Escasez mundial de vivienda aplasta el crecimiento económico impulsado por la inmigración

El aumento de la inmigración desde la reapertura de las fronteras tras la pandemia se enfrenta a una falta crónica de hogares para albergarlos

Vivienda en construcción
Por Randy Thanthong-Knight - Swati Pandey - Tom Rees
07 de mayo, 2024 | 11:38 AM

Bloomberg — En la mayor parte de los países desarrollados, una de las fuerzas impulsoras más sólidas del crecimiento económico se tambalea.

Desde hace años, el rápido flujo de inmigrantes contribuye a que países tan dinámicos como Canadá, Australia y Gran Bretaña contrarresten el arrastre poblacional provocado por el envejecimiento de su población y la caída de las tasas de natalidad.

El precio de la vivienda en el Reino Unido sufre la mayor caída en 14 años

Esta situación se está deteriorando, pues el aumento de la inmigración desde la reapertura de las fronteras tras la pandemia se enfrenta a una falta crónica de hogares para albergarlos.

Si bien Canadá y Australia se han librado de una recesión tras las contracciones de Covid-19, sus habitantes no lo han hecho, con fuertes caídas per cápita que merman su nivel de vida.

PUBLICIDAD

La recesión británica del 2023 pareció suave en cifras brutas, aunque más profunda y duradera en términos per cápita.

En conjunto, 13 economías del mundo industrializado estaban inmersas en una recesión per cápita a finales del 2023, de acuerdo con un análisis exclusivo de Bloomberg Economics.

Aunque hay otros elementos, como la transición a empleos menos productivos en el sector servicios y que los recién llegados ganan generalmente menos, la falta de vivienda y las presiones relacionadas con el coste de la vida son un denominador común.

PUBLICIDAD

Lea más: Precios de la vivienda en Colombia: ¿qué explica que estén entre los de mayor crecimiento mundial?

Gráfica de economías desarrolladas

Entonces, ¿está condenado el modelo de crecimiento económico impulsado por la inmigración ? No exactamente.

En Australia, por ejemplo, la afluencia de aproximadamente un millón de personas, o el 3,7% de la población, desde junio de 2022 ayudó a solucionar una escasez crónica de trabajadores en industrias como la hotelería, el cuidado de personas mayores y la agricultura.

Y en el Reino Unido, una economía cercana al pleno empleo, las llegadas de Ucrania, Hong Kong y otros lugares han compensado la falta de trabajadores después del Brexit.

La escasez de habilidades en gran parte del mundo desarrollado significa que se necesitan más trabajadores, no menos.

De hecho, el mercado laboral y la economía de Estados Unidos están funcionando más de lo que muchos creían posible a medida que una afluencia de personas a través de la frontera sur amplía la reserva de mano de obra, incluso cuando la inmigración se perfila como un tema decisivo en las elecciones presidenciales de noviembre.

Gráfico de Canadá, Australia y el Reino Unido

Si bien Estados Unidos ha experimentado un aumento ampliamente cubierto de la migración autorizada e irregular, la escala del aumento en realidad palidece en comparación con la tasa de crecimiento de Canadá. Por cada 1.000 residentes, la nación del norte trajo 32 personas el año pasado, en comparación con menos de 10 en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Dicho de otra manera: en los últimos dos años, 2,4 millones de personas llegaron a Canadá, más que la población de Nuevo México , pero Canadá apenas añadió suficientes viviendas para los residentes de Albuquerque .

La experiencia de Canadá muestra que hay un límite al crecimiento impulsado por la inmigración: una vez que los recién llegados exceden la capacidad de un país para absorberlos, los niveles de vida disminuyen incluso si las cifras de ingresos están infladas.

El Banco de Nueva Escocia estima que una tasa de crecimiento demográfico neutral desde el punto de vista de la productividad es menos de un tercio de lo que Canadá registró el año pasado, lo que estaría más en línea con el ritmo de Estados Unidos.

Entonces, aunque ese crecimiento poblacional récord hace que el PIB de Canadá siga creciendo, la vida se está volviendo más difícil, especialmente para las generaciones más jóvenes y para inmigrantes como Akanksha Biswas, de 29 años.

PUBLICIDAD

Biswas llegó a Canadá a mediados de 2022, justo cuando el PIB per cápita comenzaba a hundirse en medio del inicio del auge de la inmigración pospandemia y el agresivo ciclo de ajuste de las tasas de interés del Banco de Canadá.

Lea más: Aumentan los precios de las viviendas en EE.UU.: subieron un 6,4% en febrero

PUBLICIDAD
Akansha Biswas

La exresidente de Sydney se mudó a Toronto en busca de lo que creía que sería una vida mejor con un costo de vida más bajo y mayores perspectivas profesionales. En cambio, se enfrentó a alquileres más altos, salarios más bajos y oportunidades laborales limitadas.

“De hecho, tenía una imagen completamente diferente en mente sobre cómo sería la vida en Toronto”, dijo Biswas, que trabaja en publicidad. “Los precios eran casi similares, pero hay mucha más competencia en el mercado laboral”.

La población en edad de trabajar de Canadá creció en un millón durante el año pasado, pero el mercado laboral sólo creó 324.000 puestos de trabajo. El resultado: la tasa de desempleo aumentó en más de un punto porcentual, siendo los jóvenes y los recién llegados nuevamente los más afectados.

PUBLICIDAD
Gráfico de alquileres en las más grandes ciudades de Canadá

Biswas gasta más de un tercio de sus ingresos en la factura de alquiler mensual de 2.800 dólares canadienses (US$2.050 dólares), dividiendo el costo con su pareja. Sale menos a cenar y prepara café en casa en lugar de ir a la cafetería. También está rechazando sus planes de tener hijos o comprar una casa.

“No veo mi futuro aquí si quiero formar una familia”, dice.

Gráfico de relación preciode vivienda-ingreso en Canadá

Si bien millones de estadounidenses también enfrentan una crisis de asequibilidad de la vivienda, el crecimiento de su ingreso real disponible se ha mantenido por encima del aumento de los precios de las viviendas durante gran parte de las últimas dos décadas.

No es así en Canadá. El precio medio de las viviendas en Toronto es ahora de US$1,3 millones de dólares canadienses (US$951.632), casi tres veces el de Chicago, una ciudad estadounidense comparable.

PUBLICIDAD

La crónica falta de construcción de viviendas y décadas de aumentos continuos de los precios han drenado fondos de otras partes de la economía hacia la vivienda.

Esa falta de inversión en capital (combinada con el hecho de que las empresas se centran más bien en ampliar la fuerza laboral debido a los costos laborales más baratos) ha reducido la productividad, que según el Banco de Canadá se encuentra en niveles de “emergencia “.

Justin Trudeau

La creciente ansiedad en torno a la crisis inmobiliaria obligó al gobierno del primer ministro Justin Trudeau a reducir sus ambiciones de inmigración , deteniendo el aumento de los objetivos de residentes permanentes y poniendo un límite al crecimiento de residentes temporales por primera vez.

El objetivo de Canadá ahora es reducir la población de trabajadores extranjeros temporales, estudiantes internacionales y solicitantes de asilo en un 20%, o aproximadamente medio millón de personas, durante los próximos tres años. Se espera que esto reduzca la tasa de crecimiento anual de la población a más de la mitad a un promedio del 1% en 2025 y 2026.

Mientras tanto, Biswas y su pareja están abandonando su experimento en Canadá y se mudan a Melbourne, donde creen que pueden permitirse un apartamento de dos habitaciones por menos de lo que pagaron por un espacio de una habitación en Toronto.

Pero la vida tampoco será fácil en Australia, ya que muchas de las mismas tensiones se están manifestando, y Australia enfrenta la peor crisis inmobiliaria que se recuerde.

Los permisos de construcción para apartamentos y casas adosadas están cerca de su nivel más bajo en 12 años y sigue habiendo un considerable retraso en los trabajos de construcción, en gran parte debido a la falta de trabajadores calificados.

El gobierno ha tratado de cerrar la brecha de oferta laboral aumentando el número de inmigrantes, sólo para descubrir que eso está empeorando aún más el problema.

Al igual que en la experiencia de Canadá, el aumento de la población no sólo está exacerbando la demanda de vivienda, sino que también está enmascarando la debilidad subyacente de la economía.

El PIB se ha expandido cada trimestre desde una breve recesión inducida por Covid-19 en 2020, sin embargo, per cápita, el PIB se contrajo por tercer trimestre consecutivo en los últimos tres meses de 2023, la caída más profunda desde la crisis económica de principios de la década de 1990.

En términos absolutos, el PIB per cápita de Australia se encuentra ahora en su nivel más bajo en dos años: un “desempeño materialmente deficiente” frente a Estados Unidos y un resultado que podría generar un mayor desempleo, según Goldman Sachs Group Inc (GS).

La angustia por la falta de viviendas, el aumento de los alquileres y el aumento de los precios de las viviendas ha llevado al gobierno laborista de Anthony Albanese a tomar medidas enérgicas contra las visas de estudiantes.

Lea más: Estas son las ciudades de Latinoamérica con el m2 más caro para comprar vivienda

Casas en Australia

“Se ha demostrado durante muchos años que hay un beneficio para Australia debido a una alta llegada de migración”, dijo Stephen Halmarick, economista jefe del mayor prestamista del país, Commonwealth Bank of Australia. “Pero en el muy corto plazo, se puede ver que está ejerciendo una presión al alza sobre los alquileres, los precios de la vivienda y claramente eso es una preocupación para muchos y la demanda de algunos servicios está experimentando una inflación persistente”.

La vecina Nueva Zelanda está lidiando con un dolor de cabeza similar.

El mes pasado, el gobierno hizo cambios inmediatos a un programa de visas de empleo, introduciendo un requisito de idioma inglés y reduciendo la estadía continua máxima para una variedad de roles menos calificados, citando una migración neta “insostenible”.

Los cambios fueron parte de un plan para “crear una inmigración más inteligente” que sea “autofinanciada, sostenible y gestione mejor el riesgo”, dijo la ministra de Inmigración, Erica Stanford, en el comunicado de ese momento.

Calvin Jurnatan, de 30 años, se mudó a Sydney desde Indonesia en diciembre para estudiar diseño de construcción como puerta de entrada para convertirse en residente permanente. Meses después, todavía no tiene trabajo. Una razón es que los inmigrantes enfrentan procesos largos y costosos para que se reconozcan sus calificaciones.

Gráfica de ingresos disponibles en Australia y Nueva Zelanda

El fracaso de Jurnatan a la hora de encontrar un trabajo a tiempo parcial en la construcción se produce a pesar de que el sector ocupa un lugar destacado en la lista de escasez de habilidades, especialmente después de que el gobierno fijó el ambicioso objetivo de construir 1,2 millones de nuevas viviendas para 2029. Ese objetivo parece cada vez más inalcanzable , dicen los actores de la industria.

Frustrado, Jurnatan dejó de buscar trabajos en la construcción y, en cambio, está explorando el sector minorista, donde es más fácil encontrar puestos. Está haciendo fotografía independiente para ganarse la vida y dice que no recomendaría Australia a su familia y amigos en casa.

“La gente está luchando”, dijo. “Estoy luchando. No es barato y todo el mundo necesita trabajar muy, muy duro aquí. Entonces, cuando la gente me llama y me pregunta: ‘Oye, ¿cómo es vivir en Sydney ahora mismo?’ Les digo la verdad”.

El grupo de expertos independiente Comité para el Desarrollo Económico de Australia encontró en un informe reciente que la brecha salarial por hora entre los inmigrantes recientes y los trabajadores nacidos en Australia aumentó entre 2011 y 2021.

En promedio, los inmigrantes que han estado en Australia durante 2 a 6 años ganan un 10% menos que los trabajadores similares nacidos en Australia.

“Hay grandes costos por no hacer el mejor uso de las habilidades de los inmigrantes”, según el economista principal de la CEDA, Andrew Barker.

En Europa, su economía más grande, Alemania, también experimentó una recesión per cápita que se produce en un contexto de crecientes tensiones políticas por un gran número de solicitantes de asilo, escasez de viviendas y una economía fallida.

El análisis de Bloomberg Economics muestra que Francia, Austria y Suecia también se encuentran entre los que han sufrido recesiones per cápita.

Gráfico dle PIB per cápita del Reino Unido

También en Gran Bretaña, niveles récord de migración han comenzado a pesar sobre la economía.

Una recesión técnica en la segunda mitad del año pasado hizo que el PIB general cayera un 0,4%, pero la caída fue más larga y profunda cuando se ajusta por población. El PIB per cápita se ha contraído un 1,7% desde principios de 2022, cayendo en seis de los siete trimestres y estancándose en el otro.

Con Gran Bretaña cerca del pleno empleo y más de 850.000 personas abandonando su fuerza laboral desde la pandemia, la inmigración ha ayudado a los empleadores a cubrir la escasez generalizada de trabajadores, sobre todo en los sectores de salud y atención social.

“Gran parte del crecimiento que vimos durante la década de 2010 se debió a la migración neta”, dijo Paul Johnson, director del Instituto de Estudios Fiscales. “En términos del tamaño general de la economía, ha sido realmente importante. Lo que es realmente difícil de decir es qué impacto ha tenido la inmigración neta en las cifras per cápita”.

Gráfica poblacional del Reino Unido

El PIB del Reino Unido se ha expandido un 23% desde principios de 2010. En términos per cápita, el crecimiento de la producción ha sido mucho menos impresionante: un 12%.

Durante el mismo período, la población ha aumentado, creciendo aproximadamente un 11%, o casi 7 millones, hasta llegar a 69 millones. La Oficina de Estadísticas Nacionales espera que llegue a cerca de 74 millones en 2036 en proyecciones demográficas actualizadas que ahora predicen un crecimiento más rápido.

Más del 90% del aumento de población previsto entre 2021 y 2036 procederá de inmigrantes, afirmó en enero.

“Si no hubiéramos tenido una inmigración tan alta, la vivienda sería más barata de lo que es en este momento, posiblemente de manera bastante significativa”, dijo Johnson. “Pero lo contrario es que el problema ha sido que simplemente no hemos construido suficientes casas, dado lo que sabemos que está sucediendo con el tamaño de la población”.

El sistema de inmigración del Reino Unido posterior al Brexit tenía como objetivo detener la mano de obra barata procedente de Europa y dar prioridad a los trabajadores altamente cualificados. Sin embargo, el gobierno permite a algunos trabajadores extranjeros un acceso más fácil si se encuentran en sectores afectados por la escasez.

Lea más: Precios de la vivienda: top de los países y ciudades de la región donde más se han encarecido

Gráfica de inmigrantes esperados en Gran Bretaña

“Esa escasez en realidad casi siempre es causada por malas condiciones salariales, aunque los empleadores dirán que todo es cuestión de habilidades”, dijo Alan Manning, economista del mercado laboral de la Escuela de Economía de Londres. “Luego empiezan a quejarse de que ‘no podemos permitirnos salarios más altos y por eso tenemos que tener inmigrantes para poder mantener nuestros salarios existentes’”.

Las crecientes presiones sobre la vivienda y la escasez de servicios públicos están provocando una reacción entre los votantes contra el gobierno conservador de Rishi Sunak antes de las elecciones generales previstas para finales de este año.

Ha sufrido una hemorragia de apoyo al partido populista de derecha Reform UK, que promete una “inmigración neta cero”, mientras que los conservadores obtienen resultados de un solo dígito entre los jóvenes de 18 a 24 años que consideran la vivienda como su segundo tema más importante. .

El opositor Partido Laborista ha prometido un “bombardeo” de reformas de planificación para desbloquear la construcción, así como moderación de la inmigración mientras se encamina hacia lo que se anticipa ampliamente será una victoria electoral arrolladora.

Sueldo no siguen el ritmo de los precios viviendas

La escasez de propiedades para la población en general ha elevado los precios de las viviendas a más de ocho veces los ingresos promedio en Inglaterra y Gales, y 12 veces en Londres. En 1997, eran 3,5 y cuatro veces los ingresos, respectivamente. La falta de oferta también ha provocado que los costos de alquiler se disparen a un ritmo récord en los últimos 12 meses, empeorando la crisis del costo de vida, especialmente para los jóvenes británicos.

Las cifras oficiales muestran que se agregaron 234.400 viviendas a la oferta inmobiliaria del Reino Unido en 2022-23, muy por debajo de los niveles necesarios para satisfacer la enorme demanda y el objetivo de 300.000 al año que los conservadores prometieron alcanzar para mediados de la década de 2020 en las últimas elecciones.

Gráfico del impulso a la vivenda en el Reino Unido

“Si queremos aumentar el PIB dedicando más gente a ello, entonces necesitamos más viviendas”, dijo Peter Truscott, director ejecutivo de la constructora de viviendas FTSE 250, Crest Nicholson.

Sin embargo, los constructores de viviendas del Reino Unido y el gobierno han tenido dificultades para impulsar la construcción de nuevas viviendas a los niveles necesarios.

Nimbys ha utilizado un sistema de planificación restrictivo (“no en mi patio trasero”) para bloquear los desarrollos locales y los esfuerzos de los conservadores gobernantes por reformar el sistema se vieron frustrados por la preocupación de una reacción violenta en sus zonas rurales del sur.

Vivendas en construcción en el Reino Unido

“Tenemos un sistema de planificación absolutamente disfuncional en el Reino Unido”, afirmó Truscott. “Cuarenta años en la construcción de viviendas, nunca ha sido tan malo, y el ritmo de declive en la planificación ha sido bastante increíble en los últimos años”.

Si bien lo alientan los planes laboristas, advierte que se necesitarán dos mandatos parlamentarios para marcar la diferencia, ya que las limitaciones de la cadena de suministro impedirán una “inundación” instantánea de nuevas viviendas.

Cuanto más tiempo los votantes en el Reino Unido, Australia, Canadá y economías similares vean retroceder sus niveles de vida, más se endurecerá su oposición a los programas de inmigración rápida.

Una solución duradera requiere políticas gubernamentales, especialmente en vivienda, que convenzan tanto a los posibles inmigrantes como a las poblaciones existentes de los beneficios del crecimiento económico impulsado por la inmigración.

Lea más en Bloomberg.com