Mundo

Putin corteja a Xi para que lo ayude en su enfrentamiento con Occidente

Mientras los líderes se reúnen en Pekín, Rusia reclama el apoyo de China a sus demandas de seguridad frente a Estados Unidos y la OTAN

Un espectáculo celebrado como parte del relevo de la antorcha de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022 en Pekín, el 2 de febrero. Fotógrafo: Kevin Frayer/Getty Images
Por Ilya Arkhipov y Henry Meyer
05 de febrero, 2022 | 03:01 pm
Tiempo de lectura: 8 minutos

Bloomberg — Vladimir Putin, de Rusia, y Xi Jinping, de China, celebran este viernes su primera reunión en persona en más de dos años, en un momento en que ambos presidentes se encuentran cada vez más alineados contra un adversario común.

Su cumbre en Pekín es una muestra de solidaridad convenientemente programada al margen de los Juegos Olímpicos de Invierno. El líder ruso está aprovechando la ocasión para cortejar a su vecino, cada vez más poderoso, para que le ayude a compensar la red de alianzas de Estados Unidos, describiendo a los dos países en una entrevista con los medios de comunicación estatales chinos como un “importante papel estabilizador”.

PUBLICIDAD

El 38º intercambio individual entre los dos líderes autoritarios de larga data se produce mientras EE.UU. y Europa advierten de sanciones punitivas si Rusia invade la vecina Ucrania, algo que Moscú insiste en que no planea hacer. Con las crecientes fricciones políticas, militares y económicas entre China y EE.UU., tanto Moscú como Pekín ven una ventaja en acercarse para apoyarse mutuamente en la escena mundial.

Putin es sin duda el más destacado de los 21 líderes mundiales que asistirán a la ceremonia de apertura de los Juegos de Invierno, ya que Australia, Canadá y el Reino Unido se han unido al “boicot diplomático” de EE.UU. por el historial de derechos humanos de China. Pekín ha acusado en repetidas ocasiones a Washington de intentar politizar el evento deportivo mundial, al tiempo que ha aprovechado la visita de Putin para promocionar el estrechamiento de los lazos con Moscú.

PUBLICIDAD

“La velocidad y la escala de su acercamiento se está acelerando”, dijo Alexander Gabuev, jefe del programa Rusia en Asia-Pacífico del Centro Carnegie de Moscú.

Eso representa un reto estratégico para el presidente estadounidense Joe Biden, que ha tratado de centrar su administración en la contienda geopolítica con China, incluso cuando Putin le obliga repetidamente a dedicar tiempo y recursos a Rusia. Aunque China no ha reconocido la anexión de Crimea por parte de Putin en 2014 y ha instado a todas las partes a mostrar moderación en la actual crisis sobre Ucrania, el ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, dijo al secretario de estado estadounidense, Antony Blinken, en una llamada telefónica la semana pasada que las “legítimas preocupaciones de seguridad de Rusia deben ser tomadas en serio y atendidas.”

China y Rusia “coordinaron sus posturas” sobre cuestiones como Ucrania, Afganistán y la península de Corea en las conversaciones mantenidas el jueves en Pekín entre Wang y el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores chino. Lavrov también informó a Wang de los avances en las conversaciones sobre seguridad de Rusia con EE.UU. y la OTAN, según el comunicado.

China es ya el mayor socio comercial de Rusia y el comercio se disparó en un tercio hasta alcanzar la cifra récord de US$140.000 millones el año pasado, según el Kremlin, impulsado por el aumento del consumo de energía y de los precios de las materias primas. Las dos naciones se han fijado el objetivo de alcanzar los US$200.000 millones en comercio para 2024, mientras que Rusia se ha enfrentado a crecientes sanciones de EE.UU. y la Unión Europea por Crimea y su apoyo a los separatistas en el este de Ucrania.

PUBLICIDAD

El enfoque se ha ampliado a campos de alta tecnología como el aeroespacial. En su conferencia de prensa anual de diciembre, Putin destacó el desarrollo conjunto de armas avanzadas, incluidos aviones y helicópteros, así como la cooperación en el espacio, donde Rusia y China planean construir una estación de investigación en la Luna.

Cambio en el comercio con Rusiadfd

El distanciamiento entre Rusia y Occidente está impulsando a Moscú a “acelerar la cooperación” con Pekín, en particular en los ámbitos de alta tecnología que corren el riesgo de ser sancionados, dijo Anastasia Pyatachkova, experta de la Escuela Superior de Economía de Moscú.

PUBLICIDAD

La coordinación de la política exterior entre Rusia y China se basa en enfoques estrechos y coincidentes para resolver cuestiones globales y regionales”, dijo Putin en un comentario publicado el jueves por la agencia oficial china de noticias Xinhua. “Nuestros países desempeñan un importante papel estabilizador en el desafiante entorno internacional actual, promoviendo una mayor democracia en el sistema de relaciones internacionales para hacerlo más equitativo e inclusivo.”

Putin destacó el suministro de petróleo y gas a largo plazo de Rusia a China, y dijo que ambos países tenían planes para “una serie de proyectos conjuntos a gran escala” para garantizar la seguridad energética. Dado que Europa depende de Rusia para cerca del 40% de sus suministros de gas, la administración Biden y sus aliados han estado recorriendo el mundo para asegurar fuentes alternativas en caso de que estalle un conflicto sobre Ucrania, incluso tendiendo la mano a Pekín.

PUBLICIDAD

La cuestión energética, en particular, muestra el dilema al que se enfrenta Xi, cuyo gobierno ha tratado de desafiar el poderío militar y económico de EE.UU. y, al mismo tiempo, evitar movimientos que puedan perturbar la estabilidad mundial y repercutir en China.

La bonhomía pública entre Xi y Putin enmascara los intereses contrapuestos entre las dos potencias con armas nucleares, especialmente a lo largo de su frontera de 4.000 kilómetros y el mosaico adyacente de los antiguos estados soviéticos. Mientras los funcionarios rusos hablan de construir una alianza de seguridad más formal, China continúa minimizando la perspectiva y su tratado de seguridad con Corea del Norte sigue siendo el único pacto de este tipo.

PUBLICIDAD

Cualquier enfrentamiento entre Rusia y Occidente aumentaría también los riesgos para la economía china, dependiente del comercio, en un año político delicado para Xi. El ministro de Asuntos Exteriores, Wang, dijo en diciembre que crear un entorno global seguro y estable para el congreso del partido (en el que se espera que Xi se asegure un tercer mandato sin precedentes) sería su principal objetivo para 2022.

China ha instado a todas las naciones a observar una tregua olímpica mientras organiza los Juegos de Invierno y los Juegos Paralímpicos del próximo mes. Aunque Rusia ha apoyado la medida, Putin tiene un historial de ignorar tales resoluciones: En 2008, regresó de China para dirigir las operaciones cuando estalló la guerra entre Rusia y Georgia el día de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín.

PUBLICIDAD

El hecho de que China acoja ahora los Juegos puede influir en cualquier decisión rusa de emprender una acción militar, ya que Xi “no se quedaría extasiado si Putin eligiera ese momento para invadir Ucrania”, dijo la subsecretaria de Estado, Wendy Sherman, en una conferencia celebrada el 26 de enero.

También existe el riesgo de que Rusia se vuelva excesivamente dependiente de su gigantesco vecino, reducido a la condición de proveedor de energía y materias primas para la economía mucho más poderosa de China, al fomentar su asociación para contrarrestar la presión occidental. “El desequilibrio en el poder económico podría crear ciertas dificultades para la cooperación bilateral en caso de que China, en algún momento, deje de percibir a Rusia como un socio con un estatus especial y trate de presionarla”, dijo Pyatachkova, de la Escuela Superior de Economía.

EE.UU. y la Organización del Tratado del Atlántico Norte afirman que Rusia ha acumulado cerca de 130.000 soldados cerca de la frontera de Ucrania en preparación de una posible invasión tan pronto como este mes. Rusia lo rechaza y acusa a EE.UU. y a la OTAN de querer socavar su seguridad. Putin exige garantías vinculantes que obliguen a la OTAN a prohibir a Ucrania su futura adhesión y a retirar sus fuerzas a las posiciones que ocupaban en 1997, antes de que los estados de Europa central y oriental se unieran a la alianza.

China respalda las demandas de seguridad de Rusia, dijo el asesor de política exterior del Kremlin Yuri Ushakov a los periodistas en una sesión informativa el miércoles, diciendo que los dos líderes harían una declaración conjunta sobre una “nueva era” en las relaciones internacionales. La declaración, que alude al lema de Xi “socialismo con características chinas para una nueva era”, reflejará los puntos de vista compartidos sobre “las cuestiones más importantes, incluidas las de seguridad”, dijo Ushakov.

Aunque es su primera reunión cara a cara desde una cumbre de los BRICS en Brasil en noviembre de 2019, Putin y Xi mantuvieron cinco conversaciones telefónicas en 2020 y dos videoconferencias el año pasado. En su charla más reciente, en diciembre, Xi calificó a Putin de “viejo amigo”, mientras que el líder ruso elogió su “enfoque conjunto responsable para resolver cuestiones globales urgentes”, según el Kremlin.

El 31 de enero, China se unió a Rusia para oponerse a un debate del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la concentración militar cerca de Ucrania, que se llevó a cabo con 10 miembros a favor, mientras que Ghana, India y Kenia se abstuvieron.

China ha pedido a Rusia que le suministre sistemas de alerta temprana, lo que representaría un nuevo nivel de transferencia de tecnología, según Ruslan Pukhov, miembro del consejo consultivo público del Ministerio de Defensa ruso. También están llevando a cabo un mayor número de ejercicios militares conjuntos, incluyendo misiones de bombarderos estratégicos en Asia y ejercicios navales a tres bandas con Irán, dijo.

“EE.UU. está aumentando la presión sobre Rusia con amenazas de nuevas y severas sanciones y esto la está acercando a China y no sólo económicamente”, dijo Pukhov. “Estamos viendo la formación de una alianza militar informal, pero real”.

Con la asistencia de Olga Tanas, Brendan Scott, Krystal Chia y Chris Miller.

Le puede interesar:

Lo que sabemos hasta ahora sobre las posibles sanciones de EE.UU. y la UE a Rusia

Pentágono alerta que Putin sigue sumando tropas rusas en torno a Ucrania

Biden podría atrapar a Putin en su propia trampa en Ucrania

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

PUBLICIDAD