Maduro permite película sobre protestas en Venezuela apostándole a baja asistencia

Dada la creciente diáspora venezolana, también está siendo vista por multitudes con entradas agotadas en funciones exclusivas en teatros desde Miami hasta Madrid

Foto: Carlos Becerra/Bloomberg
Por Patricia Laya y Fabiola Zerpa
15 de septiembre, 2023 | 02:35 PM

Bloomberg — El gobierno de Nicolás Maduro está permitiendo que algunos de los episodios más oscuros de su régimen se transmitan en las pantallas de cine de toda Venezuela, apostando a que pocos asistirán para verlos.

El estreno a nivel nacional de Simón, una película que describe la brutal represión de los manifestantes por parte de las fuerzas de seguridad del Estado en 2017, ha desconcertado tanto a críticos como a cinéfilos.

Pero por unos US$15 por la entrada y una pequeña palomita de maíz, el presidente autoritario puede tener razón al suponer que muchos venezolanos no pueden darse el lujo de verlo, dada la profunda crisis económica de la nación sudamericana.

VER +
Maduro se rodea de más militares con un 36,36% de participación en su gabinete ministerial

“El gobierno ha hecho una apuesta basada en un cálculo político”, dijo en una entrevista Bernardo Rotundo, crítico de cine radicado en Caracas y director de la distribuidora de cine independiente Circuito Gran Cine. “Prefiere dejar que la película se proyecte con poca asistencia en lugar de fomentar el interés del público después de censurarla”.

PUBLICIDAD

Una solicitud de comentarios sobre la película por parte del Ministerio de Información de Maduro no fue respondida de inmediato.

El entusiasmo inicial por Simón en los cines de Caracas y las principales ciudades venezolanas significó que ocupara el tercer lugar detrás de The Nun, un thriller y la película de acción Sound of Freedom, obteniendo 13.000 entradas vendidas en su primera semana, según datos compilados por Rotundo. La modesta cifra sigue siendo una hazaña para una película de producción nacional, afirmó.

Dada la creciente diáspora venezolana, también está siendo vista por multitudes con entradas agotadas en funciones exclusivas en teatros desde Miami hasta Madrid.

PUBLICIDAD

Simón cuenta la historia de un estudiante universitario que vive con el trauma de su detención y tortura por parte de funcionarios de seguridad del Estado luego de participar en violentas manifestaciones antigubernamentales en 2017.

Ese año estallaron protestas masivas durante meses, en la mayor muestra de desafío jamás realizada bajo el gobierno de Maduro, que se produjo en medio de una escasez rampante, colas interminables en las tiendas, inflación y una represión contra la oposición. Las fuerzas estatales y los grupos de milicias respondieron con mano de hierro, golpeando a decenas de manifestantes, arrastrando a algunos ante tribunales militares y matando a más de 100 personas.

El trauma de esas experiencias aceleró el éxodo del país. Hasta el mes pasado, había 7,7 millones de refugiados y migrantes venezolanos en el extranjero (la mayoría en otras naciones latinoamericanas), lo que la convierte en una de las mayores crisis de desplazamiento en todo el mundo, junto con las guerras en Ucrania y Siria.

El personaje principal del mismo nombre, que huye a Estados Unidos, es interpretado por Christian McGaffney, una ex estrella de telenovelas en Venezuela y México.

“Desde que concebimos la película teníamos por un lado la certeza de que pase lo que pase la íbamos a terminar, pero por otro lado sospechábamos que probablemente iba a ser una película que no se iba a ver en Venezuela, “, dijo en una entrevista Marcel Rasquin, productor de Simón.

La decisión de proyectar la película en el país va en contra de la estrategia habitual del gobierno de Maduro. El régimen detuvo a periodistas, cerró cientos de estaciones de radio locales y bloqueó el acceso a Internet a docenas de sitios web de noticias desde el interior del país, según datos rastreados por Transparencia Venezuela.

“No sé si es un error, se les pasó por alto o si fue deliberado ignorarnos”, dijo Rasquin. Pero “agradezco profundamente que los venezolanos, por las razones que sean, tengan la posibilidad de tener esa experiencia de catarsis colectiva a través de la película en una sala de cine”.

PUBLICIDAD
VER +
Primer venezolano en la Luna es parte de los recientes acuerdos entre China y Venezuela

Sin embargo, dado que se estima que más de la mitad de los venezolanos ganan menos de 100 dólares al mes, y casi el 85% gana menos de 300 dólares, ir al cine es un lujo que pocos pueden disfrutar. Sus representaciones de tortura y violencia también son difíciles de ver para muchos.

Para un crítico, la naturaleza cruda de la película ayuda a explicar su éxito inicial.

Simón “toca un tema muy sensible en el país. Muchas familias tenían un niño en esas protestas, algunas fueron torturadas, otras resultaron heridas”, dijo Alfonso Molina, un veterano escritor de cine en Venezuela. “La película es compleja, no maniquea. Habla de la necesidad de que los venezolanos se redescubran en la tragedia”.

Lea más en Bloomberg.com