Green

Lo que Stewart Brand sabía en 1968 sobre cómo resolver la crisis climática

Reducir nuestras emisiones colectivas de carbono requerirá un esfuerzo concertado en todas partes, sin importar la disminución de los niveles de CO₂ que ya están en la atmósfera

Parque eólico español
Por Nathaniel Bullard
29 de mayo, 2022 | 11:58 AM

Bloomberg — En el otoño de 1968, Stewart Brand publicó el primer " Whole Earth Catalog” (Catálogo de la Tierra Entera). Dirigido a los habitantes de la tierra y otros miembros de la contracultura de los años sesenta, era mucho más que un catálogo: un compendio suelto de productos, reseñas, ensayos y explicaciones que Brand esperaba que permitieran al lector “conducir su propia educación”, encontrar su propia inspiración, dar forma a su propio entorno y compartir su aventura con quien esté interesado”.

Brand, entonces un joven escritor y fotógrafo en California, comenzó la primera impresión del primer número con una declaración de propósito: “Somos como dioses y es mejor que nos acostumbremos.

La nueva biografía de Brand de John Markoff captura a un hombre que es complejo y contradictorio, bendecido por la proximidad a los momentos y movimientos clave y, lo que es más importante, capaz de canalizarlos con gran efecto. El año 1968 fue uno de esos momentos. Vale la pena explorarlo por cómo cambió el pensamiento ambiental y cómo el pensamiento ambiental, incluido el de Brand (ahora tiene 83 años), ha cambiado desde entonces.

PUBLICIDAD

Otra publicación decisiva de 1968 fue “The Population Bomb” (La bomba demográfica) del biólogo Paul Ehrlich. El libro afirmaba sin rodeos que en la próxima década, “cientos de millones de personas morirán de hambre”. Nada podría salvar a la humanidad del destino de esta mortandad masiva, según Ehrlich, excepto una reducción drástica de la población humana. Como sabrán la mayoría de los lectores de este boletín, en la década de 1970 no se produjeron muertes masivas ni una reducción drástica de la población humana. De hecho, Ehrlich estaba escribiendo unos años después de que las tasas de natalidad mundiales alcanzaran su punto máximo, y muy cerca de su punto máximo en los países menos desarrollados.

Fertilidad mundialdfd

Eso no impidió que “La Bomba Demográfica” se volviera y siguiera siendo muy influyente. Incluso ahora, en los EE.UU., informa sobre las objeciones locales a la construcción de más viviendas en vecindarios deseables, a menudo los vecindarios poblados por personas que probablemente leyeron el “Whole Earth Catalog” hace cinco décadas.

Pero la tasa de natalidad decreciente desde la década de 1960 tiene una tendencia inversa: el aumento de la concentración atmosférica de dióxido de carbono. Considero que esto es un reflejo lamentablemente preciso de la exhortación de Brand de que somos “como dioses”, dedicados esencialmente a la terraformación. Los seres humanos pueden producir alimentos suficientes para miles de millones y tener una esperanza de vida prolongada, pero al mismo tiempo, nos hemos vuelto bastante expertos en emitir CO₂ y calentar la Tierra en el proceso.

PUBLICIDAD
Trayectoria del CO2dfd

Esa destreza me hace reflexionar sobre el ajuste de Brand al “Whole Earth Catalog”. La primera edición se vendió tan bien que pasó a una segunda impresión, en la que Brand cambió su exhortación de una manera pequeña pero importante: “Somos como dioses y es mejor que seamos buenos en eso”.

El cambio climático es global en causa y alcance. La reducción de nuestras emisiones colectivas de carbono exigirá un esfuerzo concertado en todas partes, por no hablar de la reducción de los niveles de CO₂ que ya están en la atmósfera, lo que requerirá soluciones tecnológicas y un control y verificación del medio ambiente a una escala nunca vista. El esfuerzo no será tanto colectivo como planetario.

Y Brand, varias décadas después de que se enviara el último “Whole Earth Catalog” a principios de la década de 1970, nos instó a ser buenos en cosas más allá de la escala prevista en su publicación. En 2005, escribió un importante ensayo para MIT Technology Review titulado “Enviromental Heresies” (Herejías ambientales). En retrospectiva, no todos estos parecen tan heréticos. Brand abrazó dos pesadillas de los ambientalistas anteriores (y algunos actuales): los organismos modificados genéticamente y la energía nuclear. Ambos siguen siendo controvertidos para algunos, pero California, el lugar de nacimiento del movimiento antinuclear de EE.UU., ahora espera mantener en línea la última planta que queda .

Brand tomó una visión matizada de sus posiciones. Markoff cita sus comentarios cuando se negó a aceptar un premio de un grupo comercial de energía nuclear de EE.UU.:

A las audiencias nucleares les hablo Green, a las audiencias Green y al público les hablo nuclear (y otras cosas). Mi identidad es con los Green, no con la nuclear. Así puedo ser efectivo y es la realidad. Puedes ver cómo un premio confundiría eso.

Para mí, el legado de Brand radica tanto en su exhortación a “ser bueno en eso” como en algo aún más simple de ese primer “Whole Earth Catalog”. La portada presenta una imagen de la Tierra tomada desde el espacio, así como el subtítulo “acceso a herramientas”. Podemos leer eso como otra exhortación, en cierto sentido. Obtenga acceso a las cosas que necesita para construir y cambiar, a las soluciones adecuadas para los problemas que tiene entre manos. Cambiar nuestra trayectoria de emisiones globales, por ejemplo, requiere acceder a todas las herramientas que tenemos ahora en energía, industria y transporte, a órdenes de magnitud mayores. También requerirá herramientas que apenas existen en la actualidad.

PUBLICIDAD

Debemos cambiar la trayectoria del clima, o vivir en un mundo muy diferente al que conocemos. En 2009, hablando con el Departamento de Estado de EE.UU., Brand nos dio esa visión imperativa, por así decirlo: “Somos como dioses y TENEMOS que ser buenos en eso”. Tenemos acceso a herramientas y necesitamos más de ellas; somos capaces de cambiar el planeta, así que debemos aprender a hacerlo bien.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar

PUBLICIDAD