Argentina

Gobierno argentino busca contener la brecha cambiaria a “velocidad crucero”

Mercado sin Bozal: El plan busca llevar la diferencia entre el tipo de cambio oficial y el paralelo en un rango entre el 85% y el 95%

El gobierno enfrenta una situación crítica con el aumento de los dólares paralelos photographer: Anita Pouchard Serra/Bloomberg
Por Ignacio Olivera Doll
25 de enero, 2023 | 05:47 PM

Bloomberg — El Gobierno quiere evitar que la brecha cambiaria continúe ampliándose y va a buscar administrar la devaluación del peso para que acompañe a los tipos de cambio paralelos hasta las elecciones presidenciales de octubre, según dijo una persona con conocimiento directo.

Ni mucho ni poco

El plan apunta a mantener la brecha cambiaria dentro de una “velocidad crucero” en torno a un rango de entre 85% y 95%, por debajo de los niveles que tuvo en la mayor parte del 2022. Los funcionarios que diseñan el plan económico de Sergio Massa perciben que un nivel de brecha superior a este rango es nocivo para la economía, porque alimenta las presiones en el mercado cambiario y sobre los precios. Consideran, a la vez, que cuando la brecha del tipo de cambio empieza a reducirse y explorar un nivel cercano al 80%, el mercado puede empezar a interpretar que los tipos de cambio paralelos están atrasados y que gestarán, tarde o temprano, las condiciones para un o sobrereacción.

  dfd

La clave estaría, entonces, en este rango entre 85% y 95%. El diferencial entre el contado con liquidación y el tipo de cambio oficial, que era del 98,5% antes del anuncio de recompra de bonos, quedó ayer en 94,6%.

PUBLICIDAD

Esto esconde una visión aún más profunda, pero que no se reconocerá en público: el Gobierno ya no tiene herramientas para acortar la brecha cambiaria y debe conformarse con mantenerla dentro de un cierto rango, según dijo la fuente. Un plan más profundo, que solo podría generarse a partir de un cambio de expectativas de fondo, es una tarea que prefieren delegar a la próxima administración que empiece a partir de diciembre de 2023.

El pánico que tiene el Gobierno argentino a una disparada del dólar paralelo es lo que explica el anuncio que hizo Massa sobre la recompra de deuda soberana en dólares. La medida, que fue anunciada como una señal ortodoxa que buscaba aliviar la carga de deuda del país, tuvo un único objetivo (implícito) de intervenir directamente en los tipos de cambio paralelos y aplacar la presión que ya se percibía por esos días, según dijo la persona.

Un vocero del BCRA no respondió inmediatamente a una solicitud de comentario.

PUBLICIDAD

Dilema de “causa-efecto”

Los traders de Argentina empezaron a sospechar sobre el volumen inusual que habían registrado los bonos argentinos en los tres días previos al anuncio de la recompra de deuda: un valor nominal de 400 millones, que más que duplicó el promedio habitual (de unos 150 millones para ese lapso), según estiman en Win Securities.

El debate terminó por materializarse en denuncias cruzadas entre opositores y el Gobierno. Sucede que, para muchos agentes de mercado, la medida de recompra de deuda circuló en algunas mesas mucho antes de ser anunciada y podría haber dado oportunidad a algunos jugadores para hacer negocios con información privilegiada.

Para el Gobierno, en cambio, esas operaciones previas fueron parte de una “corrida cambiaria” que ellos mismos se vieron forzados a frenar. Según esta visión oficial, la recompra de deuda no fue el motor ni la causa de la especulación, sino el efecto.

Carta de la policía

El ministro Massa pidió al regulador local, la CNV, que investigara las operaciones del mercado que precedieron y siguieron a su anuncio de recompra de deuda, luego que los legisladores de la oposición exigieran explicaciones. La CNV respondió inmediatamente este lunes con una carta que envió a alrededor de una decena de agentes del mercado de capitales, según personas con conocimiento directo del tema. En ella exigió información sobre los 10 clientes que hubieran negociado el mayor volumen de bonos y cauciones en dólares en los tres días y los dos posteriores al 18 de enero. Funcionarios del Gobierno mantienen la calma, confiados en que entre estas listas será más probable hallar opositores que oficialistas.

Una vocera de la CNV declinó hacer comentarios.

Ajuste monetario

El Banco Central sostiene su visión de que el exceso de pesos es la principal causa de la presión cambiaria, pero encuentra limitaciones políticas para embarcarse en las soluciones que cree más efectivas. Frente a esto, el presidente del BCRA, Miguel Pesce, y sus directores prefieren modificar silenciosamente algunas tasas alternativas, como la de los pases activos y pasivos. Todo sea por no tocar la Leliq.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD