Mercados

Guardianes de la economía deben “abrocharse el cinturón” ante el deterioro de perspectivas

La invasión rusa de Ucrania frustra los esfuerzos de consenso; en tanto la inflación, los tipos de interés y el dólar también centran las reuniones anuales del FMI

Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), habló en una conferencia de prensa durante las reuniones anuales del FMI y del Grupo del Banco Mundial en Washington, DC, Estados Unidos, el jueves 13 de octubre de 2022.
Por Bloomberg News
15 de octubre, 2022 | 08:45 PM

Bloomberg — Tras una semana como anfitriona de la reunión anual de líderes económicos del Fondo Monetario Internacional (FMI), la directora gerente Kristalina Georgieva la resumió para los 190 países miembros: “abróchense el cinturón y sigan adelante”.

Al finalizar las conversaciones en Washington este sábado, los ministros de finanzas y los banqueros centrales que tratan de sostener la vacilante recuperación de la economía mundial tras la pandemia se preocuparon de que la invasión de Rusia en Ucrania siga desestabilizando a Europa y obstaculice los esfuerzos por impulsar el crecimiento.

Pero los incondicionales del orden mundial posterior a la Segunda Guerra Mundial también recibieron un escaldado.

PUBLICIDAD

Los latigazos del Reino Unido en materia de recortes fiscales -que hicieron tambalearse a los mercados y provocaron la destitución del ministro de Hacienda, Kwasi Kwarteng, a mitad de la reunión- y las subidas de los tipos de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos, que impulsan el dólar, también dominaron los debates.

Los miembros del grupo también discutieron sobre la decisión de Arabia Saudí de liderar un recorte de la producción de petróleo de la OPEP+, lo que se consideró arriesgado en un momento en que Europa lucha contra una crisis energética y Estados Unidos intenta frenar la inflación más alta de las últimas cuatro décadas.

Doug Rediker, antiguo miembro de la junta ejecutiva del FMI señaló que la falta de compromiso de alto nivel por parte de China, la segunda economía más grande y principal acreedora de los países en desarrollo, “obstaculizó la capacidad de hacer progresos reales”.

PUBLICIDAD

“Fue una semana bastante pesimista en general”, dijo.

A continuación, un resumen de las principales conclusiones:

Guerra, fragmentación

Al igual que en las reuniones de primavera del FMI en abril, el G-20 no pudo emitir un comunicado debido a la división sobre Rusia.

Rusia también impidió que el órgano consultivo del FMI llegara a un consenso sobre una lectura conjunta. “Lamento mucho que, debido a que Rusia ha bloqueado cualquier posibilidad de consenso, no tengamos unanimidad”, dijo la ministra española de Economía, Nadia Calvino, que preside el panel.

En la misma sesión informativa, Georgieva dijo que “el sentimiento predominante en la sala era que no podemos permitir que se produzca la fragmentación porque todo el mundo sería más pobre”. Sería “devastador para los mercados emergentes pobres y de bajos ingresos”.

El estancamiento de la deuda

Con cerca del 60% de los 75 países más pobres del mundo en situación o en riesgo de endeudamiento, los responsables de finanzas, desde la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, hasta el zambiano Situmbeko Musokotwane, instaron a las naciones más ricas a hacer más para ayudar a los más vulnerables a reestructurar su deuda.

PUBLICIDAD

Yellen criticó la lentitud de una iniciativa del G-20 para reunir a los acreedores del Club de París de los países tradicionalmente ricos con China para intentar reestructurar las deudas de algunos países de bajos ingresos. China no ha participado en el esfuerzo.

“Lo que enfrentamos hoy es una situación compleja que no se va a resolver fácilmente”, dijo Martín Guzmán, un exministro de finanzas argentino. “No creo que vayamos a tener una resolución adecuada de esa crisis hasta que haya un marco formal internacional para resolverla, cuando no lo vamos a tener en un futuro próximo”.

Los tipos, la recesión y el dólar

El FMI rebajó sus perspectivas de crecimiento económico mundial, advirtiendo que los esfuerzos de los bancos centrales por enfriar la inflación podrían causar un daño aún mayor. Esto se debe a que los tipos más altos ralentizan la actividad empresarial y perjudican a la economía, lo que se considera una contrapartida necesaria para controlar los precios.

PUBLICIDAD

“La gente espera que los bancos centrales sigan pisando el freno hasta que algo se rompa realmente en la expansión”, escribieron el fin de semana los economistas de JPMorgan Chase & Co. “El mayor riesgo sigue siendo una recesión inducida por los bancos centrales”.

Las subidas de tipos de la Fed han contribuido a estimular un aumento del dólar, que está castigando a otros países al elevar el coste de sus importaciones y hacer subir su inflación, lo que ha desencadenado su propio ciclo de endurecimiento. Por ello, los funcionarios de la Reserva Federal escuchan un constante aluvión de preocupaciones de otros países sobre lo perjudicial que ha sido la fortaleza del billete verde, aunque el banco central estadounidense parece dispuesto a seguir subiendo los tipos.

PUBLICIDAD

“Todo el mundo parecía muy preocupado”, dijo Paulo Guedes, ministro de Economía de Brasil. “Algunos decían que los banqueros centrales deben tener corazón y recordar que detrás de cada subida de tipos hay gente que sufre”.

Coordinación de políticas

En el otro extremo del espectro político, se instó a los responsables de la política fiscal a coordinarse con sus homólogos de la política monetaria para asegurarse de que no trabajan con propósitos opuestos.

Georgieva, del FMI, instó a los ministerios de finanzas a presentar medidas “específicas y temporales” para aliviar el dolor causado por la subida de los tipos, sin complicar los esfuerzos de los bancos centrales, un sentimiento del que se hizo eco el comisario de Asuntos Económicos de la Unión Europea, Paolo Gentiloni, quien advirtió que no todos los países del bloque están logrando evitar un choque entre ambos.

PUBLICIDAD

“Uno de los temas de esta semana para las economías avanzadas es cómo hacer coincidir esas dos políticas -la fiscal y la monetaria- para que no entren en conflicto”, dijo el jefe del Banco Mundial, David Malpass, a Bloomberg Television.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD