Mercados

El petróleo anota pérdida semanal; se intensifican temores por la demanda

El West Texas Intermediate subió por encima de los US$89 el barril mientras las acciones reducían sus pérdidas, pero seguía en camino de una caída semanal del 9%

Atardecer en la refinería de Ecopetrol Barrancabermeja en Barrancabermeja, Colombia, el martes 15 de febrero de 2022. Fotógrafo: Ivan Valencia/Bloomberg
Por Julia Fanzeres y Alex Longley
05 de agosto, 2022 | 03:45 pm
Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El petróleo registró la mayor caída semanal desde principios de abril, debido a la creciente evidencia de que la desaceleración económica mundial está frenando la demanda, y los precios se acercaron al nivel más bajo de los últimos seis meses.

El West Texas Intermediate subió por encima de los US$89 el barril mientras las acciones reducían sus pérdidas, pero seguía en camino de una caída semanal del 9%. El consumo de gasolina en EE.UU. se redujo, avivando la preocupación por la demanda, mientras que la baja liquidez ha aumentado la volatilidad. Los suministros de Libia también aumentaron, lo que contribuyó a reducir los plazos de los futuros del petróleo y a aliviar la tensión del mercado.

PUBLICIDAD

El retroceso es evidente en todo el mercado del petróleo. Los futuros de la gasolina han bajado un 18% esta semana, lo que podría indicar un mayor alivio en los surtidores. Mientras tanto, los diferenciales del petróleo físico se han reducido y el diferencial del Brent -la diferencia entre sus dos contratos más cercanos y un indicador de la oferta- se redujo a 1,75 dólares por barril en backwardation, frente a los más de 6 dólares de hace una semana.

“El crudo rompió varios niveles técnicos en una semana que ha sido un baño de sangre para los creyentes en el superciclo”, dijo Rebecca Babin, operadora senior de energía en CIBC Private Wealth Management. “La acción, sin embargo, indica que se trató más de una huelga de compradores que de una reducción significativa de posiciones, ya que los compradores se contentan con mantenerse al margen hasta que mejore la narrativa más amplia en torno a la demanda”.

PUBLICIDAD
El petróleo está en camino de registrar su mayor caída semanal desde abril.dfd

Después de haber subido en los primeros cinco meses del año, la subida del crudo ha dado un vuelco y las pérdidas se han agravado este mes tras los descensos de junio y julio. La venta, que se ha visto agravada por unos volúmenes de negociación por debajo de la media, podría aliviar algunas de las presiones inflacionistas que recorren la economía mundial y que han impulsado a los bancos centrales, incluida la Reserva Federal de EE.UU., a subir los tipos.

Los precios:

El WTI para entrega en septiembre subió 93 centavos hasta los 89,47 dólares el barril a las 13:14 horas en Nueva York.

El Brent para entrega en octubre ganó 1,26 dólares, hasta 95,38 dólares el barril.

PUBLICIDAD

Sin embargo, hubo algunas señales alcistas, ya que esta semana Arabia Saudí elevó sus precios y la OPEP+ advirtió de la escasa capacidad de reserva. Saudi Aramco aumentó su grado Arab Light para los envíos del próximo mes a las refinerías asiáticas hasta un récord de 9,80 dólares por barril por encima de la referencia de Oriente Medio. Los operadores y refinadores esperaban un aumento aún mayor.

El cambio a una política monetaria más estricta ha avivado la preocupación de los inversores por la desaceleración del crecimiento, lo que pone en peligro las perspectivas de uso de la energía. El Banco de Inglaterra advirtió que el Reino Unido se encamina a más de un año de recesión al elevar los costes de los préstamos, mientras que en EE.UU., una procesión de oradores de la Reserva Federal prometió continuar una lucha agresiva para enfriar la inflación.

PUBLICIDAD

China también ha dado muestras de debilidad, lo que empaña las perspectivas del consumo de crudo en el principal importador. Los últimos datos mostraron que la actividad de las fábricas se contrajo, mientras que el Libro Beige Internacional de China advirtió que la economía se estaba deteriorando.

--Con la ayuda de Grant Smith.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD