Los clubes de golf avanzan en Brasil y llegan a cobrar más de US$120.000 a nuevos socios

Con más de 100 campos y 22.000 jugadores en Brasil, el deporte atrae a ejecutivos de Faria Lima y se abre paso con proyectos inmobiliarios de lujo y complejos hoteleros

Campo de golfe da Fazenda da Grama, em Itapeva, interior de São Paulo
16 de junio, 2024 | 07:00 AM

Bloomberg Línea — El golf, uno de los deportes más populares entre los ejecutivos de todo el mundo, también está ganando terreno en Brasil, aunque de forma gradual, con el impulso de proyectos inmobiliarios de lujo y complejos hoteleros.

Hay campos en complejos inmobiliarios como Fazenda Boa Vista, en el interior de São Paulo, y ubicados en resorts, además de los tradicionales como el São Paulo Golf Club, en la capital paulista.

Ver más: Cómo Boa Vista se convirtió en el nuevo destino para los ultrarricos de Brasil

Para ser socio de algunos de los principales clubes de golf de São Paulo, el precio supera los 100.000 reales (US$18.640). Pero el precio puede ser aún mayor y alcanzar los 650.000 reales (US$121.140), que incluyen el título y la tasa de transferencia, y el dinero por sí solo no basta.

PUBLICIDAD

Según la Confederación Brasileña de Golf (CBG), que organiza el deporte, se calcula que más de 22.000 jugadores practican este deporte con regularidad en más de 100 campos del país.

Unas cifras que no alcanzan el potencial del país, según la organización, que cita a la vecina Argentina, que, con una población de 46 millones de habitantes, cuenta con casi 300 campos y más de 100.000 golfistas. Hace dos décadas, Brasil tenía 80 campos y 10.000 jugadores.

Con sus raíces en Escocia durante el siglo XV como evolución de antiguos juegos con palos y pelotas, el golf no volvió al programa olímpico hasta 2016, tras 112 años. Llegó a Brasil con inmigrantes británicos y escoceses. El São Paulo Golf Club, el más antiguo del país, se fundó en 1901. En Rio de Janeiro, el campo del Gávea Golf & Country Club se inauguró en 1921.

PUBLICIDAD

Entre los mayores retos para el desarrollo del golf en Brasil están el coste de la práctica de este deporte, la falta de campos públicos y la escasa cultura de golf entre la población en general, según los expertos en golf del país.

Pero periódicamente aparecen nuevas inversiones. Es el caso de Academia Tiro Certo, en la zona de Faria Lima (centro financiero de Brasil), en São Paulo, una de las pocas especializadas en formación de golf del país. El proyecto fue idealizado por las hermanas gemelas y golfistas aficionadas Daniela y Gabriela Arantes.

“Este sigue siendo un deporte muy masculino. Empecé a practicarlo porque mi novio venía de una familia de golfistas. La afición se convirtió en algo serio y ampliamos nuestra academia a una zona más grande, hicimos asociaciones para vender equipos y accesorios y estudiamos un modelo de franquicia”, explica Daniela.

Empezó a entrenar en el São Fernando Golf Club (SFGC), inaugurado en 1954 en la región de Cotia, en el área metropolitana de São Paulo. Tiene uno de los campos más elogiados por los expertos.

Para hacerse socio del São Fernando, la inversión ronda los 164.000 reales (US$30.000), de los que cerca de 46.000 reales (US$8.500) corresponden a la cuota familiar y 118.000 reales (US$21.500) a la cuota de transferencia, con pago en efectivo, según información facilitada por el club a Bloomberg Línea.

La mensualidad cuesta 3.560 reales (US$663). También existe la opción de un título corporativo por unos 292.000 reales (US$54.400) (aproximadamente 66.000 reales o US$12.000 por el título y 226.000 reales o US$42.400 por la cuota de transferencia).

Ver más: Clubes de élite en Brasil cobran más de US$140.000 por los nuevos socios

PUBLICIDAD

En el São Paulo Golf Club, considerado el primer club de golf de Brasil y el más tradicional, el valor necesario para hacerse socio es de 650.000 reales (US$121.140), de los que 50.000 reales (US$9.340) corresponden al título y 600.000 reales (US$111.800) a la cuota de transferencia. La mensualidad es de 3.400 reales (US$635).

Pero el dinero no basta. Hay que presentar una carta de recomendación de cinco socios. Es posible jugar en el campo sin ser socio, siempre que vaya acompañado de uno. En este caso, el invitado paga un green fee para jugar en el campo de 880 reales (US$164) (de martes a viernes) o 900 reales (US$167) (fines de semana y festivos).

“Los ejecutivos que trabajan en la Avenida Faria Lima suelen ir a los campos de golf los fines de semana. Entre semana, utilizan el gimnasio para practicar algunos golpes en el simulador virtual o ejercitar los bíceps y el pecho para mejorar el swing. Esta preparación física es importante para evitar lesiones y mejorar el rendimiento”, explica Gabriela Arantes, socia de la academia.

“El golf requiere un entrenamiento específico. Nos hemos dado cuenta de que este deporte atrae a quienes ya practican otros, como el tenis o el esquí. Los ejecutivos vienen a nuestra academia para fortalecer los músculos y ganar flexibilidad. No quieren sentir dolor cuando van a jugar los fines de semana”, dice Daniela.

PUBLICIDAD
Daniela e Gabriela, gêmeas donas da academia de golfe Tiro Certo, na região da Faria Lima

El descubrimiento de la diabetes tipo 1 animó a las hermanas a buscar una vida más sana. En 2017, viajaron a los Estados Unidos para obtener una certificación del TPI (Titleist Performance Institute), una organización educativa dedicada al estudio del funcionamiento del cuerpo humano en relación con los swings de golf.

A finales de enero de este año, las “gemelos del golf”, como se les conoce, inauguraron la academia en la zona de Itaim Bibi, en un área de 1.200 metros cuadrados. Antes, en enero de 2018, el establecimiento ocupó un edificio más pequeño, de 35 metros cuadrados, en la famosa Avenida Presidente Juscelino Kubitschek, donde se ampliaron tres veces para alcanzar los 110 metros cuadrados en 2020.

PUBLICIDAD

Ver más: Casas de hasta US$61,2 M: los precios en condominios de lujo en el estado de São Paulo

Además de elegir un campo para jugar, los principiantes tienen que comprar equipos, ropa adecuada y accesorios. La participación en torneos y campeonatos amateurs organizados por los clubes también fomenta la reincidencia en este deporte.

Entre los clientes de Tiro Certo figuran personajes como Olavo Egydio Setúbal Júnior, director de O.S. Participações y miembro de la familia fundadora de Itaú Unibanco (ITUB4). En una entrevista concedida en febrero al diario Valor Econômico, Setúbal Júnior, de 71 años, dijo que se aficionó a este deporte hace unos 30 años, tras comprar una casa en Paraty, en la costa de Rio de Janeiro, en un condominio con campo de golf.

PUBLICIDAD
São Paulo Golf Club

Los principales campos de Brasil

La revista estadounidense Golf Digest, una de las principales del mundo, eligió los mejores campos de golf de Brasil en su edición de 2022.

Además del tradicional São Paulo Golf Club, la publicación citó el Gávea Golf and Country Club, fundado en 1921 en el barrio de São Conrado, en la ciudad de Rio de Janeiro. Un nuevo socio paga 175.000 reales (US$32.600), de los cuales 25.000 reales (US$4.600) corresponden al título y 150.000 reales (US$28.000) a la cuota de transferencia. La mensualidad es de 3.550 reales (US$661).

El dinero tampoco es suficiente para ingresar en el Gávea Golf. El jugador interesado tiene que obtener tres cartas de socio. La afiliación da derecho a incluir a los hijos de hasta 10 años, así como al cónyuge. La mensualidad es un 10% superior para los niños mayores de 10 años. No hay límite de edad para las mujeres solteras y divorciadas, según la oficina del club.

En la capital del estado de Rio de Janeiro, Golf Digest también recomienda el Olympics Golf Course, en Barra da Tijuca. Conocido como el Campo Olímpico de Golf, el lugar ganó visibilidad internacional después de ser construido para los Juegos Olímpicos de 2016 en Rio. Actualmente organiza torneos y ofrece clases de golf.

PUBLICIDAD

La lista de precios publicada en el sitio web del Campo Olímpico indica que el green fee de lunes a jueves, excepto festivos, cuesta 380 reales (US$71). Los demás días, el precio de acceso al campo asciende a 450 reales (US$84) para residentes en Brasil y 800 reales (US$150) para residentes internacionales en el recorrido de 18 hoyos.

Ver más: Los millonarios latinos están migrando a gran velocidad: ¿de qué países están saliendo y por qué?

El Campo Olímpico también cobra por el alquiler de palos (35 reales o US$6,50 por unidad), un carrito (260 reales o US$48,50), una bolsa de palos (150 reales o US$28) y una cesta de pelotas (30 reales o US$5,60).

Completan la lista de los cinco mejores campos de golf de Brasil, según Golf Digest, el Santapazienza Golf Club de Itatiba, en el interior de São Paulo, y el Terravista Golf Course de Trancoso, en el sur del estado de Bahia.

El primero es un campo privado propiedad del empresario Paulo Malzoni y diseñado por el arquitecto Tom Fazio, especializado en este mercado. Santapazienza no vende abonos. Sólo pueden jugar los invitados de los propietarios. El campo ya ha acogido una etapa del circuito mundial para jóvenes golfistas.

Terravista, por su parte, cobra una cuota anual de 16.320 reales (US$3.040) con green fees ilimitados. Los visitantes pagan una cuota de 680 reales (US$127) por 18 hoyos y 540 reales (US$100) por nueve 9 hoyos. Los propietarios de inmuebles en Terravista pagan menos: 440 reales (US$82) por 18 hoyos y 360 reales (US$67) por nueve hoyos, los mismos valores que cobran los establecimientos asociados.

El campo, que ocupa 70 hectáreas (incluyendo césped plantado, lagos y vegetación autóctona), fue diseñado por el arquitecto estadounidense Dan Blankenship, uno de los diseñadores más premiados del mundo en este deporte.

Terravista ofrece clases de 50 minutos. Para un jugador, el precio de una clase oscila entre 160 reales (US$30) para socios y 200 reales (US$37) para visitantes.

Los campos de golf se juzgan en función de una serie de características, que van desde la calidad del césped y el mantenimiento hasta el diseño de los 18 hoyos, teniendo en cuenta la dificultad y la belleza paisajística. También se comprueban las instalaciones de apoyo, como la casa club, el equipo de alquiler y las zonas de prácticas.

Iberostar Praia do Forte Golf Club

En el estado de Bahia, un resort con campos

No incluido en la selección de Golf Digest, pero muy conocido entre los golfistas, el Iberostar Praia do Forte Golf Club ofrece un campo de golf situado en la franja norte de la costa del estado de Bahia, a 60 kilómetros de la capital Salvador, en una región de resorts con playas, dunas y famosos lagos. Los tres últimos hoyos se extienden a lo largo de Praia do Forte, según Iberostar.

En Barra da Tijuca, en Rio de Janeiro, el Itanhangá Golf Club fija el precio del título en 30.000 reales (US$5.600), con posibilidad de fraccionar el importe en seis pagos, más una comisión de transferencia de 30.000 reales (US$5.600). La mensualidad es de 3.234 reales (US$602). Los familiares como padres, suegros, madres, hermanos, ex cónyuges y cuñados de los miembros activos están exentos de la tasa de transferencia.

En Búzios, también en Rio de Janeiro, hay un campo de golf para los que prefieren jugar en un complejo hotelero en un balneario. En el Clube Aretê Búzios, los golfistas no socios que deseen jugar en el campo pueden pagar un green fee para utilizar las instalaciones.

Ver más: Mejor tarde que nunca: el impulso del afroturismo en Brasil

En el sur de Brasil, se destaca – según los expertos – el Graciosa Country Club, en Curitiba, cuyo campo de 300.000 metros cuadrados cuenta con un sistema de iluminación que permite practicar de noche. En el llamado driving range (un campo de entrenamiento y calentamiento), los jugadores pueden practicar su swing.

En el Alphaville Graciosa Clube, en São José dos Pinhais, estado de Paraná, el campo de 628.000 metros cuadrados, también diseñado por Blankenship, se encuentra en una zona con un lago y bosques autóctonos. Es sede de campeonatos regionales, nacionales e internacionales. El estado también cuenta con el Maringá Golf Club.

Campo Olímpico de Golfe, no Rio de Janeiro

En Itapeva, en el interior de São Paulo, uno de los nuevos campos de golf del país es la Fazenda da Grama, de 18 hoyos, diseñada por el estadounidense Brian Costello y que ocupa una superficie de 700.000 metros cuadrados.

El desarrollo del deporte en el país se debe también a la labor de organizaciones distintas de la CBG, como la Asociación Brasileña de Golf Femenino, que promueve el golf entre las mujeres.

También existe la Asociación Brasileña de Golf Senior, en la que la edad mínima de los miembros es de 40 años, y en la que el jugador forma parte de la categoría pre-senior hasta que cumple 55 años, momento en el que pasa automáticamente a la categoría senior.

Te puede interesar

La votación sobre la remuneración de Musk podría reforzar o debilitar su influencia en Tesla

Este país latinoamericano “va por el buen camino”, en términos fiscales, según Fitch