Actualidad

Los antiguos reyes del fútbol se enfrentan a un juicio antes del Mundial de Catar

El inicio del juicio contra Blatter y Platini se detuvo porque el exjefe de la FIFA aseguró a que no se sentía bien y tenía dificultades para respirar

Sepp Blatter, ex presidente de la FIFA, en el centro, Lorenz Erni, su abogado, a la izquierda, y Corinne Blatter, su hija, salen después de asistir a la audiencia del juicio en el Tribunal Penal Federal Suizo en Bellinzona, Suiza, el miércoles 8 de junio de 2022. Blatter y su ex heredero Michel Platini comparecerán este miércoles ante un tribunal suizo acusados de corrupción en un caso que revive los escándalos del pasado antes del polémico Mundial de Qatar de este año. Fotógrafo: Francesca Volpi/Bloomberg
Por Hugo Miller
08 de junio, 2022 | 08:27 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El juicio del exjefe de la FIFA Joseph Blatter y su ex heredero aparente Michel Platini, que comenzó en un tribunal suizo el miércoles, se detuvo abruptamente cuando Blatter se quejó de dificultad para respirar.

Blatter, de 86 años, debía subir al estrado el miércoles por la tarde, pero dijo que no podía “respirar bien” y pidió que su testimonio comenzara el jueves por la mañana. El tribunal estuvo de acuerdo, y salió de la corte acompañado de un brazo, poco después.

El dúo, que en su día ocupó los tronos de los máximos órganos de gobierno del fútbol mundial, está acusado de malversación y falsificación por un pago de 2 millones de francos (US$2,1 millones) a Platini en 2011, años después de que éste dejara de trabajar como asesor de la FIFA.

PUBLICIDAD

Blatter, de 86 años, argumentó antes del juicio que el dinero era “un pago salarial que se debía” a Platini y “fue correctamente declarado” como tal, “facturado en consecuencia y aprobado por todas las autoridades responsables de la FIFA.” Platini dijo en un comunicado que “demostraremos en el juicio que actué con la mayor honestidad, que el pago del salario restante me era debido por la FIFA y que es perfectamente legal.”

Los fiscales dicen que el pago tardío al legendario centrocampista internacional francés, por entonces jefe de la federación europea de fútbol UEFA, se hizo “sin base legal”. Alegan que el dinero no se le debía a Platini y que no tenía derecho a las cotizaciones a la seguridad social que reclamaba por él. El delito de Blatter, según los fiscales, fue confirmar y aprobar las facturas.

Sin competencia

Sin embargo, desde el principio, el miércoles por la mañana, los abogados de ambos hombres trataron de impugnar los fundamentos procesales en los que se basa el juicio.

PUBLICIDAD

Lorenz Erni, el abogado de Blatter, argumentó que la FIFA no tenía motivos para presentar un caso contra su ex jefe como acusación particular porque ningún directivo de alto nivel del organismo rector del fútbol avalaba esa condición.

Dominic Nellen, el abogado de Platini, se levantó entonces para decir que este caso debería ser visto por el tribunal cantonal de Zúrich, donde la FIFA tiene su sede, y no en el tribunal penal federal.

“El asunto de esta supuesta ‘factura falsa’ debería haberse tratado en Zúrich”, dijo Nellen. “No tiene nada que ver con las competencias federales y tenemos derecho a ser escuchados en el nivel del tribunal cantonal”, dijo, instando al tribunal a devolver el asunto a los fiscales para que decidan dónde debe celebrarse un juicio.

Thomas Hildbrand, el fiscal federal que presentó el caso, respondió diciendo que no hay razón para descartar a la FIFA como demandante y que sería un “absoluto disparate” y sólo una táctica dilatoria devolver el caso a la fiscalía.

Un abogado de la FIFA dijo que la organización también rechazó las dos demandas presentadas por los abogados de Blatter y Platini, y añadió que el pago en el centro del caso “nunca fue autorizado por la FIFA” y sólo por el propio Blatter.

El juicio en la ciudad de Bellinzona cierra una década tumultuosa para la FIFA. A mediados de 2015, la policía allanó los hoteles de lujo de Zúrich en los que se reunían sus directivos, en el marco de una investigación internacional coordinada sobre acusaciones de chantaje, blanqueo de dinero y fraude electrónico. El suizo Blatter dimitió días después como jefe de la organización que dirigía desde 1998.

PUBLICIDAD

Redadas en hoteles

Ambos fueron expulsados del fútbol en diciembre de 2015 por el escándalo de los pagos, lo que echó por tierra las posibilidades de Platini, de 66 años, de convertirse en presidente de la FIFA. Anteriormente habían negado haber actuado mal, diciendo que el pago cumplía un contrato verbal entre ellos por los servicios que Platini prestó a la FIFA, organizadora de la Copa del Mundo, entre 1998 y 2002.

Antes de dedicarse a la administración del fútbol, Platini tuvo una brillante carrera como jugador. Fue capitán de la selección francesa que ganó la Eurocopa de 1984 y recibió el prestigioso Balón de Oro en tres ocasiones.

El juicio llega en un momento incómodo para la FIFA, con sede en Zúrich, que es demandante particular en el proceso judicial. La Copa del Mundo de noviembre en Qatar pretendía ser un festival de fútbol internacional que abriera un nuevo camino para el juego en la región del Golfo. Pero se ha visto envuelto en la controversia tras las denuncias de que decenas de trabajadores murieron en la construcción de los estadios y otras infraestructuras en la docena de años transcurridos desde que Qatar fue elegido para albergar el evento.

Los fiscales estadounidenses emitieron en 2020 una acusación contra una docena de individuos en la que se alegaba que tres recibieron sobornos en 2010 para votar por Qatar. Platini fue interrogado en 2019 por la policía financiera francesa, que ha llevado a cabo su propia investigación sobre las acusaciones.

PUBLICIDAD