Bloomberg Green

Buena parte de EE.UU. vivirá en zonas de “calor extremo” para mediados de siglo

Investigadores esperan que para el 2053 más de 100 millones de personas vivirán en zonas donde un índice de temperaturas superarán los 52 grados celsius al menos una vez al año

Imagen de Dallas durante un día de calor extremo
Por Leslie Kaufman
20 de agosto, 2022 | 06:09 PM
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — ¿Crees que las temperaturas veraniegas en EE.UU. son altas ahora? No se compara con lo que se espera para mediados de siglo, según dicen los investigadores de la First Street Foundation, una organización sin ánimo de lucro de Nueva York que estudia el riesgo climático.

Los investigadores predicen que para entonces más de 100 millones de personas vivirán en un “cinturón de calor extremo” en el que el índice de temperatura superará los 52 grados celsius al menos una vez al año, un indicador de peligro extremo (el índice combina la temperatura y la humedad para dar con la cifra de la sensación térmica).

El futuro cinturón es una porción grande del país que incluye el Sudeste y el área al oeste de los Apalaches, desde Texas hasta Luisiana, Misuri e Iowa y la frontera con Wisconsin. No es la parte del país más asociada con el calor, pero al estar lejos de las cosas, no hay influencias que puedan mitigar las temperaturas extremas y muchas comunidades “no están acostumbradas a climas más cálidos”, dice el reporte.

PUBLICIDAD

Sin embargo, el aumento más acusado del calor se sentirá en el condado de Miami-Dade (Florida), donde los días más calurosos actuales, los que se acercan a los 40 grados celsius, aumentarán su frecuencia de 7 días al año a 34 en 2053.

Los resultados forman parte del sexto informe de First Street para ayudar a los estadounidenses a imaginarse cómo les afectará el calentamiento global en sus hogares. Los informes anteriores se centraron en los incendios y las inundaciones, y la fundación puso a disposición de los interesados las puntuaciones de riesgo de incendio e inundación de todas las viviendas de los Estados Unidos en su sitio web.

Imagen de Californiadfd

A diferencia de esas amenazas, el calor no afecta a la supervivencia de las viviendas ni a los costos de los seguros correspondientes, por lo que no supone la misma amenaza inmediata para el valor de las propiedades. Pero Matthew Eby, fundador y director ejecutivo de First Street, afirma que, no obstante, le parecía urgente abordarlo.

PUBLICIDAD

“El aumento de las temperaturas se discute ampliamente en promedios anuales, pero la atención debe centrarse en la extensión de los eventos extremos de cola que se esperan en un año determinado”, dijo en un comunicado. En otras palabras, cuando se habla del cambio climático se suelen utilizar las medias anuales, lo que puede matizar inadvertidamente la gravedad de lo que se avecina. Incluso los aumentos relativamente pequeños de las medias anuales globales incluirán eventos de calor extremo mucho más comunes.

Según el informe, en todo el país, por término medio, las temperaturas máximas que ahora se dan en los 7 días más calurosos del año se alcanzarán 18 días al año en la mayoría de las localidades.

Si bien es posible que las personas no pierdan sus casas por el calor extremo, lo cierto es que tiene otros riesgos. La reciente ola de calor en el noroeste del Pacífico envió a casi 1.000 personas al hospital. Las redes eléctricas sufren apagones que dejan sin aire acondicionado. Las personas pueden sufrir agotamiento y deshidratación cuando las temperaturas se disparan y pueden morir de insolación. Los puentes y las carreteras se doblan.

Las temperaturas son notoriamente difíciles de predecir con exactitud incluso a pocos días vista, y mucho menos a 30 años vista. Sin embargo, hay diferencias entre la climatología y la meteorología. First Street utiliza modelos climatológicos que muestran el aumento de las temperaturas globales basándose en el nivel actual de emisiones de gases de efecto invernadero para predecir las tendencias de calentamiento. A continuación, añade información específica de la dirección, como el grado de cobertura de árboles en las cercanías, o si una casa en una zona urbana está rodeada de superficies impermeables, como aparcamientos, que absorben y retienen el calor.

El modelo, revisado por expertos, también tiene en cuenta variables como la proximidad a una gran masa de agua, que puede moderar las temperaturas, y si la casa está en lo alto de las montañas, que es más fresca. Algunas de estas variables cambiarán con el tiempo, pero a efectos de este ejercicio, First Street las mantiene estables.

Jeremy Porter, investigador principal de la fundación, dice que hay mucha menos variación de una casa a otra en cuanto al calor extremo que en cuanto a los incendios o las inundaciones. Sin embargo, la puntuación ofrece información financiera muy práctica. Al tener en cuenta los metros cuadrados de una casa y los precios estatales de la electricidad, la herramienta de puntuación puede estimar cuánto pueden aumentar las facturas de energía de una casa individual si el propietario tiene aire acondicionado.

PUBLICIDAD

Hoy nos quejamos de la inflación, pero incluso con la serie de rebajas de la Ley de Reducción de la Inflación, algunos estadounidenses pueden considerar los costes de refrigeración del verano de 2022 como una ganga.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD