Bloomberg Green

¿Por qué EE.UU. no tiene un movimiento masivo para la acción climática?

En dos encuestas recientes se observa el evidente abismo climático que separa a los estadounidenses de distintas tendencias políticas

Manifestantes marchan durante una manifestación sobre el cambio climático en Washington, D.C., Estados Unidos, el viernes 15 de octubre de 2021.
Por Eric Roston
30 de julio, 2022 | 10:00 am
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Debido al aumento de las temperaturas, los incendios forestales, las inundaciones y la sequía, la opinión pública estadounidense está más convencida que nunca de que el cambio climático provocado por el hombre ha llegado. Los estudios de opinión pública han documentado durante varios años un reconocimiento incipiente, aunque no completo, de lo que los científicos han advertido durante décadas.

Pero la política climática nacional no coincide con el sentimiento de la población. ¿A qué se debe?

PUBLICIDAD

En dos encuestas recientes se observa el evidente abismo climático que separa a los estadounidenses de distintas tendencias políticas. El calentamiento global es para los demócratas liberales la tercera prioridad de entre 29 temas (luego de la protección del medio ambiente y la salud) para las elecciones al Congreso de 2022. Los republicanos conservadores lo sitúan en el último lugar, en el puesto 29, según una encuesta sobre la política estadounidense y el cambio climático publicada el 7 de julio por el Programa de Comunicación sobre el Cambio Climático de Yale y el Centro de Comunicación sobre el Cambio Climático de la Universidad George Mason. No es ninguna sorpresa.

Sin embargo, el informe de Yale y George Mason, y una encuesta del Centro de Investigación Pew del 14 de julio, también revelan una imagen más matizada de los estadounidenses más allá del rojo y el azul.

PUBLICIDAD

Según el informe de Yale-George Mason, una mayoría sustancial de estadounidenses, el 87%, apoya las rebajas o los incentivos fiscales para que los propietarios de viviendas, los arrendadores o las empresas mejoren la eficiencia energética de los edificios existentes. Los edificios comerciales y residenciales consumen enormes cantidades de energía. En consecuencia, son responsables del 31% de las emisiones de Estados Unidos, incluido el uso de electricidad, según la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos.

La razón de este amplio apoyo puede tener algo que ver con la experiencia personal. Casi todo el mundo paga las facturas de los servicios públicos y ajusta el termostato de su casa.

“No se trata de un “cambio de infraestructura” y de “vamos a invertir en energía limpia”, que es una abstracción”, dijo Anthony Leiserowitz, fundador y director del grupo de investigación de Yale. “Los estadounidenses en general y desde hace años entienden el valor de la eficiencia energética”.

Los republicanos y los demócratas pueden estar más de acuerdo en la eficiencia de los edificios que en cualquier otra cosa, sugiere el informe. En el contexto político actual, eso bien podría pasar por unanimidad. No faltan propuestas políticas maduras para impulsar la eficiencia energética, ni siquiera proyectos que se hayan ejecutado con éxito. Sin embargo, un millón de personas (republicanos y demócratas, propietarios de viviendas en los suburbios, caseros de la ciudad y magnates del sector inmobiliario comercial) nunca han llenado el National Mall de Washington, D.C., exigiendo eficiencia energética en los edificios.

PUBLICIDAD

El informe de Pew Research descubre niveles similares y abrumadores de acuerdo nacional sobre una campaña masiva de plantación de árboles (90% de apoyo) y más créditos fiscales para las tecnologías que capturan y almacenan el dióxido de carbono (79%), que el Congreso sí amplió en 2018.

¿Qué tiene que pasar para que el 87% de los estadounidenses que quieren maximizar el ahorro de energía puedan hacerlo?

PUBLICIDAD

Los estadounidenses son un grupo individualista. Es un tema de la mitología nacional. Y va unido al cinismo hacia el gobierno, que ha sido un principio organizador del discurso político al menos desde que Ronald Reagan dijo en su discurso de investidura de 1981 que “el gobierno no es la solución a nuestro problema, el gobierno es el problema.” Tal vez por eso, más encuestados en el estudio de Yale-George Mason dijeron que querían ver una acción climática por parte de los “ciudadanos” (61%) que de los republicanos (58%), el Congreso (57%), los gobiernos locales (55%), su gobernador (53%), los demócratas (53%) o el presidente Biden (51%).

Así que, para repasar:

PUBLICIDAD

En primer lugar, las políticas que resuenan con la experiencia personal o la intuición (la eficiencia ahorra dinero, plantar árboles es bueno, si el exceso de dióxido de carbono es malo, entonces captúralo) obtienen un enorme apoyo en las encuestas.

En segundo lugar, se percibe que la carga de la acción recae un poco más en los ciudadanos que en los funcionarios elegidos o los partidos políticos.

PUBLICIDAD

Un tercer dato ayuda a explicar por qué los ciudadanos no exigen las políticas que dicen apoyar. El porcentaje de votantes registrados que “participan actualmente en una campaña para convencer a los funcionarios electos de que tomen medidas para reducir el calentamiento global” es del 1%. El 9% dijo que “definitivamente” se uniría a una campaña y el 18% dijo que “probablemente” lo haría.

“No basta con tener a la mayoría del público de tu lado”, dijo Leiserowitz.

PUBLICIDAD

Lo que se necesita es una campaña implacable e influyente para empujar a los políticos a tomar medidas. Leiserowitz citó el hecho de que varios millones de miembros de la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés) dirigen la política de armas en un país de 330 millones de habitantes. El 85% de los estadounidenses apoyan la comprobación de antecedentes en la compra de armas, dijo, y sin embargo es una política que Estados Unidos no tiene.

Al observar los datos, Leiserowitz dijo que estima que hay potencialmente cinco activistas climáticos motivados por cada miembro de la NRA. “La diferencia clave es que el movimiento de las armas está organizado (y organizado para el poder) mientras que el movimiento climático no lo ha estado predominantemente”.

¿La principal respuesta que dio la gente en encuestas anteriores sobre por qué nunca han hecho campaña por la política climática? “Nadie se lo ha pedido”, dijo. “Existe un enorme movimiento político por el clima en este país, pero sólo si se organiza”.

Pero incluso una oleada de activismo chocaría con el hecho de las diferencias políticas básicas, dice Cary Funk, un autor del informe de Pew Research.

“Tiende a haber apoyo para algunos de los valores y principios en torno a la protección del medio ambiente”, dijo Funk, director de investigación sobre ciencia y sociedad de Pew. “Pero hay mucha división sobre cómo se llega a ello, sobre los enfoques políticos. Ese ha sido nuestro punto de fricción desde hace mucho tiempo”.

El equipo de Yale-George Mason, que la semana pasada publicó un nuevo análisis de la opinión de los estadounidenses sobre el cambio climático en general, realizó una encuesta en abril y Pew Research hizo la suya en mayo.

PUBLICIDAD