Economía

¿Qué esperar ahora que se incluyó el GLP (de nuevo) en el fondo de estabilización de combustibles?

El gobierno peruano dispuso incluir el gas licuado de petróleo (GLP) destinado para envasado en el fondo mencionado y el Minem espera que el precio del balón de 10kg se reduzca hasta en 11 soles. Especialistas critican la medida.

¿Qué esperar ahora que se incluyó el GLP (de nuevo) en el fondo de estabilización de combustibles?
07 de septiembre, 2021 | 07:10 PM
Tiempo de lectura: 9 minutos

Lima — Tras el mensaje a la nación que dio en la víspera el presidente del Perú, Pedro Castillo, el gobierno peruano publicó un decreto supremo en el que se oficializó la reincorporación del gas licuado de petróleo (GLP) envasado, conocido también como gas doméstico, al fondo de estabilización de precios de combustibles (FEPC).

Durante su mensaje, Castillo enfatizó que el objetivo de esta medida es disminuir el precio de 50 soles por balón de gas doméstico que en promedio estuvieron pagando las familias en el país en las últimas semanas, según Osinergmin, y que sin duda ha afectado el nivel de gasto en los hogares.

Confirmado: GLP retornará al fondo de estabilización de combustibles en Perú.dfd

Según información del Banco Central de Reserva (BCR), al mes de agosto uno de los mayores aumentos de precio entre los principales productos que componen la canasta familiar se percibió en el GLP, que se ha visto impactado, sobre todo, por un incremento en su valor de referencia internacional y un mayor tipo de cambio, que afecta a los importadores y al resto de la cadena de abastecimiento de gas a nivel local.

PUBLICIDAD

Así, solo en el mes de agosto el precio del GLP aumentó un 5,4%; y en lo que va del año el valor del gas ha aumentado un 42%.

CÓMO DEBERÍA FUNCIONAR EL FEPC

Desde setiembre del 2004 existe el denominado fondo de estabilización de los precios de los combustibles derivados del petróleo, o FEPC, el cual opera bajo el esquema de banda de precios con límites superiores e inferiores; y en este fondo ya se encuentran otros combustibles en la actualidad.

Las bandas son fijadas por el Osinergmin, y en el caso del GLP envasado, de acuerdo a la reciente norma, esta banda se revisará cada último jueves de cada mes siempre que el precio de paridad de importación esté por encima del límite superior o por debajo del límite inferior de la misma.

PUBLICIDAD

El objetivo central de este fondo intangible es evitar que la volatilidad de los precios del mercado internacional del petróleo crudo y sus derivados se traslade a los consumidores.

En esta ocasión, el límite superior para el precio del GLP envasado se ha establecido en 1,95 soles por kilo. Esto aplica para las empresas que lo producen o importan, y que lo ofrecen a envasadoras. Además, el Ministerio de Energía y Minas (Minem), cartera que impulsó esta medida, ha señalado que se espera una reducción de hasta 11 soles en el precio por balón de GLP a lo largo de la cadena.

El límite mencionado implica que desde hoy martes ningún productor o importador puede vender el GLP envasado por encima del precio de 1,95 soles el kilo, que vendrían a ser 19,5 soles por 10 kg de gas doméstico (tamaño promedio de un balón). Y como explica Diego Rosales, analista de Macroconsult, al ser el costo actual del producto superior a lo fijado, el Estado compensará desde ahora el precio mediante el FEPC para concretar la reducción estimada y trasladarla a quienes compran balones de gas.

Ver más: Se producirá la vacuna Sputnik-V en el Perú hacia el 2023: Pedro Castillo

¿Cómo debería funcionar? Si consideramos -según información de Osinergmin- que el precio de venta actual de los productores o importadores a los envasadores es de 3,11 soles por kilo, el Estado debe compensar la diferencia para que las empresas cumplan con el límite superior de 1,95 soles por kilo, y en este caso asumiría los 1,16 soles por kilo que se venda.

Con ese acuerdo, los productores e importadores venden al precio establecido con la confianza de que el Estado compensará el monto y eso va a suceder en el primer nivel de venta, cuando un productor le venda a una planta de envasado”, detalla Rosales.

PUBLICIDAD
Gas naturaldfd

Teniendo en cuenta una base de más o menos seis millones de hogares que consumen cerca de10 kg de GLP al mes a nivel nacional, desde Macroconsult se ha estimado que la compensación que dará el Estado por cada kilo comercializado ascendería a un promedio de 2,3 millones de soles diarios. Este monto se encuentra dentro del rango que ha estimado Osinergmin: el presidente del Consejo Directivo del organismo, Jaime Mendoza, afirmó unas semanas atrás ante el Congreso que el retorno del GLP al FEPC generaría costos diarios de entre dos a cuatro millones de soles.

Según el Minem, durante el período de setiembre de este año a marzo del 2022 el Estado impulsará el plan integral de reducción del precio del gas de uso doméstico. El titular del sector, Iván Merino, dijo que buscarán que el FEPC funcione técnicamente como un fondo revolvente “para que sea sostenible en el tiempo”, y para que las familias “no dependan de la volatibilidad de los precios del GLP”.

Pero aquí surgen diversas incógnitas, según sugiere Rosales, pues nada garantiza que el fondo sea efectivamente revolvente y que compense el impacto fiscal que generaría.

PUBLICIDAD

Hoy el costo es subsidiar y no se sabe cómo se puede mover el precio de los combustibles en el futuro. Que sea revolvente es una esperanza”, remarca Rosales.

Balones de gas.dfd

Carlos Oliva, exministro de Economía del Perú, anota que los montos que se pueden acumular en este fondo son importantes: en mayo del 2018 la deuda del FEPC con productores e importadores era de 750 millones de soles. Al finalizar ese mismo año, según la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, ese monto adeudado ya ascendía a más de mil millones de soles.

PUBLICIDAD

SIN CAMBIOS SUSTANCIALES

El mecanismo bajo el cual ha retornado el GLP envasado al FEPC se mantiene igual que antes de abril del 2020, cuando fue retirado del fondo para facilitar el traslado de la caída de los precios internacionales de estos productos durante la crisis del Covid-19.

Samuel Vásquez, presidente de la Sociedad Peruana de Gas Licuado, recuerda que el mecanismo anteriormente “era perverso y generaba mucha informalidad”, debido a que algunos se beneficiaban de la cobertura del GLP envasado para luego comercializarlo a granel.

Ver más: Miguel Jaramillo: “No veo a empresas en Perú ansiosas de invertir y generar empleo formal”

PUBLICIDAD

Al tener dos precios para un mismo producto se generaba contrabando. La curva de crecimiento del GLP se disparaba no porque la demanda creciera, sino porque se derivaba al vehicular (a granel)”, indica Vásquez.

Oliva precisa que esta práctica inescrupulosa, conocida también como arbitraje, generaba un desperdicio de recursos, y considera que esta vez podría pasar lo mismo.

Inflación en Lima Metropolitana en julio. Los productos que registraron mayor alza fueron: bonito (25,3%), tomate italiano (24,1%) y el GLP vehicular (16,9%).dfd

En esa misma línea, Rosales apunta que el fondo estabiliza en la primera venta y no al usuario final. “El fondo espera que la reducción sea transferida al usuario final. Es una esperanza, no es una garantía que se transmita la reducción en toda la cadena. Por eso muchos dicen que es un apoyo ciego, no hay garantía de que ayude de forma directa“, agrega el economista.

PUBLICIDAD

Según Vásquez, la propuesta de la Sociedad Peruana de Gas Licuado era que el subsidio no se dé a los productores ni importadores sino a las plantas envasadoras, y que estas pidan después la devolución. “Yo como planta te demuestro a quién le vendí y con eso si vendí tantas toneladas, mi devolución por el descuento de 11 soles me corresponde. Ya la planta no puede hacer ventas fantasma ni generar competencia desleal”, detalla.

Ver más: Aelucoop en liquidación: revisa el primer listado de devoluciones que inician este miércoles

Aunque la propuesta que se ha aprobado es distinta, Vásquez sí considera que el traslado del descuento de 11 soles llegará al usuario final. No obstante ello, ve con preocupación que se manejen precios en soles cuando el gas que se adquiere por toneladas a los proveedores o importadores está en dólares; divisa que se ha mantenido al alza por un tipo de cambio volátil frente al sol peruano.

Por otro lado, los expertos coinciden en que no se pueden dejar de lado los riesgos que se presentaban por el contrabando y la informalidad en el rubro de venta de GLP. De hecho, Rosales indica que este es otro de los principales argumentos para que en abril del 2020 se excluyera al GLP del FEPC.

Esto fue posterior al incidente de Villa El Salvador. Por ese evento trágico el Minem entendió que debía excluir al GLP del fondo que más que ayudar estaba generando informalidad”, precisa Rosales, en referencia a la deflagración de GLP que se produjo por una fuga de gas de un camión cisterna en el distrito limeño el 2020, y que dejó a 34 fallecidos.

La deflagración en Villa el Salvador ocurrió en febrero del 2020. (Foto: Andina)dfd

En ese sentido, el economista apunta que con el decreto supremo aprobado se intenta dar más herramientas al Ejecutivo para supervisar que ello no suceda, incluyendo a la Sunat en los proceso de identificación y supervisión de los agentes que podrían incurrir en contrabando.

Sin embargo, Vásquez menciona que estas medidas complementarias siempre han existido, y el problema ha estado en la mala ejecución y control de su cumplimiento. Otra fuente del sector que prefiere mantenerse anónima opina que no hay cómo controlar que no haya contrabando interno, con lo cual el costo fiscal de la medida también puede incrementarse de forma sustancial.

Ver más: El aumento de casos de Covid-19 en Israel muestra al mundo lo que viene

La pregunta del millón es si las medidas complementarias van a funcionar o no. Sugeriría dar la presunción de inocencia, esperar a seguir diariamente las cifras y ver cómo se mueven esta semana los precios y si se transfiere plenamente la reducción. Si no ocurre eso hay que identificar plenamente en donde no se transfiere y qué marcas son, para juzgar a las empresas como corresponda”, resalta Rosales.

LA AUSENCIA DE LA FOCALIZACIÓN: UN SUBSIDIO CIEGO

Otra motivo de crítica hacia la reincorporación del GLP en el FEPC es que se le considera un mecanismo de subsidio ciego, debido a que es una compensación que alcanza a todos los usuarios de gas doméstico e incluso a quienes menos lo requerirían.

No es un instrumento focalizado, es una compensación para los que necesitan y no necesitan”, dice Rosales.

Por este motivo, los analistas consideran que ampliar la cobertura del vale FISE, que es un cupón de descuento otorgado a la población que se beneficia por a través del fondo de inclusión social energético, habría sido una mejor opción.

El vale FISE es un subsidio a la demanda que se otorga a quienes realmente lo necesitan, y lo que se ha elegido es un subsidio a la oferta. A cualquier persona que compre gas se le va a otorgar el subsidio”, advierte Oliva.

Rosales añade que el vale de descuento del FISE tiene un padrón estricto con reglas claras, en el cual se consideran a un millón de hogares que tienen que cumplir ciertos requisitos.

El vale FISE ha llegado a las regiones más necesitadas.dfd

Además, la recaudación para financiar el vale FISE se genera porque todos los hidrocarburos que circulan por tubería pagan US$1 por barril. “Este fondo siempre tiene recursos, tan es así que del FISE salen no solo vales para el GLP sino también incentivos para el gas natural, entre otros. Si en un extremo el FISE no tuviera dinero para incrementar los vales, le puedes incrementar un dólar más por barril de hidrocarburos y ya tienes los fondos”, precisa otra fuente del sector.

La ampliación del vale FISE era una propuesta que también estaba en evaluación desde el Estado y que Osinergmin difundió. Para Oliva, si ya se ha optado por que retorne el GLP al FEPC ya no sería viable que esta ampliación se dé.

Tenemos tantas necesidades y tantas cosas por hacer que el retorno del GLP al fondo de estabilización no parece la mejor medida para beneficiar a las personas. Es una ayuda ciega”, puntualiza Oliva.


PUBLICIDAD