Panamá

La Zona Libre de Colón brilla en el contrabando regional de oro, afirma la OCDE

Informe de la OCDE se refiere a la segunda zona franca más grande del mundo, la Zona Libre de Colón, por su larga historia de comercio ilícito y blanqueo de dinero, y prevé que aumente el contrabando de oro

En 2022 las transacciones de exportación y reexportación superaron los US$ 20 millones.
19 de enero, 2023 | 09:32 AM

Ciudad de Panamá — Fundada en 1948 y con transacciones comerciales que en 2022 superaron los US$ 20 millones, gracias a sus actividades de exportación y reexportación de bienes, la Zona Libre de Colón es señalada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de ser un puente regional para el contrabando de oro, lo que es rechazado por la administración de este emporio comercial.

Una de las áreas libre de impuestos más grande del mundo, solo superada por la de Hong Kong, está bajo la lupa de la OCDE, que en su informe “Zonas francas y flujos ilícitos de oro en América Latina y el Caribe”, publicado en diciembre pasado, sostiene que las zonas libres de Panamá, Colombia y República Dominicana son centros clave del tránsito del metal amarillo.

Este es un informe “argumentativo, calumnioso y sin sustancia”, afirma Giovanni Ferrari, gerente general de la Zona Libre de Colón (ZLC), quien explica que el contrabando de oro no se da porque este es transportado a través de empresas de seguridad especializada “muy serias”.

PUBLICIDAD

Pero, la OCDE insiste en que aunque cada país tiene sus particularidades, a Panamá se le atribuye ser “un importante centro de tránsito para una serie de mercancías, incluido el oro de contrabando procedente de otros países de la región”.

Además, proyecta que el contrabando y blanqueo del oro aumentará con la construcción de la refinería de la empresa Broadway Strategic Metals.

Debido a la magnitud de sus operaciones, el informe del organismo internacional aduce que la ZLC “tiene una larga historia como centro de comercio ilícito y blanqueo de dinero basado en el comercio. Varios casos relacionados con el oro a lo largo de los años han implicado a actores que operan allí”, el contrabando a través de joyas es algo “notable”.

PUBLICIDAD

Resalta que a pesar de que Panamá toma medidas para superar su reputación como jurisdicción secreta, ocupó el puesto 18 en el índice mundial de Secreto Financiero de la Red de Justicia Fiscal, mientras que en las zonas francas “siguen siendo un reto” aplicar la ley.

El negocio panameño es “sólido, documentable y rastreable”, ripostó el gerente general de la ZLC, quien señaló que los actores del oro son serios y tienen “muchos años” operando en el sector.

Ferrari manifestó que se vincula el contrabando de oro de Colombia con la ZLC a través de joyas y esto se debe a casos de hace décadas cuando la realidad y los controles cambiaron.

En tanto, la estrategia nacional del Estado panameño contra el terrorismo y el blanqueo de capitales cita a la ZLC entre los sectores de mayor riesgo de blanqueo de capitales.

Fundada en 1948, es una de las áreas libre de impuestos más grande del mundo, solo superada porla de Hong Kong.dfd

Cifras que resplandecen

La incongruencia de las cifras es otro de los puntos del informe de la OCDE, que indica que entre 2010 y 2018 Colombia exportó USD $4,3 millones en oro a Panamá, mientras que en el mismo periodo el país del Canal reportó importaciones de oro de Colombia por más de USD $60 millones.

Para el organismo, es relevante señalar que las exportaciones de oro de Panamá superan con creces las importaciones, “a pesar de que la producción de oro del país es insignificante” .

PUBLICIDAD

En 2021, Panamá reportó importaciones de menos de USD $2 millones y exportaciones de más de USD $12 millones, según Comtrade, la página de las Naciones Unidas que recopila datos comerciales.

Los datos del portal de investigación de mercados y data comercial SICEX, en tanto, indican que, en ese mismo año, una casa de empeño y comerciante de oro en la ciudad de Panamá envió más de USD $18 millones en oro a un refinador suizo.

Contrariamente, las cifras oficiales panameñas reportan que el oro proveniente de Colombia es una parte “bastante pequeña” en términos porcentuales, y no llega a los USD$18 millones. Viene descendiendo desde 2018 y Colombia nunca ha sido el mayor proveedor de oro a la ZLC, aclaró la administración de la ZLC.

PUBLICIDAD

“Cualquier examen del papel desempeñado por las Zonas Francas de Panamá en los flujos ilícitos de oro debe comenzar con el contexto más amplio de la reputación de Panamá como un paraíso fiscal” puntualiza el informe, así como centro de comercio, tanto ilícito como lícito.

La ZLC continúa siendo un área franca mucho más vulnerable a la explotación delictiva, de acuerdo con las fuentes consultadas por la OCDE, que resalta que el Informe 2022 de la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos de los Estados Unidos cita al emporio comercial por “la débil aplicación de las leyes aduaneras y la limitada supervisión de las transacciones”.

PUBLICIDAD

Ferrari, por su parte, considera que mediante este informe “calumnioso, especulativo y que carece de un análisis de profundidad”, la OCDE estaría provocando que los bancos internacionales rompan sus corresponsalías con los bancos panameños, lo que dificultaría las transacciones electrónicas e incentivaría que los compradores utilicen dinero en efectivo.

El reporte “afecta negativamente sobre todo en la atracción de transnacionales europeas a la Zona Libre de Colon”, comentó por su parte Severo Sousa, presidente de la Asociación de Usuarios de la ZLC.

De Colombia a Panamá

Entre el modus operandi de los flujos ilícitos de oro en Panamá se menciona que en la primavera de 2022 el mercado del oro de Colombia se contrajo en al menos 40% y, según fuentes del sector, de las minas se desviaba el metal para contrabandearlo a Venezuela y Panamá, donde se vendía a compradores rusos y turcos para ocultar activos a raíz de las sanciones internacionales impuestas a Rusia tras su agresión a gran escala contra Ucrania.

PUBLICIDAD

Otra fuente del informe vincula al Clan del Golfo - grupo criminal colombiano que opera en la frontera de Colombia con Panamá- en el desvío del oro a Panamá.

Para que el oro de Colombia, Venezuela y Perú llegue regularmente a Panamá, se utilizan lanchas rápidas que parten de las ciudades costeras caribeñas colombianas de Necoclí y Guapi, o barcos pesqueros en la costa del Pacífico y esas embarcaciones siguen la infraestructura del narcotráfico en una ruta en la que pequeñas embarcaciones procedentes de esas zonas se encuentran con buques que se dirigen a la Zona Libre de Colón y transbordan oro, estupefacientes y otros productos de contrabando.

La nación suramericana es descrita por la OCDE como un importante productor de oro con una compleja historia de invasión criminal en la cadena de suministro y a la vez el país que alberga el mayor número de zonas francas que cualquier otro país de América Latina.

PUBLICIDAD

Se ha introducido oro de contrabando en Panamá desde Colombia y supuestamente desde Venezuela, así como desde otras jurisdicciones regionales, se afirma.

Más allá del ya mencionado uso de helicópteros y barcos, se utilizan otras aeronaves, tanto privadas como comerciales, a veces con la complicidad de agentes de aduanas y personal aeroportuario sobornado o coaccionado para permitir que el oro transite por los aeropuertos sin incidentes.

PUBLICIDAD