La victoria de India en G-20 muestra que EE.UU. aprende a contrarrestar ascenso de China

Los países del G-20 aplaudieron el éxito de la India por alcanzar un acuerdo sobre un comunicado conjunto, además de llegar a un consenso sobre la guerra de Rusia en Ucrania

President Biden And India Prime Minister Modi Meet With Business Leaders
Por Alan Crawford - Sylvia Westall
10 de septiembre, 2023 | 12:07 PM

Bloomberg — La decisión de Xi Jinping de no asistir a la cumbre del G-20 de este fin de semana podría haber tenido como objetivo negar a India su momento. En lugar de ello, el primer ministro Narendra Modi, junto con Estados Unidos y Europa, descubrió cómo contrarrestar a China de forma más eficaz en la escena mundial.

Los países miembros del G-20 aplaudieron el éxito de la India a la hora de alcanzar un acuerdo sobre un comunicado conjunto que permanecía en duda pocos días antes de que los líderes mundiales se reunieran en su cita diplomática anual más importante.

Además de llegar a un consenso sobre la guerra de Rusia en Ucrania, el asunto más difícil, también elevaron a la Unión Africana a la categoría de miembro de pleno derecho del G-20 y tomaron medidas en asuntos como el cambio climático y la sostenibilidad de la deuda, que son prioridades de los mercados emergentes.

VER +
El G-20 amplía el debate sobre los riesgos de la IA y estudia una supervisión mundial

El resultado final irritó a Ucrania, que consideró que el compromiso sobre el lenguaje bélico era más débil que el que los líderes alcanzaron hace sólo 10 meses en Bali (Indonesia). Pero para Estados Unidos y sus aliados, las críticas a un comunicado que, en esencia, es similar al de Bali y tiene escaso impacto sobre el terreno son un pequeño precio a pagar por dar a Modi una victoria que refuerza el estatus de India como potencia emergente capaz de frenar la influencia mundial de China.

PUBLICIDAD

El presidente Joe Biden lideró la iniciativa, viendo en India la mejor esperanza de su administración para aislar a China y Rusia, y dar un impulso al orden mundial liderado por Estados Unidos. El resultado demostró que Washington está aprendiendo por fin el lenguaje del llamado Sur Global, con India como su principal guía.

Según Milan Vaishnav, director del Programa para Asia Meridional de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, “algunos comentaristas están señalando que el lenguaje suavizado sobre Rusia-Ucrania es un signo de la ‘claudicación’ de Occidente”. “Pero hay otra forma de verlo: A Occidente también le interesa que India gane. La falta de consenso habría sido una gran decepción para India”.

Si hubo un momento que ilustró la dinámica de la cumbre, fue la reunión de Biden el sábado para hablar de los esfuerzos liderados por la Casa Blanca para ofrecer más financiación a los países en desarrollo.

PUBLICIDAD

Junto con el presidente del Banco Mundial, Ajay Banga, el primer estadounidense de origen indio que ocupa ese cargo, Biden se fotografió con Modi, el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y el sudafricano Cyril Ramaphosa, miembros clave del grupo BRICS, menos China y Rusia. Este bloque se amplió a principios de mes, planteando un reto para el Grupo de las Siete economías avanzadas.

A primera hora del día, el asesor adjunto de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jon Finer, se refirió a China como “los tres miembros democráticos de los BRICS”, afirmando que tanto ellos como Estados Unidos estaban comprometidos con el éxito del G-20. “Y si China no lo está, es una desgracia para todos”, dijo Finer. “Pero mucho más desafortunado, creemos, para China”.

VER +
BRICS invita a, Irán Argentina y otros 4 a unirse al bloque

Y Estados Unidos no se detuvo ahí. Anunció por separado un acuerdo con India, la Unión Europea, Arabia Saudí, Israel y otros países de Oriente Medio para desarrollar una ambiciosa red ferroviaria y marítima en toda la región. Biden lo calificó de “inversión regional que cambiará las reglas del juego”, consolidando el acuerdo con un apretón de manos a tres bandas en el que participaron Modi y el príncipe heredero Mohammed bin Salman, a quien el presidente estadounidense había tachado de “paria” antes de las últimas elecciones.

Es más probable que este tipo de pronunciamiento atraiga los intereses de Oriente Medio que el acoso a los derechos humanos, aunque el calendario y la financiación del proyecto sigan siendo imprecisos. Estados Unidos negó que su objetivo fuera contrarrestar la creciente influencia de China en el Golfo, pero un funcionario francés reconoció que su objetivo era competir con la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de Xi, y afirmó que eso no era malo.

La decisión de Xi de faltar a la cumbre del G-20 por primera vez desde que asumió la presidencia en 2013 marcó un cambio de comportamiento respecto a noviembre pasado, cuando se presentó como un estadista con la responsabilidad de “llevarse bien con otros países.” Los negociadores chinos también se arriesgaron a parecer mezquinos al tratar de frustrar los avances de India, posicionándose sobre cuestiones menores como el uso por parte de Modi de una frase en sánscrito y la candidatura de Estados Unidos para albergar la reunión del G-20 en 2026. El Global Times, periódico afiliado al Partido Comunista, calificó a Estados Unidos de “mero imitador” por su plan de infraestructuras para Oriente Medio.

The G20 2023 New Delhi Summit - Day Two

Antes de la cumbre, el Primer Ministro británico, Rishi Sunak, acusó a China de frenar los avances hacia una declaración conjunta. En un momento de las deliberaciones a puerta cerrada, Pekín planteó la cuestión del acceso a los semiconductores en un debate sobre la acción climática, dijeron personas familiarizadas con las conversaciones. Esto provocó que el Consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, uno de los principales defensores de los controles estadounidenses a la exportación de chips y tecnología de chips a China, denunciara “la idea de convertir el clima en rehén” de cuestiones no relacionadas.

El primer ministro Li Qiang, representante de China en ausencia de Xi, dijo a los líderes que el G-20 “necesita unidad en lugar de división, cooperación en lugar de confrontación”, informó la agencia oficial de noticias Xinhua. Esto siguió a un comentario publicado horas antes por un grupo de expertos chino afiliado a la principal agencia de espionaje del país, que criticó a India por haber “saboteado la atmósfera de cooperación” en el G-20 al impulsar su propia agenda.

PUBLICIDAD

Pero China cedió en su oposición al comunicado, e India recibió elogios de todos los sectores por negociar un compromiso. Personas familiarizadas con las discusiones dijeron que el avance se produjo después de que India, Indonesia, Brasil y Sudáfrica presentaran conjuntamente una propuesta sobre el lenguaje que describe la guerra.

VER +
Lula dice que Putin puede visitar Brasil para el G-20 sin temor a ser detenido

“Este consenso muestra por sí mismo el papel cimentado de India como punto de apoyo fiable de un mundo amargamente dividido en cuestiones geopolíticas como la guerra de Ucrania”, dijo Swasti Rao, investigador asociado del Centro de Europa y Eurasia del Instituto Manohar Parrikar de Estudios y Análisis de Defensa. “Hay pocas dudas de que las potencias de orden intermedio desean mantener el orden económico mundial multipolar y no caer en el juego chino de dominarlo”.

Aunque el lenguaje final sobre Ucrania incomodó a algunos aliados de EE.UU., el apoyo al compromiso supuso una mayor oportunidad para alinearse más estrechamente con las principales democracias del Sur Global que, en última instancia, sirven como naciones oscilantes clave cuando se trata de la guerra de Rusia y otras cuestiones globales. Los líderes del G-7 elogiaron públicamente el resultado, y Sunak insistió en que el lenguaje adoptado era “muy fuerte” y que “Rusia está completamente aislada”.

“Justo y duradero”

Para Estados Unidos, cualquier medida que refuerce a India y amplifique a otras democracias del Sur Global ayuda a contrarrestar la influencia de China y Rusia, sobre todo cuando se trata de hacer realidad el llamamiento del G-20 a una “paz global, justa y duradera” en Ucrania. En mayo, en la cumbre del G-7 celebrada en Japón, Estados Unidos y sus aliados tuvieron dificultades para convencer a Modi, Lula y el indonesio Joko Widodo de que se pusieran de su lado en Ucrania, incluso después de que el presidente Volodymyr Zelenskiy hiciera una aparición sorpresa. Zelenskiy no fue invitado a intervenir en el G-20 indio.

PUBLICIDAD

Un alto funcionario de la Unión Europea afirmó que el acuerdo salvaba al G-20 como último foro mundial que reunía a las principales potencias del mundo. Además, ayudó a acortar distancias entre el G-7 y los mercados emergentes, que ahora serán socios a la hora de pedir cuentas a Rusia si no sigue buscando una paz justa de acuerdo con los principios de la ONU.

Otros altos funcionarios europeos afirmaron que China se había dado un tiro en el pie al no asistir a la cumbre, lo que permitió a India consolidar su liderazgo en el Sur Global y ofreció a Estados Unidos y Europa una vía clara para estrechar lazos con los mercados emergentes.

PUBLICIDAD
The G20 2023 New Delhi Summit - Day Two

Incluso Rusia, representada por el Ministro de Asuntos Exteriores Sergei Lavrov después de que Vladimir Putin se quedara en casa, consideró el acuerdo como una victoria. Según una persona familiarizada con la situación, Moscú se alegró de que las democracias BRICS sirvieran de interlocutores con el G-7, lo que subraya la condición de China como un extraño que mira hacia dentro.

Por supuesto, Estados Unidos podría tropezar en su intento de atraer más al Sur Global. Antes del G-20, Biden se ausentó de una cumbre en Indonesia organizada por la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, lo que pareció un desaire a Widodo. El presidente estadounidense trató de controlar los daños en Delhi, reuniéndose brevemente con el líder indonesio y prometiendo reunirse con él en la Casa Blanca en noviembre, cuando los líderes mundiales acudan a Estados Unidos para la cumbre de la APEC.

Sin embargo, lo más significativo fue la capacidad de India de aprovechar el momento para reafirmar su papel de liderazgo mundial. Modi declaró que “se ha creado historia”, mientras que su negociador jefe, Amitabh Kant, calificó a India de “portavoz de todo el Sur Global”.

PUBLICIDAD

“Más que ninguna otra cosa, ha amplificado la voz del Sur Global”, dijo Kant sobre el resultado de la cumbre. “También ha demostrado que India tiene una enorme capacidad para unir al mundo y liderarlo en cuestiones de desarrollo y geopolítica”.

--Con la colaboración de Jing Li, Simone Iglesias, Samy Adghirni, Selcan Hacaoglu, Alex Wickham, Philip J. Heijmans, Akayla Gardner, Justin Sink, Ruchi Bhatia, Alberto Nardelli, Jorge Valero, Michael Nienaber y Sudhi Ranjan Sen.

© 2023 Bloomberg L.P.