Mercados

Así es el mercado bajista que ve Jamie Dimon, CEO de JPMorgan, para el S&P 500

El escenario que ve Dimon es brutal, pero no inimaginable ni uno que se acerque a la magnitud del colapso de las puntocom y la crisis financiera mundial

Jamie Dimon, presidente y CEO de JPMorgan Chase & Co., durante una audiencia de la Comisión de Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos del Senado en Washington, D.C., Estados Unidos, el jueves 22 de septiembre de 2022.
Por Lu Wang y Peyton Forte
11 de octubre, 2022 | 12:38 PM

Bloomberg — No se sorprenda si el S&P 500 pierde otro 20% de su valor, dice Jamie Dimon, el CEO de JPMorgan (JPM). Si bien un desplome de esa magnitud crisparía los nervios de los operadores y pondría en aprietos las cuentas de jubilación, los antecedentes demuestran que no haría falta ningún cambio importante con respecto a la historia para que esto suceda.

Visto desde el punto de vista de las valoraciones y de su impacto en los rendimientos a largo plazo, la caída daría lugar a un mercado bajista que, en muchos aspectos, es normal, analizó Dimon. Un descenso hasta los aproximadamente 2.900 puntos en el S&P 500 dejaría al indicador un 39% por debajo de su máximo de enero, un colapso notable que no obstante no se acerca al colapso de las puntocom y la crisis financiera mundial.

El nivel implícito en el escenario de Dimon es aproximadamente el máximo del índice de 2018, el año en que los recortes de impuestos corporativos del expresidente Donald Trump entraron en vigor y una venta de acciones obligó a la Reserva Federal a poner fin a los aumentos de tasas de interés.

PUBLICIDAD

Perder las ganancias obtenidas desde entonces dejaría a los inversores sin haber ganado nada durante cuatro años, un periodo relativamente largo. Sin embargo, teniendo en cuenta la fuerza del mercado alcista anterior, las ganancias anuales de la última década sólo se reducirían a un 7%, en línea con la media a largo plazo.

Nadie sabe hacia dónde va el mercado, incluido Dimon, y mucho dependerá de la evolución de la política de la Reserva Federal y de si los beneficios resisten sus medidas antiinflacionistas. Pero como ejercicio, vale la pena notar que una caída del alcance que él describió no es inaudita, y que a muchos veteranos de Wall Street les parecería un ajuste de cuentas justificado en un mercado que había sido llevado a lo alto por la generosidad de la Fed.

La caída de las tasas de interés “ha sido muy buena para los múltiplos de valoración y estamos deshaciendo todo eso”, dijo en Bloomberg TV Michael Kelly, jefe global de multiactivos de Pinebridge Investments LLC. “Hemos tenido dinero fácil durante mucho tiempo y no podemos arreglar todo eso muy rápidamente”.

PUBLICIDAD
S&P 500 falls into bear market as central-bank hawks circledfd

Con 34%, el mercado bajista medio desde la Segunda Guerra Mundial ha sido un poco menos profundo, pero las caídas varían lo suficiente como para que un desplome del 40% entre dentro de los límites de la plausibilidad. Una de las razones por las que la actual caída puede tener sentido son las valoraciones. En resumen, incluso después de perder US$15 billones de su valor, las acciones están lejos de ser gangas evidentes.

En el mínimo del mes pasado, el S&P 500 cotizaba a 18 veces los beneficios, un múltiplo que está por encima de las valoraciones mínimas observadas en los 11 ciclos bajistas anteriores, según datos recopilados por Bloomberg. En otras palabras, si la renta variable se recupera a partir de aquí, este fondo del mercado bajista habrá sido el más caro desde la década de 1950. Por otro lado, igualar esa mediana requeriría otra caída del 25% en el índice.

“Tuvimos un periodo de mucha liquidez. Eso es diferente ahora”, dijo Willie Delwiche, estratega de inversiones de All Star Charts. “Teniendo en cuenta lo que están haciendo los rendimientos de los bonos, no creo que se pueda decir que un descenso del 40% de pico a pico esté fuera de la cuestión”.

¿Se convertiría el S&P 500 en una ganga si se produjera una caída del 20%? Es discutible. Aunque 2.900 es bastante barato en relación con las estimaciones existentes para los beneficios de 2023 esas estimaciones estarían en serios problemas si se produjera una recesión, como predijo Dimon. Si se ajustan las previsiones para una caída del 10% de los beneficios, se obtiene un múltiplo de beneficios de 14,3, que no es caro, pero tampoco es una ganga.

El PER del S&P 500 se sitúa por encima de donde estaba al final de los 11 ciclos bajistas anterioresdfd

La amenaza de una contracción económica subyace a las sombrías perspectivas de Dimon. Desde el aumento de la inflación hasta el fin de la flexibilización cuantitativa por parte de la Fed y la guerra de Rusia en Ucrania, es probable que una serie de vientos en contra “graves” empujen a la economía estadounidense a una recesión en seis o nueve meses, dijo el CEO de JPMorgan a la CNBC.

La evaluación de Dimon sobre la economía y el mercado parece más ominosa que la de sus pronosticadores. Michael Feroli, economista jefe de JPMorgan en Estados Unidos, espera que el producto interior bruto real se expanda cada trimestre hasta finales de 2023.

PUBLICIDAD

Aunque los estrategas de mercado dirigidos por Marko Kolanovic admitieron que sus objetivos de fin de año para los activos financieros podrían no alcanzarse hasta el próximo año, el equipo mantuvo su tono optimista sobre los beneficios empresariales. Esperaban que el S&P 500 subiera hasta los 4.800 puntos en diciembre.

“La renta variable está demostrando ser una clase de activo real eficaz, ya que sus beneficios están vinculados a la inflación”, escribió el equipo en una nota la semana pasada. “A menos que el crecimiento del PIB nominal se desvíe drásticamente, el crecimiento de los beneficios debería seguir siendo resistente y desafiar las expectativas de un descenso incluso en un entorno de bajo crecimiento del PIB real”.

Los puntos de vista enfrentados subrayan la realidad del mundo post-pandémico, donde las previsiones de Wall Street varían y los esfuerzos por predecir el futuro han resultado inútiles. Tanto los bancos centrales como los inversores juzgaron mal la rigidez de la inflación. Últimamente ha quedado claro que los minoristas y los fabricantes de chips calcularon mal la demanda y acabaron almacenando demasiados productos no deseados.

PUBLICIDAD

Con la Reserva Federal inmersa en el endurecimiento monetario más agresivo de las últimas décadas, nadie puede decir con gran convicción hacia dónde va la economía. Ese turbio panorama ha dado lugar a una amplia gama de proyecciones en lo que respecta a los beneficios empresariales para el próximo año: desde una expansión del 13% hasta una contracción del 8%, según los estrategas a los que sigue Bloomberg.

Jane Edmondson, CEO de EQM Capital, se muestra más optimista que Dimon, aunque comparte la preocupación por la incapacidad de la Fed para abordar el lado de la oferta del problema de la inflación.

PUBLICIDAD

“Estoy de acuerdo en que si la Fed no frena en su intento de combatir la inflación, podríamos ver más dolor en el mercado”, dijo. “Aunque su belicosidad con las tasas de interés puede frenar parte de la demanda, no resuelve los problemas de la cadena de suministro que causan el aumento de los precios y la inflación”. En ese sentido, las preocupaciones de Jamie están justificadas, ya que la cura no es adecuada para lo que nos aqueja.”

Con la asistencia de Yvonne Man y Vildana Hajric.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD