Negocios

América Móvil está cerca de cerrar la compra de parte del negocio móvil de Oi en Brasil

El regulador telecom brasileño, Anatel, aprobó con condiciones la venta a Claro, Telefónica y TIM

La operación ahora está sujeta a la aprobación del Tribunal de CADE que deberá analizar definitivamente el caso el 9 de febrero
31 de enero, 2022 | 05:31 PM
Últimascotizaciones

São Paulo — El regulador de las telecomunicaciones en Brasil, Anatel, aprobó con condiciones la venta de negocio móvil de Oi a Claro, Telefónica y TIM.

El consejo de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones de Brasil (Anatel) aprobó la venta de los activos de telefonía móvil del Grupo Oi (OIBR4) por los operadores TIM (TIMS3), Claro (AMXL) y Telefónica Brasil (VIVT3), propietaria de la Marca vivo.

La decisión de los cuatro consejeros fue unánime. Los competidores de Oi deberán presentar un plan de comunicación para informar a los clientes de la empresa cómo se llevará a cabo la migración.

PUBLICIDAD

También deberán mantener un antiguo convenio de cooperación científica con la Armada de Brasil en la Estación Antártica Comandante Ferraz.

La reunión, que fue suspendida el viernes por la petición de opiniones presentada por el consejero Vicente Aquino, duró aproximadamente 20 minutos. El consejero ponente del caso, Emmanoel Campelo, ya había votado a favor de la venta de los activos, el viernes 28 de enero.

Ver más: Vivo, Claro y TIM ganan los principales lotes de subasta 5G en Brasil

PUBLICIDAD

Este lunes, Aquino inició la reunión sugiriendo ajustes de redacción a las propuestas del relator, aceptadas por el resto del consejo, como mantener el convenio de cooperación que permite la infraestructura de telecomunicaciones móviles en la estación brasileña en la Antártida.

Acto seguido, votó el concejal Moisés Moreira, siguiendo el voto del relator. La reunión finalizó con el voto favorable del consejero Carlos Baigorri.

Entre los ajustes aprobados a la redacción del texto del relator, se encuentran determinaciones de que la migración de usuarios de Oi a la base de empresas competidoras se haga sin costo para el consumidor, tal como lo recomendó el área técnica y el relator.

La agencia también vigilará el proceso de migración de usuarios para detectar cualquier problema.

La aprobación regulatoria de Anatel para la venta de Oi Móvil acelera el proceso para salir de bancarrota del operador, que se arrastra desde 2016. Ahora, el Consejo de Administración para la Defensa Económica (Cade), organismo antimonopolio, debe analizar definitivamente el caso, el próximo 9 de febrero.

La fecha límite para salir de la bancarrota de Oi está prevista para el 30 de marzo, aunque la fecha aprobada en la junta general de acreedores es el 30 de mayo.

PUBLICIDAD

Con una deuda de casi R$30.000 millones al final del tercer trimestre, Oi ha estado vendiendo sus activos en los últimos años, como torres y centros de datos, para pagar a sus acreedores.

CADE el eslabón pendiente

En noviembre, la Superintendencia General del CADE remitió la compra de los activos de telefonía móvil de Oi para el análisis del tribunal de competencia, recomendando que la operación sea aprobada con la adopción de medidas negociadas con las empresas que mitiguen los riesgos competitivos.

El negocio de servicios móviles de Oi fue objeto de una subasta judicial realizada en diciembre de 2020. En esa oportunidad, Tim, Claro y Telefónica Brasil presentaron una oferta conjunta y adquirieron los activos de esta unidad productiva del grupo.

PUBLICIDAD

De acuerdo con la opinión de la Superintendencia General del CADE, la operación implica una reducción de cuatro a tres en el número de actores que operan en los mercados mayoristas de acceso a redes móviles y servicios móviles de voz y datos, siendo el primer segmento un elemento esencial de la oferta del segundo.

Ver más: América Móvil enfrenta presiones por competencia y piratería en Brasil

PUBLICIDAD

El documento del CADE señaló que una de las formas en que se puede promover el acceso mayorista a las redes móviles es a través de acuerdos de “Ran sharing” (compartición de redes de acceso), además de otro tipo de contratos, como el alquiler de espectro de radiofrecuencia, el roaming nacional, y paquetes de voz y datos para operadores virtuales.

El análisis realizado por la Superintendencia del CADE mostró que la fusión tiene el potencial de reducir el incentivo para que Tim, Claro y Telefónica Brasil brinden este acceso a otros competidores, tendiendo a compartir los elementos solo entre ellos, actuando de manera coordinada.

De esta forma, los solicitantes reducirían la posibilidad de que otras empresas compitan en los mercados objeto de la operación, según el Cade.

PUBLICIDAD

Acuerdo de Control de Fusiones

Para mitigar los problemas de competencia identificados en el análisis de la fusión, la Superintendencia del CADE negoció con las partes un Acuerdo de Control de Fusiones (ACC por sus siglas en portugués) mediante el cual se prevén remedios conductuales.

Para la Superintendencia no había necesidad de adoptar medidas estructurales que previeran cambios en la distribución de la base de clientes y la desinversión de activos.

La propuesta de la ACC prevé compromisos para ofrecer acuerdos de “Ran sharing” y alquiler de espectro adquirido a Grupo Oi en municipios de menos de 100 mil habitantes, además de un acuerdo de roaming y operadores móviles virtuales (Mobile Virtual Network Operator – MVNO) para acceso mayorista a redes móviles a otros jugadores.

PUBLICIDAD

El objetivo, según Cade, es generar condiciones para la posible entrada de un competidor en el sector.

Para la Superintendencia del CADE, la medida podría tener tres efectos: incentivos para que los compradores compitan en el mercado mayorista, el ingreso de un operador de red neutral y la probabilidad de ingreso al mercado minorista de Servicios Móviles Personales (SMP).

El acuerdo propuesto hace posible ofrecer productos mayoristas a empresas que exploran diferentes modelos de negocios, como operadores de redes móviles (MNO) regionales, MVNO y operadores de redes neutrales eventuales.

Además, la ACC prevé un síndico para monitorear las obligaciones asumidas y mediar en cualquier conflicto.

Así, la Superintendencia del CADE concluyó que el ACC negociado con las empresas es adecuado para preservar la competitividad en el mercado.

El caso ahora será evaluado por el Tribunal de CADE, responsable de la decisión final. Las conclusiones de la Superintendencia del CADE no son vinculantes, es decir, no tienen que ser aceptadas por el tribunal del órgano de defensa de la competencia.

Qué significa para América Móvil

Con la compra, América Móvil, controlada por la familia del empresario Carlos Slim, sumará cerca de 32% de la base de suscriptores del negocio de telefonía móvil de Oi y aproximadamente 4.700 sitios de acceso móvil.

La empresa pagará 22% del valor total de la operación, valuada en aproximadamente US$3.220 millones El resto del precio y los activos es distribuido entre Telefónica Brasil, el negocio de la española Telefónica; y la italiana Tim.

El consorcio fue seleccionado en diciembre de 2020 como ganador en una licitación, enmarcado en el proceso de reestructura financiera de Oi. Highline do Brasil II Infraestructura de Telecomunicações, respaldado por el fondo Digital Colony, también pujó por estos activos.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD