Mundo

El Atlántico reportará su primer agosto sin huracanes desde 1997

El área que se monitorea ha generado algunos sistemas, pero no han llegado a alcanzar las condiciones necesarias para ser nombradas

Bay Head
Por Brian K. Sullivan
30 de agosto, 2022 | 08:11 AM

Bloomberg — La zona de nacimiento de huracanes del Atlántico se ha mantenido sin tormentas a lo largo de todo este mes y, de mantenerse así durante los próximos dos días, se convertirá en el agosto más calmado del último cuarto de siglo.

Esta franja de océano comprendida entre África y el Mar Caribe únicamente ha tenido dos agostos libres de tormentas en más de 70 años de registros: el primero fue en 1961 y el segundo en 1997, señaló Phil Klotzbach, el autor principal de la predicción estacional de tormentas de la Universidad Estatal de Colorado. Generalmente, agosto es el punto de partida de la temporada de huracanes más activa.

“Hay posibilidades de que pase todo agosto sin que haya una tormenta con nombre”, dijo Klotzbach. “Va a estar muy cerca”.

PUBLICIDAD

Hasta el momento, el Atlántico había generado tres tormentas, pero la última, Colin, surgió a inicios de julio. Desde entonces, la zona ha experimentado un par de fenómenos que no alcanzaron la calificación de tormenta. Ahora mismo, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos está observando cuatro zonas de tormentas y lluvias y que podrían convertirse en la próxima tormenta de la época.

Un sistema en el Atlántico central tiene la oportunidad más grande, con un 80% de probabilidad de convertirse en tormenta para el viernes.

Durante la primera parte de agosto, el aire seco socavó las posibles tormentas antes de que pudieran comenzar a intensificarse. También hubo algo de cizalladura del viento en la cuenca que desgarra la estructura de las tormentas en ciernes.

PUBLICIDAD

Por lo general, el Atlántico es más activo desde aproximadamente el 20 de agosto hasta el 1 de octubre, y el pico estadístico llega el 10 de septiembre. La mayoría de los pronósticos de pretemporada indicaban un año activo con más del promedio de 14 tormentas.

Un agosto tranquilo, no obstante, no ofrece una señal clara de lo que traerá el resto del año. En 1997 hubo El Niño en el Pacífico, lo que aumentó la cizalladura del viento en el Atlántico, y solo se nombraron siete tormentas.

En 1961, el Pacífico estaba más fresco, como lo está ahora, y se formaron 12 tormentas, que en ese momento estaba por encima del promedio. Las aguas más frías del Pacífico significan menos cizalladura del viento en el Atlántico, lo que abre la puerta al desarrollo de tormentas. La cizalladura es cuando el viento sopla en diferentes direcciones o velocidades a diferentes altitudes y esto puede derribar la parte superior de los huracanes en ciernes.

Klotzbach dijo que los modelos de computadora se alejaron un poco de pronosticar un septiembre activo, pero también señaló que hay muchas tormentas eléctricas vigorosas que se alejan de África, los componentes básicos de los huracanes, lo que podría significar que las tormentas son inminentes.

“Pero ciertamente no estoy garantizando nada en este momento”, dijo.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD