EE.UU.

Biden aboga por limitar armas de asalto tras tiroteos masivos en Estados Unidos

El presidente dijo que los propietarios de armas responsables no deberían preocuparse de que sus derechos sean recortados

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habla sobre los recientes tiroteos masivos en la Sala Este de la Casa Blanca en Washington, D.C., Estados Unidos, el jueves 2 de junio de 2022. Biden instó al Congreso a aprobar una legislación de control de armas en un discurso en horario de máxima audiencia, mientras un grupo bipartidista de legisladores negocia un posible acuerdo tras una serie de tiroteos de alto perfil. Fotógrafo: Al Drago/Bloomberg
Por Justin Sink y Jennifer Jacobs
02 de junio, 2022 | 08:34 PM

Bloomberg — El presidente Joe Biden pidió que se prohíba la venta de armas de asalto y de cargadores de alta capacidad, y suplicó al Congreso que endurezca las leyes de armas tras una serie de tiroteos masivos.

“Tenemos que prohibir las armas de asalto y los cargadores de alta capacidad”, dijo Biden en un discurso nocturno desde la Casa Blanca.

Pero reconoció que es poco probable que el Congreso prohíba las armas, y añadió: “Debemos elevar la edad para comprarlas de 18 a 21 años, reforzar los controles de antecedentes, promulgar leyes de almacenamiento seguro y leyes de bandera roja, derogar la inmunidad que protege a los fabricantes de armas de la responsabilidad, abordar la crisis de salud mental que profundiza el trauma de la violencia armada.”

PUBLICIDAD

Recordando las recientes reuniones con las familias de las víctimas de los tiroteos en Texas y Buffalo, Biden dijo: “Tenían un mensaje para todos nosotros: Hagan algo. Hagan algo. Por el amor de Dios, hagan algo”.

Fue el segundo discurso en horario de máxima audiencia del presidente desde la Casa Blanca en otras tantas semanas sobre el tema de la violencia con armas de fuego, mientras trata de impulsar cambios en las leyes sobre armas tras una espeluznante serie de tiroteos masivos que han dominado los titulares y provocado la indignación nacional.

La semana pasada, un joven de 18 años mató a 19 niños y dos profesores en una escuela primaria de Texas, y el miércoles, un hombre mató a dos médicos, un miembro del personal y un paciente en un consultorio médico de Oklahoma con un rifle semiautomático de estilo militar.

PUBLICIDAD

También el miércoles, un gran jurado acusó a un supremacista blanco de 18 años de edad, acusado de matar a 10 personas negras en una tienda de comestibles de Buffalo, Nueva York, el mes pasado.

Biden dijo que los propietarios de armas responsables no deberían preocuparse de que sus derechos sean recortados.

“Las ametralladoras han sido reguladas por el gobierno federal durante casi 90 años y éste sigue siendo un país libre”, dijo Biden. “No se trata de quitarle los derechos a nadie. Se trata de proteger a los niños. Se trata de proteger a las familias, protegiendo a comunidades enteras”.

Biden habló mientras un grupo de senadores negocia una legislación bipartidista para responder a los tiroteos en Buffalo y Uvalde, Texas.

El presidente ha pedido anteriormente una legislación para prohibir las armas de asalto y los cargadores de alta capacidad, y ha criticado las leyes que protegen a la industria de las armas de fuego de la responsabilidad por los asesinatos en los que se utilizan sus productos. “Las protecciones especiales de la industria de las armas son escandalosas y deben terminar”, dijo el jueves.

Pero los republicanos del Capitolio -que pueden bloquear la aprobación de proyectos de ley en el Senado- han descartado la adopción de medidas de control de armas de gran alcance.

PUBLICIDAD

Y el enfoque de Biden corre el riesgo de alienar al puñado de senadores del partido republicano que han entablado conversaciones sobre una nueva legislación, aunque funcionarios de la Casa Blanca dijeron que habían consultado con los negociadores antes del discurso de Biden.

“Apoyo los esfuerzos bipartidistas que incluyen a un pequeño grupo de demócratas y senadores republicanos que intentan encontrar un camino”, dijo Biden. “Pero Dios mío, el hecho de que la mayoría de los republicanos del Senado no quieran que ninguna de estas propuestas se debata siquiera, o se someta a votación, me parece inconcebible”.

La Asociación Nacional del Rifle, el principal grupo de presión de armas del país, dijo en un comunicado que las propuestas de Biden “sólo infringirán los derechos” de los propietarios de armas respetuosos con la ley.

PUBLICIDAD

“Esto no es una solución real, no es un verdadero liderazgo, y no es lo que Estados Unidos necesita”, dijo el grupo.

(Everytown for Gun Safety, que aboga por medidas de seguridad de las armas, está respaldada por Michael Bloomberg, fundador y propietario mayoritario de Bloomberg LP).

PUBLICIDAD

Aunque los legisladores de ambos partidos dicen que no hay suficiente apoyo en el Congreso para prohibir los rifles semiautomáticos de estilo militar como los utilizados en los recientes tiroteos masivos, el grupo bipartidista del Senado está intentando llegar a un compromiso sobre la legislación de armas. El objetivo es un paquete que pueda atraer al menos a 10 republicanos del Senado, cuyos votos serían necesarios para aprobar cualquier proyecto de ley.

Las conversaciones, lideradas por el republicano de Texas John Cornyn y el demócrata de Connecticut Chris Murphy, se han llevado a cabo a distancia con la esperanza de llegar a un acuerdo antes de que el Senado regrese la próxima semana del receso.

Murphy dijo esta semana que las propuestas sobre las leyes de bandera roja, el almacenamiento seguro de armas de fuego, los programas de salud mental, las mejoras en la seguridad de las escuelas y la ampliación de los controles de antecedentes son algunas de las medidas que se están discutiendo.

PUBLICIDAD

Cornyn ha prometido oponerse a las medidas que restrinjan la posesión de armas. El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, que ha votado en contra de una regulación más estricta de la tenencia de armas, incluida la ampliación de las comprobaciones de antecedentes, dijo el jueves en un acto en Kentucky que tiene “la esperanza y el optimismo” de que se pueda llegar a un compromiso “coherente con la Constitución y la cultura de la mayor parte de nuestro país.”

La prohibición federal de las armas de asalto, que duró diez años, expiró en 2004, y un intento de revivirla tras la masacre de 20 niños y seis adultos en la escuela primaria Sandy Hook de Newtown (Connecticut) hace una década fracasó ante la oposición bipartidista.

Las encuestas muestran un fuerte apoyo a las restricciones adicionales tras el tiroteo en la escuela primaria de Texas y antes de las cruciales elecciones de mitad de período de noviembre. Casi dos tercios de los estadounidenses encuestados en un sondeo de Politico/Morning Consult de la semana pasada dijeron que apoyaban leyes de control de armas más estrictas, y el 44% dijo estar “fuertemente” a favor.

PUBLICIDAD

Esto representa un aumento, impulsado por los votantes republicanos e independientes, desde el período inmediatamente posterior al tiroteo de Buffalo.

El mes pasado, el FBI publicó datos que revelaban que sólo en 2021 se produjeron 61 ataques de “tiradores activos”, en los que murieron 103 personas y otras 130 resultaron heridas. Ese fue el total anual más alto desde 2017, cuando 60 personas murieron durante un ataque de francotiradores en Las Vegas.

La Casa Blanca ha dicho que también está considerando posibles acciones ejecutivas que Biden podría tomar -aunque advirtiendo que el impacto de cualquier acción unilateral probablemente sería mínimo. A principios de este año, Biden emitió una orden ejecutiva que imponía nuevas restricciones a las llamadas armas fantasma, que se venden en kits y son montadas por los consumidores.

En su discurso, Biden pidió al Congreso que convirtiera su orden sobre las armas fantasma en una ley estadounidense.

Mientras Biden hablaba, el Comité Judicial de la Cámara de Representantes aprobó una ley que elevaría la edad mínima para comprar algunos rifles semiautomáticos y prohibiría la venta de cargadores de alta capacidad. La legislación también restringiría las ventas de bump stocks -un dispositivo utilizado en un tiroteo masivo en Las Vegas en 2018 que permite que un rifle semiautomático dispare más como un arma automática- y de dispositivos de gran capacidad para alimentar munición.

La Cámara de Representantes podría retomar la legislación la próxima semana, aunque los líderes republicanos han arremetido contra el esfuerzo como un ataque a la Segunda Enmienda, y no se espera que el paquete sea aprobado por el Senado.

--Con la ayuda de Jarrell Dillard y Steven T. Dennis.

PUBLICIDAD