Mundo

Kishida es nombrado primer ministro de Japón; convoca a elecciones 31 de octubre

Kishida no era la primera opción del público para el puesto y ahora debe intentar ganarse a los votantes que se han frustrado con las políticas del gobierno sobre el coronavirus.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — El primer ministro japonés Fumio Kishida fue nombrado en su cargo el lunes por el Parlamento y nombró un nuevo gabinete repleto de veteranos políticos, a medida que busca apoyo para el partido gobernante de cara a las elecciones generales programadas para finales de este mes.

El gobernante Partido Liberal Democrático (PLD) utilizó su mayoría para elegir formalmente a Kishida, quien será el segundo primer ministro en aproximadamente un año. A las pocas horas de asumir el cargo, convocó a elecciones generales para el 31 de octubre, las cuales podrían marcar la pauta de su mandato, que se pondrá a prueba de nuevo en una votación de la Cámara Alta prevista para el próximo año.

“El crecimiento sigue siendo un tema importante para mis políticas”, dijo Kishida en su primera conferencia de prensa formal luego de asumir el cargo. “Pero si los frutos de ese crecimiento no se distribuyen adecuadamente, el consumo y la demanda no crecerán”.

Agregó que establecería un panel de “nuevo capitalismo” para trazar una visión de la economía, y que las políticas para distribuir los ingresos incluirían una revisión de los impuestos sobre los ingresos por inversión, así como beneficios fiscales para las empresas que aumenten los salarios. También se incluyen en el menú entregas de efectivo para las personas cuyos medios de subsistencia se han visto afectados por la pandemia y una revisión destinada a aumentar el salario de las enfermeras y los cuidadores, agregó.

Kishida, que ha admitido que algunos lo consideran aburrido, no era la primera opción del público para el puesto, y ahora debe intentar ganarse a los votantes frustrados con las políticas del gobierno con respecto al coronavirus. Debido a la poderosa maquinaria política del PLD, es casi seguro que su coalición gobernante conservará la mayoría parlamentaria, pero cualquier avance importante de la oposición podría perjudicar a Kishida desde el principio y aumentar las probabilidades de que se una a una larga lista de primeros ministros de corta duración.

Ver más: Estas son las personas a observar en la carrera por la sucesión de Suga en Japón

Si bien ninguno de los partidos de la oposición tiene el apoyo de más del 10%, planean trabajar juntos en muchos distritos electorales para socavar la mayoría de la coalición gobernante en las elecciones.

Luego de comprometerse a nombrar legisladores más jóvenes, Kishida destituyó de su cargo al ministro de Finanzas de 81 años, Taro Aso, reemplazándolo por el exministro de Juegos Olímpicos Shunichi Suzuki, de 68 años.

Hijo de un antiguo primer ministro, Suzuki pertenece a una facción política encabezada por Aso y es también cuñado del saliente jefe de finanzas. Se considera que mantendrá las políticas fiscales de los últimos años y seguirá apoyando la compra de bonos del Banco de Japón y los tipos de interés ultrabajos, aunque se especula que podría ser susceptible de recibir presiones para gastar más.

Kishida ganó la carrera por el liderazgo del PLD la semana pasada, imponiéndose ante tres oponentes, incluido el exzar de las vacunas Taro Kono, quien fue la primera opción del público para primer ministro. El nuevo equipo de Kishida deberá ayudar a reactivar la economía golpeada por la pandemia y encontrar una manera de equilibrar los lazos entre China, el mayor socio comercial del país, y EE.UU.

El nuevo primer ministro dijo que no estaba seguro de que China pudiera cumplir los estándares para unirse a un pacto comercial de Asia-Pacífico conocido oficialmente como Acuerdo General y Progresista de Asociación Transpacífico. China ha solicitado la adhesión al pacto comercial que alguna vez impulsó EE.UU. como forma de aislar a Pekín y consolidar el dominio estadounidense en la región.

El momento de la elección puede afectar a los planes de Kishida para hacer su debut en la escena mundial. Dijo que tenía previsto participar en la reunión del G-20 en Italia y en la cumbre del clima COP26 en Reino Unido de forma remota.

El nativo de Hiroshima dijo que trabajaría para lograr un mundo sin armas nucleares y está preparado para reunirse con el líder norcoreano Kim Jong Un sin condiciones previas, reiterando una política hacia Pyongyang mantenida por sus predecesores.

Kishida estableció un nuevo cargo de ministro de seguridad económica mientras el país busca fortalecer su industria de semiconductores.

En una buena señal para Kishida, datos de la semana pasada mostraron que la confianza entre las grandes empresas japonesas mejoró inesperadamente por quinto trimestre consecutivo, desafiando una ola récord de infecciones por coronavirus y sugiriendo una recuperación potencialmente más rápida bajo el nuevo primer ministro de la nación. Las infecciones han disminuido en las últimas semanas, y el levantamiento del estado de emergencia supone un probable impulso para los bares, restaurantes y el sector de los viajes.

El PLD, dominado por los hombres, lleva años enfrentado dificultades en el campo de la igualdad de género y Kishida nombró a tres mujeres para su gabinete de 20 miembros. Los puestos más destacados han sido asignados a hombres. El ministro de Asuntos Exteriores, Toshimitsu Motegi, y el de Defensa, Nobuo Kishi, mantienen sus puestos.

Uno de los obstáculos para el nombramiento de más mujeres como ministras es la escasez de candidatas en el conjunto del partido. Alrededor del 10% de los legisladores de la Cámara Baja son mujeres, mientras que entre los representantes del PLD la cifra es inferior al 8%.

El apoyo al PLD, dominante durante mucho tiempo, había caído bajo el mandato del primer ministro saliente, Yoshihide Suga, en medio de críticas por su gestión del coronavirus y comenzó a aumentar después de que anunció que dimitiría después de aproximadamente un año en el cargo.

Ver más: Suga pone fin a un año realmente miserable dirigiendo Japón

“Quiero introducir grandes y audaces políticas sobre virus y políticas económicas tan pronto como pueda”, dijo Kishida. “Si es posible, quiero conducir la política con la confianza del pueblo detrás de mí. He decidido celebrar elecciones generales lo antes posible”.

Con la asistencia de Chris Kay.