Europa

Victorias rusas en el este de Ucrania generan debate sobre rumbo de la guerra

El portavoz militar ucraniano, Oleksandr Motuzyanyk, describió el cambio en el enfoque ruso de la guerra como “colosal” en una sesión informativa

Médicos ucranianos en uno de los frentes de batalla
Por Marc Champion y Aliaksandr Kudrytski
28 de mayo, 2022 | 09:03 AM

Bloomberg — Las tropas rusas están avanzando de forma constante en el este de Ucrania gracias a una mayor concentración de artillería y poder aéreo, controlando ahora casi toda la región de Luhansk y amenazando con rodear a miles de las tropas más experimentadas de Ucrania.

Esto hace temer que Rusia se prepare para un mayor avance, y hace que Kiev pida con urgencia cada vez más armas ofensivas.

La toma por parte de Rusia de una serie de ciudades, incluida Popasna, significa que sus fuerzas controlan el 95% de la región de Luhansk, que constituye la mitad norte de la zona de Donbás. El viernes, el mando militar ucraniano dijo que las tropas rusas estaban avanzando desde Popasna hacia la ciudad de Bakhmut, a 32 kilómetros al oeste, tratando de aislar a las fuerzas ucranianas en un bolsillo de territorio en manos del gobierno alrededor de Sievierodonetsk.

PUBLICIDAD

El primer ministro británico, Boris Johnson, describió los avances rusos como un “progreso lento, pero me temo que palpable”, en una entrevista con Bloomberg. También respaldó las demandas ucranianas de suministros de sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple de mayor alcance, o MLRS, como “la dirección en la que el mundo necesita ir”.

Los recientes avances rusos parecen ser, al menos en parte, producto del éxito ucraniano. Al montar una defensa tan efectiva que los comandantes rusos tuvieron que retirarse de los alrededores de las dos ciudades más grandes del país -Kyiv y Kharkiv-, Ucrania también los llevó a abandonar un plan de batalla demasiado ambicioso que había dejado a sus tropas muy dispersas y demasiado lejos de las líneas de vida logísticas.

El portavoz militar ucraniano, Oleksandr Motuzyanyk, describió el cambio en el enfoque ruso de la guerra como “colosal” en una sesión informativa esta semana. Los comandantes rusos corren ahora menos riesgos y se aseguran una mejor cobertura aérea al aplicar tácticas de tierra quemada. Ello implica cada vez más arrasar las defensas ucranianas con largas descargas de artillería antes de intentar asegurar el territorio.

PUBLICIDAD

La sensación de que la marea de la guerra podría estar cambiando a favor de los objetivos probablemente reducidos del Presidente Vladimir Putin se produce cuando algunos, entre ellos el ex Secretario de Estado de EE.UU. Henry Kissinger, piden que Ucrania considere el intercambio de territorio por un alto el fuego.

Sin embargo, la forma de interpretar los avances rusos ha dividido fuertemente a los analistas militares, y muchos advierten que no hay que sacar conclusiones de los movimientos incrementales en una parte relativamente pequeña del campo de batalla que a principios de este mes vio a Rusia sufrir grandes pérdidas en un intento fallido de cruzar el río Siverskyi Donets.

Al igual que los anteriores reveses rusos condujeron a un consenso demasiado optimista sobre la capacidad de Ucrania para ganar la guerra, los avances relativamente menores están impulsando ahora el tipo de pesimismo reflejado en las declaraciones de Kissinger, escribió Lawrence Freedman, profesor emérito de Estudios de Guerra en el King’s College de Londres, en una entrada de blog el viernes.

“Esto indica el peligro siempre presente para quienes analizan el curso de esta guerra de adelantarse demasiado a los acontecimientos sobre el terreno”, escribió Freedman. “La mejor evaluación de la estrategia rusa ahora es que busca tomar lo que pueda del esfuerzo actual y luego desafiar a Ucrania a tratar de recuperarlo”.

Hasta ahora los comandantes ucranianos no han mordido el anzuelo, bien porque están acumulando reservas y esperando las armas necesarias de Estados Unidos y otros aliados para hacer posible una contraofensiva exitosa, o bien porque ellos mismos están sufriendo grandes pérdidas y no pueden.

A largo plazo, la llegada de armas cada vez más potentes y de nuevos voluntarios ucranianos, combinada con el constante desgaste de las fuerzas y equipos rusos, sugiere que la lentitud de los movimientos en el campo de batalla favorece a Ucrania, según una actualización semanal de Rochan Consulting, un grupo con sede en Varsovia que sigue de cerca la guerra.

PUBLICIDAD

“El tiempo juega a favor de Ucrania”, dijo Rochan en el informe. “A menos que Rusia lleve a cabo una movilización (general o parcial), sus fuerzas armadas no sólo se estancarán en las próximas semanas, sino que la afluencia de armamento occidental y de personal ucraniano permitirá a Kiev empezar a hacer retroceder a las unidades rusas en un frente mucho más amplio”.

En Moscú, el secretario del Consejo de Seguridad, Nikolai Patrushev, dijo esta semana que Rusia no tenía plazos que cumplir para proseguir su “operación militar especial” en Ucrania.

Sin embargo, existen peligros para la administración del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy, incluso desde la limitada victoria que supondría para Putin la captura por parte de Rusia del bolsillo de Sievierodonetsk, según Mykola Bielieskov, analista militar del Instituto Nacional de Estudios Estratégicos de Ucrania, un grupo de reflexión gubernamental.

PUBLICIDAD

Con la artillería rusa ahora al alcance de las carreteras de suministro a la bolsa, los comandantes de Ucrania se enfrentan a decisiones difíciles: Traer refuerzos bajo el fuego, retirarse bajo el fuego, o montar una defensa al estilo de Mariupol tras el cerco, con la esperanza de que la contraofensiva y el relevo lleguen a tiempo.

“Todas las opciones son militar y políticamente arriesgadas”, dijo Bielieskov, hablando por teléfono desde Kiev. “Es muy difícil explicar a los ucranianos por qué los rusos siguen teniendo la capacidad de avanzar, después de haber sido rechazados de Kyiv y Kharkiv. Así que, aunque no sea un éxito importante, este éxito local tendría repercusiones negativas para el gobierno”.

PUBLICIDAD

Bielieskov culpó a la lentitud incluso de la administración estadounidense para pasar de dar a los soldados ucranianos lo que necesitan para sobrevivir a los ataques rusos, a darles lo necesario para competir con la ventaja cuantitativa de Rusia en artillería y montar contraofensivas.

En lugar de los 90 obuses que EE.UU. ha prometido hasta la fecha, Ucrania necesita entre 400 y 500, así como MLRS con un alcance de al menos 70 a 80 kilómetros, armas que le permitirán dañar a las fuerzas rusas y la potencia de fuego en profundidad, según Bielieskov.

Sin embargo, a pesar del apoyo de Johnson y de un informe de la CNN según el cual EE.UU. se está preparando para dar luz verde al envío de MLRS a Ucrania, la administración de Washington se ha mostrado indecisa, preocupada por la posibilidad de que los misiles -algunos de los cuales tienen un alcance de 300 kilómetros- se utilicen para atacar en el interior de Rusia, según la CNN y otros.

PUBLICIDAD

Un alto funcionario del Departamento de Defensa dijo el jueves que no se había tomado ninguna decisión, lo que significa que incluso si EE.UU. sigue adelante pasarán semanas antes de que alguno de los sistemas aparezca en el frente.

“Washington decidió que no se permitirá que Rusia se imponga militarmente, pero lo está haciendo de manera fragmentaria y no hay consenso para entregar suficientes armas, lo suficientemente rápido como para convertir la defensa de Ucrania en ofensiva”, dijo Bielieskov. “Hay que recordar que aunque los rusos están siendo desangrados, nosotros también”.

-- Con la ayuda de Daryna Krasnolutska.

PUBLICIDAD