoritariamente negro llamado Crypto Cookout. El club de 450 miembros colaboró para comprar dos CryptoPunks a través de un modelo de compra conocido como propiedad fraccionada. Cada uno de los miembros de Crypto Cookout es copropietario de los dos Punks.

“Realmente no estamos creando intencionadamente este tipo de mercado desequilibrado”, dijo Carter. “Simplemente ocurre como resultado de que ya hemos visto cómo las cosas negras o de identificación negra pueden ser o no llamativas hasta que son llamativas”.

Le puede interesar:

Meta amplía las opciones de publicidad para criptomonedas

Ether es la criptomoneda que más supera en desempeño al bitcoin desde su creación

NFT irrumpen en Colombia con criptoarte, videojuegos y hasta contratos mineros

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD